A pesar de que a partir de este 2015 se comenzó a hacer efectivo el cobro del impuesto a las utilidades mineras, los próximos años serán los más complejos para la industria, toda vez que el pago de dicho gravamen dejará a las compañías sin recursos para reinvertir en maquinaria, exploración y otros factores que requiere el sector para sobrevivir.

A través de la reforma hacendaria se aprobó el cobro de 7.5 por ciento a las utilidades mineras, del cual 30 por ciento está dirigido al Fondo General de Participaciones que maneja el gobierno federal, y 70 por ciento restante a estados y municipios.

Carlos Alberto Silva Ramos, presidente de la Federación Mexicana de Minería Sustentable y director general de la compañía Carrizal Mining, con operaciones en Zimapán, anticipó que los efectos de la aplicación del impuesto se verán en los siguientes años a medida que la actividad minera vaya decreciendo.

“Si no se rediseña ese impuesto, los próximos años serán muy complejos para la minería. El problema es que al pagar el impuesto las empresas nos quedamos sin poder invertir en exploración, sin recursos para sostener la empresa y el empleo”, señaló Silva Ramos.

El directivo acotó que la minería requiere grandes y constantes inversiones; en el caso de Carrizal Mining, se necesitan al menos dos millones de dólares anuales, inversión que ahora se complica con la aprobación del impuesto, la caída internacional de los precios de los metales y el nulo acceso al financiamiento para el sector.

Silva aclaró que por el momento, aunque la minería atraviesa por un momento difícil, no se registran cierres de empresas o paros técnicos, pero reitera que cualquier efecto vendrá en los años posteriores.

“Por ahora todavía se puede trabajar y dar empleo, pero lo que se hace es tratar de gastar menos; menos en exploración e inversión para poder salir adelante como empresa”.

Respecto a la caída de los precios de los metales, Carlos Alberto Silva recordó que el de la plata ha disminuido en casi 50 por ciento a partir de 2012, pues de cotizarse en 28 dólares, ahora su precio es de 15 a 16 dólares, lo cual también ha afectado las ganancias de las empresas del sector.

El presidente de la Federación Mexicana de Minería Sustentable subrayó que el impuesto aplicado a las utilidades mineras tiene que ser revisado por las autoridades, ya que el panorama para la industria será más aún más complejo.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), Hidalgo cuenta con un amplio potencial de recursos minerales metálicos y no metálicos. Su explotación económica ha propiciado la instalación de empresas extractivas, beneficiadoras e industrializadoras de metales, minerales, materiales pétreos y rocas dimensionables en distintas regiones del territorio.

La producción de plata en el estado data desde la época colonial. Por ello, durante más de 500 años la minería hidalguense ha contribuido a que México sea reconocido como un país viable para desarrollar nuevos negocios a partir de la explotación de una gran variedad de recursos que yacen en todo el país.

Hidalgo es el más importante productor de manganeso de México y el primer lugar en la producción de cemento, debido a sus yacimientos de caliza y arcillas.

Criterio Hidalgo

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here