Minería en Línea, el portal de la minería

Inversores con 2,2 billones de dólares en activos piden a Glencore que revele sus planes para el carbón térmico

Glencore (LON: GLEN) se enfrenta a una nueva presión de los inversores con 2,2 billones de dólares en activos para que revele cómo la producción prevista de carbón térmico de la empresa se alinea con el objetivo del Acuerdo de París de proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C.

Lee: Los municipios colombianos afectados por la salida de la filial de Glencore exigen una transición suave hacia actividades no mineras

Accionistas como los europeos Legal and General Investment Management (LGIM) y HSBC Asset Management han presentado una resolución exigiendo detalles sobre el asunto, que se someterá a votación en la asamblea anual de Glencore en mayo.

Esta es la primera vez que los inversores presentan una resolución climática centrada específicamente en la producción de carbón térmico de la empresa, y constituye una escalada significativa de la presión sobre Glencore, ya sobre aviso después de que casi una cuarta parte de los accionistas rechazara su plan climático en abril de 2022.

“Como inversores a largo plazo, la capacidad de evaluar y valorar la exposición de las empresas a los riesgos financieramente materiales derivados de la transición energética es vital”, afirmó en un comunicado Dror Elkayam, analista global de ESG en LGIM.

“Habiendo invertido y colaborado con Glencore durante muchos años, es necesario un mayor grado de transparencia para aclarar cómo la exposición de la empresa al carbón térmico está alineada con la trayectoria de 1,5C y se corresponde con su compromiso neto cero”, señaló Elkayam.

Durante años, la minera y comercializadora de materias primas suiza ha intentado equilibrar dos objetivos contrapuestos: maximizar los beneficios de su negocio del carbón y mantener el apoyo de los inversores a la extracción del combustible más contaminante del mundo.

Hasta hace poco, sus accionistas parecían contentos con la promesa de dejar de producir carbón y explotar las minas hasta su cierre en 2050.

La empresa empezó a enfrentarse a un mayor escrutinio en 2021, con el inversor activista Bluebell Capital Partners, que gestiona unos 250 millones de dólares, pidiendo a la minera que revisara su política climática en más de una ocasión.

El Australasian Centre for Corporate Responsibility, un grupo de defensa de los accionistas, también ha expresado su preocupación.

El mayor productor de carbón de Australia

Glencore es uno de los principales exportadores mundiales de carbón térmico y el mayor productor australiano de este combustible fósil. La materia prima, utilizada en la generación de energía, ha alcanzado precios récord en el último año, ayudando a la empresa a añadir unos 10,000 millones de dólares a sus ganancias sólo durante el primer semestre de 2022.

Se espera que este negocio genere unos 16,700 millones de dólares en beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones en 2023, más de la mitad del total de la empresa.

El gigante minero ha fijado sus objetivos de producción en 110 millones de toneladas de carbón al año durante el periodo 2023-2025, un nivel similar al del año pasado.

Glencore ha afirmado en repetidas ocasiones que limitará la producción de carbón a 150 millones de toneladas anuales, pero no ha revelado objetivos anuales concretos más allá de 2025.

El mes pasado, archivó los planes para su proyecto de carbón Valeria de 2,000 millones de dólares australianos (1,400 millones de dólares), citando “el aumento de la incertidumbre global”.

Lee: CSN cierra un acuerdo de compraventa de mineral de hierro por 500 millones de dólares con Glencore

La mina de carbón metalúrgico y térmico, situada en el centro de Queensland, tenía prevista su puesta en marcha en 2024 y se habría convertido en una de las mayores del país.

Comments

comments

Deja un comentario