Inicio » Países y Regiones » México » Avino, la primera mina de la Nueva Vizcaya

Avino, la primera mina de la Nueva Vizcaya

Durango, Durango.- Toda una tradición en la industria minera de México lo es Avino, considerada como la primera mina que operó en la antigua zona de Nueva Vizcaya, hoy el Durango moderno.

Visitar San José de Avino en el municipio de Pánuco de Coronado es vivir la historia, es sentir la presencia de nuestros gambusinos del pasado, es conocer los orígenes de una actividad de gran importancia para el desarrollo del Estado: la minería.

Descubierta oficialmente en 1555 por Juan de Tolosa, el primer gran tajo a cielo abierto, que hoy nos recibe, fue desarrollado por el capitán Francisco de Ibarra y su ejército, aún antes de la fundación de la ciudad de Durango.

De ahí la gran importancia histórica de Avino… un lugar para conservar… un lugar para visitar… un lugar para vivirlo, respirarlo y, por qué no, sentirse orgulloso de contar con él, en este Durango tan nuestro, de nuestros antepasados, de nuestro presente y futuro.

Acompañado del delegado de la Secretaría del Trabajo, Miguel Bermúdez Quiñones, salimos de la ciudad de Durango, 7 de la mañana, luego de un recorrido de 45 minutos llegamos a Francisco I. Madero, atravesamos el poblado y enfilamos hacia Ignacio Zaragoza y de ahí a San José de Avino, una comunidad con apenas 2 mil habitantes, cuya principal actividad laboral es trabajar en la mina.

Desde que nos registramos en la primera caseta de control, de las instalaciones de la Compañía Minera Mexicana de Avino, casco y gafete reglamentarios nos proporcionan, sentimos -como no lo habíamos percibido en otras empresas mineras- el peso de la historia, el espíritu de los primeros mineros de pico y pala, “aquí huele a mina”, diría emocionado Bermúdez Quiñones.

Nos reciben funcionarios de la empresa encabezados por el Ing. Carlos Rodríguez, director general y el también ingeniero Salvador Hernández Quezada, gerente de la unidad. Rodeados de viejos edificios que guardan tantas y tantas historias de quienes por siglos han desfilado por la antigua mina de Avino y hoy lo hacen por la mina San Gonzalo, que en estos momentos da empleo a 203 trabajadores, la gran mayoría de la región y que actualmente tiene una capacidad de producción de 230 toneladas secas diarias.

Pasamos a una confortable sala de juntas, donde directivos y titulares de empresas contratistas, uno por uno, nos fueron explicando cada quien su ramo. Así el propio director general de la Compañía Minera Mexicana de Avino habló del compromiso en Avino Silver & Gold Mines Ltd., de origen canadiense, para cuidar el medio ambiente, por contribuir al bienestar de la comunidad en donde se encuentra asentada la mina, por lograr ser considerados como uno de los mejores productores de plata mediante la optimización de recursos humanos, materiales y mecánicos que permitan alcanzar objetivos específicos como: Expandir recursos y reservas, incrementar la producción en mina e identificar, explorar y desarrollar nuevos blancos en el fundo minero.

Reveló el director general el ingeniero Carlos Rodríguez del convencimiento en la empresa de Avino por contribuir al desarrollo de las comunidades en las cuales están operando. Primeramente generando empleo para sus habitantes, proporcionando nuevas oportunidades mediante la capacitación de su fuerza de trabajo, buscando con ello mejorar la calidad de vida de los empleados y sus familias, poniendo especial énfasis en el cuidado y conservación del medio ambiente.

A diferencia de otros lugares donde se encuentran asentadas empresas mineras, donde existen algunas diferencias con las comunidades. En Avino se preocupan por cumplir los acuerdos y compromisos con los habitantes de esas comunidades, “es nuestro capital social, así apoyamos a instituciones educativas y religiosas, les damos mantenimiento a pozos de agua potable, le entramos a la reparación de caminos vecinales, a la infraestructura básica de los pueblos, en sí, buscamos mejorar la calidad de vida de los habitantes no solamente de San José de Avino, también de Ignacio Zaragoza y Pánuco de Coronado… porque son nuestros trabajadores… son nuestra gente”, remata convencido el director general, Ing. Carlos Rodríguez.

Recalcó el propio director general los valores en que están fundamentados las acciones de Compañía Minera Mexicana de Avino y que son la humildad, responsabilidad, honestidad, efectividad, confianza, respeto, compromiso, compañerismo y lealtad. Vaya que estos valores se practican en el personal de la empresa, el trato a las autoridades y a este reportero fue de mucha atención, de gran deferencia y respeto, de calidad humana.

Una vez adentrados en la exposición de lo que es la empresa, el gerente de la unidad, Ing. Salvador Hernández Quezada, abordó el tema de la mina San Gonzalo, donde actualmente se encuentran extrayendo oro, plata, plomo y zinc.

