Minería en línea
El portal de la Minería

El subsuelo leonés se pone de moda

0
El subsuelo leonés se pone de moda
Evalúa esta publicación

España.-La crisis ha vuelto a poner de ‘moda’ el subsuelo leonés, donde existen «suficientes reservas», según la Junta, de oro, pizarras, calizas y carbón. Los millares de minas abandonadas desde hace décadas que jalonan la provincia han despertado de nuevo el interés empresarial, en busca de posibles fuentes de ingresos.

De hecho, la Junta sacó el año pasado a concurso 102 derechos mineros a instancias de 29 sociedades que quieren investigar si la cantidad de metales que existen en las rocas leonesas haría rentable su extracción y posterior explotación.

El reconocido potencial del suelo leonés, que concentra el 90% de la minería de la comunidad, regresó de su letargo hace dos años, cuando una empresa granadina, Fernando de la Fuente Consultores, presentó un doble proyecto de investigación bautizado como Caia y Gala para la búsqueda de oro en 4.500 hectáreas de La Maragatería. El área de exploración, ya tentada por una industria francesa tres décadas atrás, se extiende de Foncebadón a Lucillo, y engloba terrenos de Rabanal del Camino, Santa Colomba de Somoza, Andiñuela, Villar de Ciervos y Valdemanzanas.

Las perspectivas que abrieron los primeros análisis litogeoquímicos que efectuaron sobre el terreno animaron a la compañía a solicitar el año pasado a la Junta la convocatoria de un concurso para adquirir más derechos mineros de investigación sobre los espacios aledaños. Así surgió el denominado Concurso 17, que ofrecía trece registros y atrajo, además, las miradas de dos empresas madrileñas, cuatro de León y dos andaluzas.

De la Fuente no logró, sin embargo, el terreno aurífero que más codiciaba, Río Carracedo, situado entre Santa Colomba, Ponferrada y Molinaseca, ya que le fue otorgado a la villafranquina Sierra Mining Company, que se alzó con la máxima puntuación. La Junta también falló a favor de una empresa leonesa para los derechos que se ofrecían en Lucillo, mientras el entorno de Castrillo, Luyego y Destriana lo otorgó a una firma andaluza.

Investigaciones

El servicio territorial de Industria desempolvó, además, a finales del 2012, y a petición de 28 empresarios, otros 89 registros mineros caducados en la provincia, ubicados, principalmente, en la montaña leonesa y El Bierzo. El Concurso 18 aún no se ha resuelto, pero la mayoría de los aspirantes son compañías que ya explotaron las viejas minas, las abandonaron por negocios más rentables y ahora optan por investigar si pueden reabrirlas.

«Todos los derechos que salen a concurso son para investigar, no para explotar los minerales», aclara la Junta. Cada permiso cuesta unos 2.300 euros (por las tasas de participación) y posee una validez para tres años prorrogables otros seis. A partir de ahí, se abre la opción de solicitar la concesión de la mina por 30 años aportando entre 2.300 a 3.100 euros.

La autoridad minera visa cada plan de labor anualmente. De momento, existe mucha investigación, sobre todo, de oro, pero no explotación.

Fuente: Diario Leon

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.