Minería en Línea, el portal de la minería

La esperada vuelta a los acuerdos de Río Tinto se queda en el limbo

El gigante minero Rio Tinto Group se está dando cuenta de que su tan esperado regreso a la realización de un gran negocio sin el descarado gasto de su pasado está resultando un desafío.

Lee: La adquisición de Turquoise Hill por parte de Rio Tinto se suspende indefinidamente al intervenir el regulador de Quebec

Su oferta de más de 3,000 millones de dólares para comprar el resto de Turquoise Hill Resources Ltd. y aumentar su exposición a un enorme yacimiento de cobre en Mongolia ha quedado en suspenso. Rio tuvo dificultades para conseguir el apoyo de los inversores, lo que le obligó a ofrecer condiciones inusuales a los más obstinados que parecían ser suficientes para cerrar el acuerdo.

Pero a los pocos días, los reguladores canadienses se opusieron al acuerdo paralelo, obligando a Turquoise Hill a posponer la votación de los accionistas.

Las fusiones y adquisiciones son un tema delicado en Rio. Hace más de una década, unas operaciones desastrosas estuvieron a punto de hundir a la empresa, le costaron el puesto a un antiguo consejero delegado y dieron lugar a investigaciones de los organismos reguladores. Sin embargo, en la segunda empresa minera del mundo se reconoce que esos problemas han ensombrecido durante demasiado tiempo.

La oferta de Rio de septiembre para comprar el 49% de Turquoise Hill que aún no posee -en mejores condiciones que las de una oferta realizada a principios de año- tiene mucho sentido para volver a realizar grandes operaciones.

Permitiría a la empresa consolidar el control sobre la mina de cobre Oyu Tolgoi, que podría convertirse en una de las mayores del mundo. El metal es una de las materias primas favoritas de Rio y una parte esencial del impulso ecológico global, y una vez que se complete el componente subterráneo de la mina, ayudaría al productor a cerrar la brecha con sus mayores rivales de cobre.

Además, un acuerdo alcanzado a principios de este año con el gobierno de Mongolia eliminó gran parte del riesgo político en torno a Oyu Tolgoi. Y lo que es más importante, un acuerdo demostraría que el consejero delegado, Jakob Stausholm, puede asegurar el crecimiento sin destruir el valor de los accionistas.

Rio no está tan diversificada como sus homólogas y la capacidad de crecer fuera del mineral de hierro no existe sin acuerdos”, dijo Ben Davis, analista de Liberum. “Si está luchando por hacer tratos como este no es un buen augurio”.

Acuerdo con los accionistas

A pesar de haber obtenido la aprobación del consejo de administración para la oferta de septiembre, Pentwater Capital Management LP y SailingStone Capital Partners LLC -que en conjunto poseen alrededor del 16% de las acciones en circulación de Turquoise Hill- se opusieron al acuerdo alegando que infravaloraba a Turquoise Hill. Una influyente empresa asesora también se hizo eco de esa opinión.

Rio respondió con la advertencia de que si los accionistas de Turquoise Hill no aceptaban la oferta, tendrían que desembolsar miles de millones en los próximos dos años para financiar el desarrollo de Oyu Tolgoi.

Como Rio se enfrentaba a la derrota, consiguió que se retirara la votación en el último minuto. A continuación, llegó a un acuerdo paralelo con SailingStone y Pentwater, por el que los dos inversores acordaron retener sus votos a cambio de 34,40 dólares canadienses por acción -muy por debajo del precio de la oferta de 43 dólares canadienses-, con un proceso de arbitraje para decidir el precio final.

De este modo, los inversores retenidos no tendrían que dar marcha atrás y permitirían que la operación siguiera adelante, sin que Rio aumentara su oferta y evitando una emisión de derechos muy diluida.

Sin embargo, la decisión enfureció a algunos accionistas minoritarios que consideraban que SailingStone y Pentwater obtendrían un trato más ventajoso. Caravel Capital, con sede en las Bahamas, presentó una queja ante el regulador de valores de Quebec, y el gestor de fondos de Caravel, Jeff Banfield, dijo que otros accionistas más importantes presentaron quejas similares.

Lee: BHP y Río Tinto se unen en una nueva tecnología de relaves para reducir los riesgos potenciales de seguridad

Ante la presión de los inversores, el regulador de valores de Quebec pidió a Turquoise Hill que retrasara indefinidamente la votación de la adquisición mientras estudia si el acuerdo es legal, lo que inyecta una nueva incertidumbre en la operación.

La mejor oferta

Rio ha dicho repetidamente que ha hecho su mejor y última oferta por Turquoise Hill. Los conocedores de Rio dicen que la opinión dentro de la empresa es clara, ya que su credibilidad se vería afectada si subiera su oferta.

Los desastrosos acuerdos anteriores ponen de manifiesto la importancia de esa credibilidad.

En el punto álgido del superciclo de las materias primas en 2007, Rio entró en una guerra de ofertas con Vale SA y Alcoa Inc. por el fabricante de aluminio canadiense Alcan Inc. Y los dejó fuera de juego con una oferta de 38,000 millones de dólares en efectivo que disparó su deuda. Descrito como el peor acuerdo en la historia de la minería, se agrió cuando la demanda de aluminio cayó durante la crisis financiera mundial y la oferta china inundó el mercado.

Esto obligó a Rio a realizar pérdidas por valor de casi 30,000 millones de dólares y, en última instancia, le costó el puesto al director general de entonces.

Luego, en 2011, Rio compró el productor de carbón de Mozambique Riversdale Mining Ltd. por 3,700 millones de dólares en una operación precipitada. Pero no logró desarrollar el proyecto como estaba previsto y la unidad se vendió por 50 millones de dólares tras un enorme deterioro.

Rio ha pasado gran parte de la última década apaciguando a los accionistas con dividendos récord mientras se centraba en hacer caja con sus extensas minas de hierro. Sin embargo, el nuevo presidente Dominic Barton ha dicho que la reticencia a las fusiones y adquisiciones ha tenido un coste.

El mes pasado dijo que se habían perdido muchas buenas propuestas dentro de la empresa por temor a la reacción de los inversores, y añadió que el consejo de administración participaría en las operaciones futuras.

Comments

comments

Deja un comentario