Minería de esmeralda en Colombia

Espectacular de Bienvenido a Muzo

Inicialmente podemos decir que Colombia es sinónimo de esmeralda fina, y se cree que la producción se remonta a más de mil años. La minería de esmeralda en Colombia, a lo largo de los siglos, ha sido considerada una hermosa y preciosa piedra verde, que emerge de áreas que también son de un verde exuberante,

Como consecuencia del deseo del pueblo colombiano de extraer este tesoro y hacerse rico ha perdurado, con suficientes sueños hechos realidad para impulsar su pasión y debido a esto, se ha relacionado con la violencia y la explotación humana.

Introducción

En los últimos años, los cambios en la industria se han acelerado, quizás más profundamente que nunca. Si bien la propiedad y la regulación del gobierno, la actividad criminal y la violencia han afectado la producción a lo largo de los años, las mayores oportunidades de la industria aún pueden estar por venir.

Las compañías multinacionales están invirtiendo fuertemente en la minería de esmeralda en Colombia, lo que ha llevado a la modernización. La posición del gobierno sobre la minería de esmeraldas también ha mejorado dramáticamente en este período. Los llamados a la transparencia y la trazabilidad han llevado a la creación de marca y a una renovación de la imagen de la industria. El sistema laxo de mineros independientes (figura 1) está viendo esfuerzos de formalización. Estos cambios históricos se producen en un momento en que la mayoría de las reservas de esmeraldas del país aún no se han extraído.

Minería de esmeralda en Colombia
Figura 1. Las áreas colombianas productoras de esmeraldas como Muzo tienen una larga tradición de minería independiente. La esperanza de encontrar la piedra que cambiará sus vidas es un gran motivador para los mineros, pero traerlos a un sistema formal es un desafío. Foto de Andrew Lucas.

Historia de la minería de esmeralda en Colombia

Se han escrito volúmenes sobre la historia de la minería de esmeralda en Colombia. Por lo tanto, nuestra sección de historia es una breve descripción de un tema fascinante y bien documentado. Antes de la llegada de los españoles en 1499, los pueblos indígenas de la actual provincia de Boyacá extraían esmeraldas.

Los arqueólogos estiman que los nativos extraían y comerciaban esmeraldas colombianas ya en el año 1000 aC (Sinkankas, 1981). Cuando llegaron los españoles, rápidamente se hicieron cargo de las zonas mineras y obligaron a los indígenas a la esclavitud, extrayendo esmeraldas para la realeza y los aristócratas europeos (figura 2), así como para los gobernantes mogoles en la India.

Por consiguiente, el trato inhumano de los nativos llevó a Felipe III de España (r. 1598–1621) a emitir un decreto que los protegía, pero las tribus ya habían sufrido mucho (Keller, 1981).

Joyería de esmeralda colombiana de la época de la colonia española.
Figura 2. Las esmeraldas colombianas fueron apreciadas por los españoles durante su colonización del Nuevo Mundo. Estas piedras y joyas se perdieron en el mar camino a España. Foto de Shane F. McClure.

Las minas que habían sido propiedad real española cayeron bajo el control del gobierno colombiano después de la independencia en 1810. Sin embargo, muchos mineros independientes, llamados guaqueros, continuaron buscando la esmeralda.

Para 1979, dos compañías, Tecminas en Muzo y Esmeracol S.A.en Coscuez, habían comenzado a privatizar la minería. Las relaciones entre los dos grupos se volvieron tensas. Elementos de los carteles de la droga colombianos intentaron infiltrarse en la industria en la década de 1980, lo que condujo a la Guerra Verde, en la que miles perdieron la vida. Un tratado de paz fue firmado en 1990, mediado por la Iglesia Católica. Instrumental en el tratado fue el legendario Victor Carranza, conocido como el “Zar Esmeralda” y considerado la figura más influyente en la industria de la esmeralda en ese momento (Angarita y Angarita, 2013).

Los último años han visto más inversiones extranjeras y compañías multinacionales que ingresan a la industria de la minería de esmeralda en Colombia, mayores esfuerzos de formalización, mayor transparencia, aplicación más estricta de la trazabilidad, menos violencia y nuevos esfuerzos de marca para crear una imagen comercializable para el consumidor de hoy.

¿Dónde se han encontrado historicamente las esmeraldas colombianas

Según Keller (1990), las esmeraldas colombianas se encuentran en dos grandes distritos mineros: el distrito de Chivor, a gran altitud, que está a unos 75 kilómetros al noreste de Bogotá, y el distrito de Muzo, de 360 kilómetros cuadrados, que se centra a unos 100 kilómetros al norte de Bogotá.

El distrito de Chivor incluye la mina Chivor, Buena Vista y Las Vegas de San Juan, que se conoce más comúnmente como la mina Gachála. Las minas de Chivor se encuentran en un país accidentado casi inaccesible cubierto de espesos bosques nubosos. La mina Chivor es la única mina privada en Colombia. Las minas Buena Vista y Gachála operan bajo arrendamientos del gobierno colombiano.

principales territorios mineros de esmeraldas ubicados a las afueras de Bogotá.
Mapa de las regiones de Colombia, los principales territorios mineros de esmeraldas ubicados a las afueras de Bogotá.

