Inicio » Países y Regiones » Glencore negocia contrato por producción de Collahuasi

Glencore negocia contrato por producción de Collahuasi

La drástica caída de las materias primas obligó a las mineras más importantes del mundo a desplegar un amplio abanico de estrategias para sortear el “chaparrón”, en especial las que poseen un alto nivel de deuda. Es así como, una vez maduros los planes de contención de costos, pasaron a la venta de activos y hasta la paralización de producción cara.

Pero la prolongación de la baja cotización de los commodities las hizo recurrir a otros instrumentos, como contratos de venta de producción futura.

Ese sería el caso de Glencore, que estaría negociando un contrato por la producción de oro y plata del porcentaje que le corresponde a su participación en Collahuasi, la segunda mina privada más importante del país.

La suiza posee 44% de la faena emplazada en Iquique, compartiendo el control con Anglo American, que ostenta igual participación. El resto está en manos de un consorcio de compañías japonesas.

De acuerdo a trascendidos, serían cinco las firmas dedicadas al “streaming” de metales preciosos que negocian con la minera la compra de producción futura de oro y plata de Collahuasi, además de otras dos minas en Perú. Entre las interesadas se encontraría Franco-Nevada, Royal Gold y Silver Wheaton.

Otras fuentes señalan que esta última sería la más probable socia de Glencore, lo que se enmarca en la estrategia de la empresa por reducir deuda y, por ejemplo, ya anunció la enajenación de Lomas Bayas, faena ubicada en el país.

El negocio consiste en el adelanto del pago por los metales preciosos al valor de hoy y, luego, cancelan un precio único y fijo.

Según estimaciones, el negocio de la suiza, sumando las dos minas en Perú y Collahuasi, llegaría a 1,400 millones de dólares. Consultados por esta información, desde Glencore declinaron referirse al tema.

Collahuasi es una de las principales productoras de cobre del mundo, pero como subproductos también obtiene molibdeno, plata y oro.

Aunque el metal rojo es por lejos la principal fuente de ingresos, los subproductos generan flujos nada despreciables. En el 2014 las ventas de cobre totalizaron 2,903 millones de dólares, mientras que por la plata obtuvieron 84 millones de dólares y oro 21.7 millones de dólares.

Al primer semestre, en tanto, el cobre explicó 938.6 millones de dólares de sus ingresos, mientras que la plata sumó 30.9 millones de dólares y el oro 8 millones de dólares.

La más cercana para cerrar un acuerdo con la suiza es Silver Wheaton, una vieja conocida de faenas en Chile, aunque con poca suerte.

La compañía, con sede en Vancouver, firmó en su minuto un contrato de streaming de plata con la también canadiense Barrick para el proyecto binacional Pascua-Lama, el que hoy se encuentra detenido en su construcción y sin planes en el corto plazo para reactivarse.

El contrato fue firmado en el 2009 y consistía en la venta de 25% de la producción de plata por toda la vida útil de la mina. Pese a los problemas en la construcción del proyecto, el acuerdo sigue vigente, aunque fue readecuado en los últimos meses.

Eso sí, Barrick tiene vigente el acuerdo con Silver Wheaton por la producción de 100% de la plata por ocho años y medio en Laguna Norte y Pierina (Perú) y Veladero (Argentina).

Ventas de producción futura a través de una mina que opera en Chile, también la tomó otra minera que tiene un objetivo de reducción de deuda. Se trata de la canadiense Teck, la que acordó un contrato offtake de oro de largo plazo con Royal Gold para su producción en Carmen de Andacollo (Coquimbo).

Con este trato la minera aumentó su disponibilidad de caja en cerca de 162 millones de dólares como resultado del inicio de este acuerdo de offtake y al haber finalizado otro acuerdo distinto de royalty con Royal Gold.

Este contrato consideró el pago anticipado de 525 millones de dólares a Carmen de Andacollo, la que acordó vender y entregar, en forma mensual, una cantidad equivalente a 100% del oro pagable producido desde la mina Carmen de Andacollo hasta que 900,000 onzas hayan sido entregadas, y a partir de entonces, 50 por ciento.

Como comunicó Teck en su minuto, la compradora también pagaría un precio efectivo de 15% del precio promedio mensual del oro al momento de cada entrega.

El Economista

Comentarios

comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top