Minería en Línea, el portal de la minería

Vale se desprenderá del negocio de metales básicos y venderá su participación en 2023

Tras varios años de deliberaciones, el gigante del mineral de hierro Vale SA está trazando por fin un camino para liberar valor de su negocio de níquel y cobre a medida que repunta la demanda de los llamados metales de batería.

Lee: Vale suministrará a GM sulfato de níquel para baterías desde sus operaciones en Canadá

La empresa, con sede en Río de Janeiro, separará los activos de metales básicos de sus operaciones de mineral de hierro y presentará un socio estratégico en el primer semestre del próximo año, según declararon en una entrevista Eduardo Bartolomeo, Consejero Delegado, y Gustavo Pimenta, Director Financiero. Por el momento no se contempla una oferta pública de venta.

Las minas de cobre y níquel se integrarán en una nueva estructura jurídica denominada Vale Base Metals, con un gobierno independiente y un consejo que incluye especialistas en minería subterránea profunda y vehículos eléctricos. La unidad tendrá activos de níquel canadienses, empresas conjuntas indonesias, así como la mina de níquel Onca Puma de Brasil y el proyecto de cobre Salobo, según una presentación divulgada el miércoles.

Vale se desprende de su negocio de níquel y cobre en un momento en que la demanda de metales utilizados en cableado y baterías de vehículos eléctricos se ha acelerado en el alejamiento de los combustibles fósiles.

Separar las dos vertientes del negocio es clave para acceder al capital “competitivo” necesario para unas inversiones estimadas en 20,000 millones de dólares en metales básicos, dijo Bartolomeo desde Nueva York. Esto, combinado con la venta de hasta el 10% de la nueva entidad a un socio, desbloqueará el valor de un negocio que Vale considera que vale hasta 40,000 millones de dólares.

“Seamos claros: lo más importante es cercar”, dijo Bartolomeo en una entrevista desde Nueva York. “¿Por qué queremos un socio? Porque el socio hace que el ring-fence sea real. Sirve de anclaje. Nos permite traer gente de primera”.

Vale cotiza a 6,5 veces los beneficios estimados, aproximadamente la mitad de la media de las grandes empresas del sector de los metales básicos, según datos recopilados por Bloomberg. La diferencia de valoración se explica en parte por el hecho de que la empresa sigue obteniendo la mayor parte de sus ingresos de las minas de mineral de hierro de Brasil, que se han visto afectadas por dos catástrofes en presas de residuos en los últimos años.

Una posible salida a bolsa es algo que se sopesará más adelante, dependiendo de las condiciones del mercado y de lo bien que Vale ejecute los planes actuales, dijo Bartolomeo.

Vale lleva años considerando la posibilidad de separar su negocio brasileño de mineral de hierro de los activos de níquel y cobre, muchos de los cuales fueron adquiridos a través de la compra de la canadiense Inco Ltd. por valor de 17,000 millones de dólares anunciada en 2006.

“Hoy en día no existe en el mundo ningún negocio a esta escala que combine cobre y níquel”, afirmó Pimenta, Director Financiero de Vale.

Los activos de níquel y cobre de Canadá, Brasil e Indonesia representaron casi el 15% de los ingresos de Vale el año pasado. Tras sufrir una serie de reveses operativos en los últimos años que le llevaron a recortar sus previsiones, Vale ha estado trabajando para estabilizar su producción de metales básicos.

Vale espera que la producción de níquel alcance las 230,000-245,000 toneladas métricas anuales a medio plazo, y supere las 300,000 toneladas a partir de 2030. La producción de cobre se triplicará desde los niveles actuales hasta unas 900,000 toneladas en 2030.

Lee: Vale y otras grandes empresas lideran un programa de reforestación en Brasil

El gigante minero brasileño aspira a ser uno de los principales proveedores del mercado de vehículos eléctricos. Ha firmado un contrato de níquel para las baterías de Tesla Inc. y tiene a Ford Motor Co. como socio en el desarrollo de níquel en Indonesia.

Comments

comments

Deja un comentario