Minería en línea
El portal de la Minería

Cámara Minera de Venezuela pide garantías jurídicas y de inversión para potenciar el sector

0 8
Cámara Minera de Venezuela pide garantías jurídicas y de inversión para potenciar el sector
Evalúa esta publicación

La explotación de minerales metálicos y no metálicos ha quedado relegada en el país, en tiempos de altas cotizaciones del petróleo en el mercado internacional. No han hecho falta y, en ese escenario, han perdido atención por parte del Ejecutivo, dando como resultado caídas estrepitosas en la producción y mayor control de estas zonas por parte de grupos ilegales, como ocurre en el caso de la extracción de oro al sur del estado Bolívar.

El nuevo contexto económico con la caída del petróleo a un promedio de 24,33 dólares en lo que va de 2016, ha volteado la vista oficial a un sector con altas potencialidades y viejos registros de elevada producción, que quedaron en el pasado por la desinversión y el olvido gerencial.

“Cualquier iniciativa relativa al desarrollo del sector es excelente. Pero, de una iniciativa a una realidad hay un trecho largo porque primero las áreas están, no se van a ir de allí, el potencial existe pero las condiciones no, porque necesitas estabilidad jurídica, económica y condiciones de inversión”, aseguró el presidente de la Cámara Minera de Venezuela (Camiven), Luis Rojas Machado.

El sector minero, según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV), ha registrado un fuerte retroceso en los últimos cuatro años. Durante el tercer trimestre de 2015, las cifras más actualizadas que ha publicado el ente en su portal, la caída de la minería fue de 4,6%, en un contexto de contracción de la mayoría de las actividades no petroleras.

Durante la segunda reunión de trabajo del motor minero del Consejo Nacional de Economía Productiva, instalado por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, el ministro de Petróleo y Minería, Eulogio del Pino, destacó que la minería es muy importante para la nación, por sus 48 tipos de minerales entre metálicos, no metálicos y estratégicos.

Acotó que si Venezuela logra tener en un corto tiempo una fuente de financiamiento distinta al petróleo se podrá tener “mayores capacidades de reservas y seguramente los inversionistas van a ver con menor riesgo nuestro país”, lo que podría permitir tener mejores opciones de financiamiento a futuro.

Condiciones jurídicas necesarias

Al respecto, Rojas Machado sostuvo que para aprovechar las potencialidades del sector minero y atraer inversiones deben darse las condiciones jurídicas necesarias para que el inversionista tenga garantías, pues “la minería es capital de riesgo, puede haber cuantificación de reservas pero no hay certeza de que podemos extraer todas las reservas del todo, el costo puede subir o no hay disponibilidad de extraerlas por cuestiones técnicas”.

Aseguró que debe crearse un marco jurídico adecuado, claro y preciso; permitir a los empresarios que invierten en dólares recuperar sus ganancias en moneda extranjera y brindarle la posibilidad de asumir el control operativo de los proyectos, aunque el Estado atesore la mayoría accionaria como aspiran funcionarios gubernamentales como Del Pino, quien señaló que el máximo de participación del sector privado se mantendrá en hasta 45%.

“No puede ser que el que vaya a invertir dólares saque bolívares y que todo el oro, por ejemplo, deba ser vendido al Banco Central de Venezuela. Las modificaciones de la ley no se han hecho”, dijo, al criticar que “el Estado quiere ser mayoritario en un proyecto donde no pone un centavo. El control operativo tiene que ser por parte de quien invierte, que normalmente debe tener experiencia y el Ejecutivo venezolano no la tiene”.

“Hay antecedentes de maltratar al inversionista, eso es un mal precedente en el oro. En el carbón hemos corrido a los mejores inversionistas. Se requieren condiciones de seguridad y hay que importar recurso humano que no viene en condiciones de inseguridad. Es un reto muy grande”, afirmó.

Añadió que debe darse igualdad de condiciones a inversionistas locales y extranjeros y permitir que las licitaciones sean públicas y las inversiones transparentes.

Explotaciones factibles

Aunque el Ejecutivo se ha concentrado en abordar la necesidad de extraer, certificar y exportar piedras como el diamante, el presidente de Camiven recalca que perentorias son las inversiones en la explotación de bauxita, cuya producción nacional retrocedió 61% en 2015 respecto al 2014; así como en mineral de hierro, carbón, oro, cal, yeso, caliza, entre otros, “porque la producción es mala y tenemos grandes potencialidades”.

En cuanto al diamante, precisó que la rata de éxito es baja y la inversión riesgosa. “Lo mismo con el coltán, hay indicios de que hay y la pequeña minería saca un poquito para el contrabando, pero no hay estudio de reservas. La minería está manejada por personas que no conocen el sector, creen que con un satélite se pueden medir las reservas, pero si no perforamos no sabremos lo que hay”.

“Mientras sigamos tomando decisiones apresuradas y sin el consenso de las personas que saben va a ser difícil atraer inversiones”, advirtió.

Para Pérez Machado, es importante que el Ejecutivo observe las experiencias de otras naciones en materia minera y no convierta a Venezuela en una isla. “No podemos crear una isla en Venezuela, cuando internacionalmente Canadá, Australia, China y Rusia tienen condiciones positivas para el desarrollo del sector. Debemos copiar lo positivo. El país con la mayor inversión en minería en la región, aparte de México es Argentina, ha tenido un gobierno parecido al nuestro, pero han desarrollado al sector minero y hoy son una potencia”, puntualizó.

La deuda de la cuantificación

Aunque el ministro de Petróleo y Minería, Eulogio del Pino, aseguró que actualmente existe “un proceso de certificación de reservas de minerales en marcha en el arco Orinoco”, que permitiría hacer de la minería una fuente alternativa de divisas, lo cierto es que la validación de los minerales existentes sigue siendo una deuda, casi un enigma.

Hace más de tres años la estatal china de inversiones Citic Group mostró su interés en el promisorio yacimiento de Las Cristinas, al sur de Bolívar, con reservas probadas de más de 16,9 millones de onzas de oro y 360 millones de libras de cobre. En febrero de 2012, justo antes de partir a Cuba para ser operado por una lesión cancerígena, el entonces presidente de la República, Hugo Chávez, confirmó el acuerdo con Citic para el desarrollo conjunto del proyecto Las Cristinas.

Siete meses después, en septiembre de 2012, el ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, firmó un acuerdo con el grupo chino para realizar un mapa minero de todas las reservas del país, lo que significó una extensión de los convenios con la firma asiática que entró inicialmente a Venezuela con contratos para la construcción de viviendas.

En 2013, el titular del despacho de Petróleo y Minería suscribió con el Banco de Desarrollo de China, el Banco de China y la constructora asiática Citic el memorando de entendimiento para la elaboración del mapa minero de Venezuela y los estudios técnicos para la explotación de Las Cristinas, cuya concesión hasta 2011 estuvo en manos de la canadiense Crystallex.

Como en los últimos seis años, la certificación de los minerales, así como la explotación legal y sustentable, en las tierras al sur de Venezuela sigue estando pendiente, pese al afán de convertir el sector en una fuente extra de recursos económicos.

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.