El portal de la Minería

Industria de exploración minera cayó a últimos lugares en México

0 2

Las cargas fiscales de la reciente aprobada Reforma Hacendaria generaron diversas afectaciones en distintas industrias del país y del estado de Chihuahua, incluyéndose la industria minera mexicana, la cual cayó de los primeros lugares en Latinoamérica a los últimos, derivado de un impuesto adicional que se aplicó a todas las minas, informó Jaime Cruz Russek, presidente del Clúster Minero.

Señaló que en México se encuentra actualmente restringida o limitada la industria de la exploración debido a que esa legislación fiscal ha quitado deducibilidad a los gastos efectuados en los territorios para analizar si estos contienen recursos minerales de importancia para la industria manera, encareciendo tanto la exploración y la explotación en el territorio nacional.

Gildardo Montenegro Palomino, gerente en relaciones públicas y medio ambiente de la mina Pinos Altos, manifestó que debido a esta reforma aplicada en la industria se generó un impuesto adicional para todas aquellas mineras con producción de oro, plata y platino, añadiendo un porcentaje más al impuesto que fue aplicado para toda la industria minera.

Es decir, toda empresa minera tiene que pagar un impuesto del 7.5 por ciento sobre la vena y las utilidades generadas, sin embargo, sí la industria produce los materiales antes descritos, tendrán que mantener un monto adicional del .5 por ciento, generando un pago total del 8 por ciento sobre las ventas y las utilidades.

Cruz Russek manifestó que la carga fiscal le ha restado competitividad a México frente a otros países, encontrándose por encima del territorio nacional, países como Chile, Panamá, Argentina, Perú, Nicaragua y Colombia, señalando que otro factor negativo en ese sentido tiene que ver con las mismas empresas mexicanas que han decidido explorar en otros países que les reditúen más.

“Las condiciones en las que se encontró la industria minera fueron adversas derivadas de las cargas fiscales, dificultando la exploración y por ende la explotación de los territorios, muchas empresas incluso mexicanas no quisieron seguir invirtiendo en México, mientras que otras detuvieron los proyectos”, señaló el presidente del Cluster Minero.

Los empresarios mineros aclararon que no estaban en contra del pago de impuestos pero se encontraban buscando mayores incentivos para la minería en el estado y en el país, puesto que la industria de la minería ha logrado el desarrollo económico y social de los municipios en donde se ha instalado, sin embargo no se les ha ayudado por pare de las autoridades.

Señalaron que de cualquier manera continuarían apoyando el desarrollo social, por lo que se encontraban a favor de las acciones que implementarían con los recursos recaudados de los impuestos, los cuales irán destinados en un 62 por ciento al municipio en donde se encuentra la mina, un poco más del 20 por ciento al estado y el resto a la federación.

Lo destinado deberá aplicarse en diferentes proyectos que serán definidos por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), con el fin de continuar con el desarrollo de las poblaciones que se encuentren ubicadas en municipios que cuenten con industria minera.

Omnia

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.