El portal de la Minería

Cobre Las Cruces inicia los estudios para ampliar su vida útil hasta 2030

0 6

Cobre Las Cruces se da un plazo de 18 meses para decidir si es viable económicamente extraer los 27 millones de toneladas de sulfuros primarios polimetálicos que se encuentran bajo el yacimiento actualmente en explotación. Si los estudios son positivos, la vida útil de la mina se prolongaría una década, hasta más allá de 2030, una vez que se agoten en 2021 los siete millones de toneladas de mineral de cobre que aún quedan por extraer y que suponen actualmente su fuente de negocio.

Infografia Sevilla

El consejero delegado de Cobre Las Cruces, Sean Whittome, en su primera comparecencia ante los medios tras su nombramiento hace un año, explicó ayer que en el mes de junio estará lista una planta piloto en la que se han invertido cinco millones de euros. En ella se ensayarán a lo largo de un año nuevas tecnologías para el aprovechamiento de estos sulfuros primarios polimetálicos, que contienen principalmente cobre, zinc, plata y plomo, y que son de una menor ley que el mineral actualmente en explotación. “Si los ensayos no funcionan, no es el fin del mundo. Continuaremos trabajando en otros procesos”, señaló Whittome, que agregó que la compañía trabajará en paralelo en el plan de minas e infraestructuras y en la obtención de los permisos. La decisión final se adoptará en 2018, y aún habrá que esperar otros dos años para construir una instalación en la que se puedan llevar a escala industrial los procesos desarrollados en la planta piloto.

La inversión destinada a este proyecto forma parte de los 28 millones de euros que la compañía destinó el año pasado a mejoras, cantidad que prevé mantener en los próximos ejercicios. Desde el inicio de la operación en 2006, la inversión acumulada asciende a 1.018 millones, lo que supone una de las mayores inversiones de capital internacional en la historia de Andalucía. El yacimiento proporciona empleo directo a 800 personas y gastó 169 millones en 2015 en compras a sus 640 proveedores, la mayoría andaluces.

La caída de los precios del cobre en los mercados internacionales afectó en 2015 al negocio de la compañía, filial de la multinacional canadiense First Quantum. Pese a que la producción se mantuvo estable en torno a 71.000 toneladas de cátodos de cobre, la facturación se redujo un 4% hasta los 356 millones de euros. Esta situación ha obligado a la firma a a recortar sus gastos operativos en un 10%, aunque Whittome señaló que la empresa arrojó beneficios, sin especificar cifras por cotizar en Bolsa. La mayor parte de la producción (95%) se destinó al mercado nacional, y el resto se exportó a países del Mediterráneo a través del Puerto de Sevilla.

GranadaHoy

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.