Mineras que operan en México están en proceso de reducir la envergadura de sus proyectos a fin de fomentar la rentabilidad bajo la actual debilidad de los precios.

Un cambio de atención hacia operaciones más pequeñas pero con leyes más altas puede ser la diferencia entre un proyecto viable y otro destinado al tacho de la basura.

PITARRILLA

Pitarrilla, proyecto de plata y zinc en el estado de Durango en el que Silver Standard destinará US$741 millones (mn), es una de las iniciativas en México que totalizan US$1.500mn y que se suspendieron el año pasado debido ante todo a la caída de los precios de los metales.

Sin embargo, su presidente ejecutivo, Paul Benson, dijo la semana pasada que evaluaba rebajar la escala del desarrollo minero, prestando atención a mineral subterráneo de mayor ley.

Pitarrilla iba a producir 333 millones de onzas de plata en 32 años, además de plomo y zinc como subproductos, según un estudio de factibilidad de 2012, lo que lo convierte en uno de los productores de plata más grandes de México.

Sin embargo, las propuestas iniciales son inviables bajo los actuales precios de la plata, inferiores a US$15/oz. Una mina más pequeña, pero de mayor ley, podría ser viable, con el beneficio extra de que su gasto de capital se reduciría.

SIERRA MOJADA

El proyecto Sierra Mojada de Silver Bull Resources en el estado de Coahuila alberga algunos de los recursos de plata y zinc sin explotar más grandes del país. Además, presenta zonas de alta ley.

La empresa evalúa el diseño de una mina de menor envergadura, puesto que la operación propuesta en una evaluación económica preliminar de 2013 es inviable con los precios actuales.

Entre los cambios en estudio figuran el diseño de una mina de zinc independiente y un tajo abierto de plata más pequeño para enfocarse en la mineralización superficial.

Además de una mayor rentabilidad, una operación más pequeña demandaría una inversión mucho más baja que los US$297mn proyectados en la evaluación económica preliminar.

METATES

El proyecto Metates de Chesapeake Gold en el estado de Durango alberga algunas de las reservas de oro, plata y zinc sin explotar más grandes del mundo.

La empresa trabaja en la revisión de un estudio de prefactibilidad, el cual reduciría sus costos de capital iniciales en más de 50%, a US$1.000-1.500mn. Chesapeake considera una operación que procesará inicialmente 30.000t/d, la mitad de lo establecido en anteriores propuestas.

El ahorro en costos también podría derivar del uso de la desalinización como principal fuente hídrica, indicó la empresa.

La alta inversión prevista en el proyecto, de US$4.360mn, podría ser un importante obstáculo, ya que hay poco interés del mercado por megaproyectos dadas las recientes bajas de los precios de los metales.

EL FUTURO

Puesto que hay pocos proyectos que tendrán éxito bajo los actuales precios de los metales, es probable que más compañías contemplen reducir la envergadura de ellos para incrementar la rentabilidad, además de reducir las exigencias de inversión ante el acceso limitado a capital.

Bnamericas

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here