Minería en Línea, el portal de la minería

En la Amazonia boliviana, el auge de la minería de oro salvaje aviva la tensión por el medio ambiente

En la Amazonia boliviana aumentan las tensiones por el auge de la minería de oro salvaje, que está provocando un aumento de las importaciones de mercurio utilizado para extraer el metal precioso y está desencadenando un conflicto entre los pequeños buscadores y los grupos indígenas locales.

En los últimos cinco años, la producción de oro de este país sudamericano sin litoral se ha disparado, y una parte importante de ella procede de los mineros artesanales, según las autoridades. Esto ha aumentado con el precio global del oro en los últimos años.

Las autoridades y los líderes indígenas están ahora preocupados por el impacto de la minería en el medio ambiente local y en los cursos de agua, y por la invasión de las tierras indígenas, como ha sucedido en la Amazonia de Perú y Brasil, con mineros cada vez más envalentonados.

“Nos han recibido con petardos y dinamita, nos han tirado piedras”, dijo a Reuters la senadora boliviana Cecilia Requena durante un viaje a un minúsculo caserío a lo largo del río Beni, en el norte del país, un punto caliente de la minería ilegal de oro.

Durante el viaje en mayo, Reuters vio por todas partes a lo largo del río señales de maquinaria minera y escuchó explosiones de operaciones mineras. Requena mostró a Reuters un vídeo de una visita reciente en la que su barco fue atacado por un hombre que lanzaba piedras.

“Te han avisado, ¿no?”, le gritó el hombre.

El aumento de la minería salvaje ha hecho que Bolivia, un país de unos 12 millones de habitantes, se convierta en el principal importador de mercurio del mundo desde 2019, según el Observatorio de la Complejidad Económica (OEC), que rastrea los flujos comerciales mundiales.

El mercurio es clave para la minería de oro salvaje y los expertos dicen que su crecimiento es un reflejo de cómo la industria se ha disparado.

“La actividad minera a pequeña escala y el uso del mercurio en el país han aumentado”, declaró a Reuters Marcos Orellana, relator especial de la ONU sobre tóxicos y derechos humanos.

“El uso del mercurio en la minería del oro tiene graves impactos en la protección del medio ambiente, la deforestación y especialmente en los derechos de los pueblos indígenas”, explicó, y añadió que contaminaba las aguas utilizadas para el lavado y la pesca.

El Ministerio de Minería de Bolivia no respondió a las solicitudes de comentarios de Reuters para este artículo.

“Realmente estamos totalmente contaminados aquí”, dijo Isidro Flores, un líder de la comunidad indígena Correo que vive junto al río. “No se puede ni bañar ni beber. Antes pescábamos en el río y ahora no podemos, todo está contaminado”.

Requena, un legislador centrista, se ha convertido en un activista que intenta establecer normas para frenar la minería salvaje en la Amazonia boliviana.

“Hemos recibido señales de que estamos siendo amenazados”, dijo Requena. “La gente dice que tiene derecho a realizar la minería y que nadie se lo puede quitar. Dicen que lucharán y utilizarán la violencia si es necesario”.

Reuters

Comments

comments

Deja un comentario