México.- En 2015 el sector de la minería tuvo inversiones por cuatro mil 630 millones de dólares, lo que representó una caída de 6.4 por ciento, debajo de lo invertido en 2014, lejos de los seis mil 576 millones en 2013 y de los 8 mil 43 millones invertidos en 2012, informó la Cámara Minera de México (Camimex).

En su Informe Anual 2016, explica que esta desaceleración de inyección de capital se debe a que el sector minero en México enfrentó durante el año pasado uno de los peores periodos de su historia, a pesar de que la minería es una de las ramas productivas que más inversión atrae hacia el país.

No obstante, ante las condiciones globales el sectorse vio obligado a revisar a detalle sus estrategias de crecimiento, a seleccionar y depurar proyectos, ampliaciones y operaciones para no perder la productividad.

“La caída en los precios de los metales, la carga de nuevos derechos tributarios, la imposibilidad de deducir los gastos pre operativos de exploración el mismo año en que se efectúan y la desaceleración de la economía de China provocaron que los indicadores de esta actividad industrial se ajustaran a la baja, así como sus expectativas de crecimiento”, expuso.

De acuerdo con el reporte, otro indicador afectado por esta situación fue el de la Inversión Extranjera Directa (IED), pues en 2015 se registró la salida de 32.8 millones de dólares en el rubro de minerales metálicos, según datos de la Secretaria de Economía.

En contraste, la extracción de petróleo y gas atrajo por primera vez una inversión de 373.7 millones de dólares y el rubro de servicios relacionados a los hidrocarburos recibió la cifra récord de 491.5 millones de dólares, con lo cual se evitó que el saldo total del indicador fuera negativo.

Otro de los rubros en que también reportó datos negativos fue en el comercio exterior, pues si bien resultó positiva la balanza comercial minero-metalúrgica, se tuvo una caída de 23.8 por ciento, al alcanzar un monto de 14 mil 579 millones de dólares, por debajo de la industria automotriz, la electrónica, las remesas, el petróleo y el turismo, y por arriba de las actividades agroindustriales.

Además de la caída de las exportaciones, también el valor de la producción minero-metalúrgica reportó un nuevo retroceso por tercer año consecutivo, al pasar de 14 mil 820 millones de dólares en 2014 a 13 mil 469 millones en 2015, una caída de 9.1 por ciento.

Para la Cámara Minera, esta caída se debió principalmente al descenso en el valor de los grupos de minerales siderúrgicos (carbón, coque, fierro y manganeso) con 16.7 por ciento, así como el nulo crecimiento de los minerales no ferrosos y minerales no metálicos (cobre, oro, plata, plomo, zinc, estaño).

Este descenso es resultado de menores precios internacionales de los commodities, principalmente en el fierro, oro, carbón, plata, zinc, y a la reducción de la actividad extractiva.

Los problemas en la industria minera no sólo afectaron a México, pues en toda América Latina se observó una ligera reducción en las inversiónes en 2015, una posición similar a la registrada también en Oceanía y Asia.

neg27220816

La Razón

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here