El Ministerio de Energía y Minas (MEM) reafirma que en el segundo Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto minero Tía María, se levantan adecuadamente cada una de las observaciones que realizó la Oficina de las Naciones Unidas de Servicio de Proyectos (UNOPS) en el primer EIA.

Es así que el nuevo estudio determina que el proyecto minero no utilizará agua dulce, sino agua de mar desalinizada en su etapa de explotación, explicó el equipo multidisciplinario de expertos del MEM, integrado por ingenieros ambientalistas, biólogos, químicos, hidrogeólogos, agrícolas, abogados, entre otros profesionales.

En el segundo EIA también se detalla que, durante dicha etapa de explotación, la minera utilizará agua de mar procesada en una planta desalinizadora, la misma que, una vez utilizada por la minera, devolverá la salmuera al mar por una tubería a 850 metros mar adentro y 30 metros de profundidad.

Asimismo, los técnicos del MEM enfatizaron que no existen conexiones directas (aguas subterráneas) entre el proyecto Tía María y el agua que consume el valle proveniente del río Tambo (esta agua proviene de los andes).

En cuanto a un posible riesgo de contaminación del aire, a causa del polvo producido por la minera y que eventualmente podría perjudicar la agricultura de la zona, el segundo EIA precisa se implementará un plan de voladuras que maximice su eficiencia minimizando la carga explosiva. En ese sentido, las voladuras se harán solo en los turnos de día, considerando que la dirección predominante del viento es en dirección contraria al valle.

Además, es importante resaltar que entidades como el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), que está adscrito al MINAM, supervisarán el cumplimiento de las normas ambientales de este proyecto.

Los Andes

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here