Geología

Como lo señalaron Giuliani et al. (2015), la esmeralda puede formarse en una variedad de entornos geológicos, pero se encuentra principalmente en tres tipos de depósitos: (1) magmático-metasomático, (2) sedimentario-metasomático y (3) metamórfico-metasomático. Según los datos de producción mundiales de 2005, aproximadamente el 65% de la producción mundial provino de ocurrencias magmático-metasomáticas, mientras que aproximadamente el 28% fue de depósitos sedimentarios-metasomáticos y el 7% de tipos metamórficos-metasomáticos (Giuliani et al., 2015). Los depósitos de esmeraldas de Colombia son del tipo sedimentario-metasomático.

El noroeste de Colombia se encuentra en la intersección de tres dominios tectónicos principales: la placa sudamericana en el este y el sur, la placa del Caribe en el norte y las placas oceánicas de Cocos y Nazca en el oeste (figura 3). Los Andes colombianos son las características superficiales más distintivas resultantes de las interacciones entre los tres dominios a lo largo de la historia geológica. Desde el final del período Cretácico, hace aproximadamente 70 millones de años, la convergencia de la placa oceánica Nazca-Cocos con la placa continental sudamericana ha desempeñado el papel más importante en la configuración de la topografía de la región (Colletta et al., 1990).

Cinturones de esmeraldas

Desde el archipiélago de Tierra del Fuego hasta Ecuador, los Andes consisten en un solo cinturón estrecho de montaña, pero en Colombia los Andes más septentrionales se dividen en tres ramas para formar una característica topográfica en forma de tridente (figura 3). Asimismo, estas tres cadenas montañosas son las cordilleras occidental, central y oriental; el último también se conoce como la Cordillera Oriental. Las tres cordilleras son geológicamente distintas y surgieron en diferentes momentos (Irving, 1975).

Mapa regional de los principales dominios tectónicos y características estructurales de las zonas de esmeraldas colombianas

La Cordillera Occidental se compone principalmente de rocas ofiolíticas del Cretácico Superior, mientras que la Cordillera Central está compuesta de rocas del sótano precámbrico y paleozoico intrusionadas por plutones mesozoicos.

La Cordillera Oriental se caracteriza por una secuencia sedimentaria mesozoica y terciaria plegada gruesa que recubre los sótanos precámbrico y paleozoico (Colletta et al., 1990).

La convergencia de la placa Nazca-Cocos con la placa sudamericana ha sido absorbida en parte por la subducción a lo largo de la trinchera colombiano-ecuatoriana y en parte por el levantamiento de la Cordillera Oriental.

Todos los depósitos de esmeraldas colombianas se encuentran en la Cordillera Oriental. Hoy en día, la zona occidental de la Cordillera Oriental se define por una serie de empujes vergent oeste y la zona oriental por un grupo de empujes vergent este (figura 4). Toda la cordillera está limitada por el valle del río Magdalena hacia el oeste y la cuenca de los Llanos hacia el este. Durante el Mioceno medio (pico hace aproximadamente 15 millones de años), los movimientos activos de placas convergentes generaron una gran cantidad de acortamiento en la región de la Cordillera Oriental y causaron elevación. Este escenario es la fase andina geológicamente conocida. Vale la pena señalar que las esmeraldas colombianas se formaron antes de la fase andina.

Figura 4. Sección transversal de la Cordillera Oriental. Las fallas de empuje a lo largo de las zonas occidental y oriental juntas muestran una típica “estructura floral” formada por el acortamiento este-oeste. Adaptado de Mora et al. (2008)

En Colombia, las esmeraldas se recuperan predominantemente de lutitas del Cretácico temprano. Las lutitas eran algunas de las capas más altas de una cuenca marina de la Cordillera Central que comenzó en el Jurásico y maduró en el Cretácico tardío. Más tarde, la inversión de esta cuenca antes y durante la fase andina generó la topografía relativamente alta de la Cordillera Oriental y algunas de las estructuras locales para la cristalización de la esmeralda (Colletta et al., 1990; Branquet et al., 1999).

Investigaciones anteriores y estudios de campo definieron dos cinturones de depósitos de esmeraldas a lo largo de los dos límites de la Cordillera Oriental (figura 5). El cinturón occidental incluye depósitos como La Glorieta – Yacopi, Muzo, Coscuez, La Pita y Peñas Blancas; a lo largo del cinturón oriental están Gachalá, Chivor y Macanal (Branquet et al., 1999).