Explicó de la exploración, preparación, tumbe y acarreo. Del cómo por medio de levantamientos geológicos, se detectan cuerpos que posiblemente contengan depósitos de minerales metálicos de interés, posteriormente esta posibilidad se comprueba mediante la barrenación a diamante para extraer del subsuelo muestras que a su vez se analizarán para cuantificar la cantidad y calidad de los minerales existentes.

Una vez que se ha determinado que la exploración de los cuerpos minerales son rentables, se comienzan los desarrollos u obras directas como rampas, frentes, cruceros, contra frentes, pozos, con el propósito de tener acceso a los cuerpos minerales existentes en el subsuelo para tumbar y extraer el mineral.

Luego -prosigue Salvador Hernández Quezada- vienen perforaciones en el tope de obra, con un diámetro, profundidad y espaciamiento determinado, con el fin de cargarlos con explosivos y realizar la voladura para arrancar el material, ya sea mineral o tepetate. La barrenación se puede realizar de dos maneras: Con máquina de pierna o con Jumbo.

Utilizando los scoop trams, se carga el material –cortado por la acción de las voladuras en los desarrollos mineros– en camiones y se dirigen a la planta de beneficio para su trituración, proceso por el cual el mineral proveniente de mina es reducido y depositado en los silos de finos, que alimentaran los molinos.

De la tolva de finos hacia el molino, el material es adicionado con reactivos amigables con el medio ambiente y agua para después pasar al molino de bolas para ser totalmente molido hasta generar una pulpa fina. De ahí el mineral fino se envía a un tanque acondicionador, donde por agitación mezcla el material con otros reactivos. Luego pasa a las celdas de flotación para separar el mineral económico del estéril.

El gerente de unidad explica que el mineral concentrado en las celdas de flotación pasa a los tanques espesadores, de ahí se trasfiere a un filtro de discos, los cuales con ayuda de una bomba de vacío, extrae el agua hasta dejar una humedad promedio de 10%, quedando listo para embarcarse.

Debe señalarse que en Avino se cuenta con una presa segura donde se deposita el jal. Es así como el material estéril proveniente de las celdas de flotación se bombea a una presa de jales, en la cual se recupera gran parte del agua que se utilizó como medio de transporte en el proceso, para después ser reutilizada en el beneficio del mineral.

En Avino se tiene una planta tratadora de agua, donde el agua proveniente de la mina se procesa hasta obtener agua de calidad para uso agrícola y pecuario y así incorporarla al medio ambiente evitando riesgos de contaminación. Es de resaltarse que el agua recuperada tratada se muestrea diariamente para asegurar su calidad y estar dentro de los parámetros que dicta la NOM 001 SEMARNAT-1997.

Otro aspecto importante que se han ocupado en la Compañía Mexicana de Avino es la seguridad, de ahí su decisión de participar en el programa de Autogestión de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal donde llevan un avance del 73%, que a futuro les permitirá liberarse de las inspecciones de seguridad e higiene, así como obtener el certificado de Empresa Segura.

En este renglón de seguridad, Avino en los meses de marzo, abril y lo que va de mayo no ha presentado ningún accidente ni incidente de trabajo, por lo que la autoridad laboral federal la considera una empresa ejemplo de seguridad para sus trabajadores. Al igual que cero en los índices de gravedad y siniestralidad, tal como lo comprueba con datos, estadísticas y documentos Noé Ruiz, responsable de Minera de Avino de la integridad y seguridad de los trabajadores.

Noé Ruiz, un conocedor y gran profesional de la seguridad reitera el compromiso de la empresa minera por la seguridad, compromiso que comparten los contratistas Joel Vidaña y Armando Alvarado, ahí presentes.

Concluye la explicación, es tiempo de calzar botas de agua, cinturón con batería, gafas, guantes, chaleco y a la mina San Gonzalo.

Abordamos vehículos, luego de un breve recorrido ya estamos en la bocamina, inmediatamente percibimos que es una mina bien comunicada, con una excelente ventilación y de pronto ya estamos en el nivel 4 en el rebaje 4080 donde acaban de detonar voladuras, bajamos de las unidades caminamos 100 metros, por iniciar trabajos de amacice, de anclaje, de enmallado, de zarpeo, para asegurar el lugar.

Se nos explica los planes de exploración y de producción, observamos cómo se refleja en la oscuridad infinidad de puntos luminosos… ahí está la plata, ahí está el oro, ahí se encuentra el plomo. Ahí está el reto de arrancar de las entrañas de la tierra la riqueza… riqueza que da vida a los pueblos… riqueza que da trabajo a sus habitantes… riqueza que da bienestar y progreso.

En lo más profundo de la tierra, de la montañas de Avino, el delegado federal de la Secretaría del Trabajo, Miguel Bermúdez, reconoce la importancia de la Compañía Minera Mexicana de Avino para el desarrollo de Durango, su compromiso con la seguridad de sus trabajadores, con el empleo, pero sobre todo como una empresa modelo en sus relaciones con la comunidad.

Salimos y visitamos ahora el moderno laboratorio de alta tecnología, con ensayadores electrónicos, espectrómetros que utilizan para lecturas de plata, oro, zinc y plomo muy precisos.

Fuente: El Sol de Durango

Comentarios

comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top