La caída del precio del oro durante más de tres años, en un 20.5 por ciento, se debe a la disminución de su demanda; algunos países, principalmente los europeos, dejaron de invertir en el metal precioso por la crisis económica mundial del 2009 y recientemente porque empresas y gobiernos empezaron a comprar bonos estadounidenses o a ahorrar en dólares por la apreciación de la moneda y economía de Estados Unidos, dijeron expertos del Tecnológico de Monterrey y del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic).

El valor de los metales preciosos, como el oro y la plata, o el de los minerales de uso industrial, como cobre, plomo, zinc, aluminio o estaño, se ha debilitado porque debido a la tecnología e innovación se ha sustituido o complementado su uso con materiales derivados del plástico o fibra de vidrio, principalmente en el sector aeroespacial o automotriz y tuberías, dijo a La Razón el director general del Idic, José Luis de la Cruz Gallegos.

La baja en su precio afecta directamente la producción, las inversiones y el empleo en el sector. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), tan sólo durante diciembre de 2014 la industria minera no petrolera cayó 12 por ciento, a diferencia del mismo periodo en 2013 y su producción mensual fue menor en 0.82 por ciento respecto a noviembre de 2014.

Además, las inversiones empezaron a disminuir gradualmente desde 2012, cuando se contabilizaron en ocho mil 43 millones de dólares; en 2013 en seis mil 558 millones de dólares y en 2014 sumaron seis mil 163 millones de dólares, de acuerdo con la Secretaría de Economía.

La Cámara Minera de México (Camimex) indica en su último anuario publicado que la creación de nuevo empleo en la industria disminuyó 79 por ciento, ya que en 2013 se generaron sólo cuatro mil vacantes, a diferencia del 2012, cuando se contrataron 18 mil 833 trabajadores nuevos.

Datos del Banco de México (Banxico) muestran que el precio del oro descendió un 20.5 por ciento, es decir, unos cuatro mil 873 pesos por onza, al pasar de 23 mil 763 pesos en noviembre de 2011, cuando alcanzó su valor más alto, a 18 mil 889 pesos en enero de 2015.

Según el director del Idic, la baja de los metales se debe principalmente a la oferta y la demanda, “en términos generales no hay una escases de producción, hay una oferta suficiente de estos metales, pero su demanda ha disminuido, básicamente porque es una reserva económica de valor y se está viendo a la moneda norteamericana y a los bonos de Estados Unidos como una mejor opción para los inversionistas”.

Por su parte, el académico de Negocios Internacionales del Tecnológico de Monterrey, Manuel Valencia, destacó que si bien las grandes mineras sufren pérdidas cuando el costo de los metales baja, hay otras industrias que se favorecen de la situación, por ejemplo el sector de la tecnología, donde algunos elementos químicos como el cobre o el oro tienen una demanda permanente debido a que son grandes conductores de electricidad y en menor medida la joyería, porque debido a la situación económica en México y el mundo, no todas las personas tienen acceso a comprar una pieza en oro, plata o platino.

Valencia dijo que la variación del precio de los metales es incierta, pero se espera que 2015 sea un año similar a 2014, aunque “menos drástico”, debido a que los commodities tienen la tendencia de aumentar su valor a largo plazo.

bajaoro

Agencias

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here