Mineralización de la esmeralda

La mineralización esmeralda está asociada con la circulación del fluido hidrotérmico y, por lo tanto, está altamente controlada por el desarrollo estructural dentro de cada correa. En ambos cinturones, la esmeralda se encuentra dentro de las lutitas de la edad del Cretácico Inferior. Aunque la esmeralda se formó en condiciones geoquímicas similares en ambos lados, la mineralización del cinturón oriental ocurrió hace unos 65 millones de años en un entorno extensional, mientras que la mineralización del cinturón occidental ocurrió hace unos 33 millones de años en un entorno compresivo (Branquet et al., 1999).

Mapa geológico simplificado de la Cordillera Oriental de Colombia y la distribución de los principales depósitos de esmeraldas
Figura 5. Mapa geológico simplificado de la Cordillera Oriental de Colombia y la distribución de los principales depósitos de esmeraldas a lo largo de sus flancos occidental y oriental. Observe los principales cuerpos de sal expuestos al noreste de Bogotá. Adaptado de Pignatelli et al. (2015) y Giuliani et al. (2015)

En el cinturón occidental, la mineralización esmeralda se produjo cuando la salmuera hidrotermal se introdujo en el esquisto negro rico en materia orgánica. Por lo tanto, la salmuera caliente se formó cuando el fluido calentado disolvió los evaporitos. Las cúpulas de sal al norte de Bogotá son los brotes superficiales de los evaporitos debajo de las lutitas negras esmeraldas (figura 5). Durante la inversión de la cuenca, algunos de los estratos inferiores, como las capas de sal, se exprimieron y quedaron expuestos en la superficie. La salmuera caliente viajó hacia arriba a través de las fallas y otras debilidades estructurales dentro del esquisto negro o se abrió paso.

Los depósitos del cinturón occidental están altamente controlados por fallas de lágrima perpendiculares al frente de empuje (Branquet et al., 1999; Giuliani et al., 2015). Las fallas de rasgado son desviaciones empinadas profundamente arraigadas dentro de rocas que tienen un componente de deslizamiento muy fuerte y a menudo se forman para acomodar las diferentes tasas de migración de la falla de empuje.

Las fallas lagrimales casi verticales proporcionaron conductos ideales para que la salmuera hidrotermal atraviese e intrusione la roca circundante (Branquet et al., 1999). Durante este proceso, la salmuera recogió los componentes necesarios para formar la esmeralda del esquisto circundante (Pignatelli et al., 2015). Cuando la temperatura disminuyó y ciertos componentes químicos alcanzaron el punto de saturación, la esmeralda comenzó a cristalizarse dentro de las venas de salmuera, junto con otros minerales como la calcita, el cuarzo, la albita y la pirita.

El cinturón de esmeralda occidental está ubicado en el núcleo del anticlinorio de Villeta (nuevamente, ver figura 5). Su estratigrafía general incluye, de abajo hacia arriba, el escote basal (posiblemente donde se encuentran los evaporitos), las calizas dolomíticas valanginianas-hauterivianas, las lutitas negras calcáreas hauterivianas, las lutitas negras silíceas hauterivianas y las lutitas barremiano-aptianas (Branquet et al., 1999) . Las esmeraldas se formaron dentro de las brechas hidrotermales o las venas de carbonato-pirita en las calizas dolomíticas y las lutitas negras calcáreas (Branquet et al., 1999). En depósitos individuales, las esmeraldas se extraen a lo largo de estructuras de compresión como fallas de empuje.

Las esmeraldas se formaron mucho antes en la zona oriental. La topografía y las estructuras actuales son el resultado de la elevación de la fase andina (nuevamente, ver figura 4).

El acortamiento durante el levantamiento es acomodado por muchos empujes y pliegues, por lo que las estructuras antes de la fase andina se sobreimprimen. Sin embargo, las estructuras dentro de algunos de los importantes depósitos de esmeraldas indican un entorno extensional. Las fallas normales conjugadas, las fracturas extensionales y los vuelcos son algunas de las características que muestran el campo de tensión local en el momento en que cristalizaron las esmeraldas.

Todas estas estructuras se derivaron de un nivel de brecha mineralizado principal (figura 6), y parece que el inicio y el desarrollo de estas estructuras son coeficientes con la circulación del fluido hidrotermal y la formación de esmeraldas (Branquet et al., 1999, 2015). Dado que la extensión se produjo en el entorno de compresión regional y fue muy limitada, la causa aún no está clara. A diferencia de su contraparte oriental, el cinturón occidental no tiene un nivel regional de brecha evaporítica.

Figura 6. Una sección transversal de la mina Chivor, ubicada en la zona este. El nivel principal de la brecha es paralelo a los estratos sedimentarios; En esta mina, la esmeralda se encuentra en estructuras que se extienden desde este nivel brecado. Reproducido de Giuliani et al. (2015)

Autoría del Artículo: Profesor Fortaleché especialista en gemas, jefe del Centro de Desarrollo Tecnológico de la Esmeralda Colombiana (CDTEC). Profesor Lucas quien es gerente de gemología de campo para la educación

Referencias

Angarita L.G. (2015) ACODES and industry efforts to brand Colombian emerald. Presentation at the First International Emerald Symposium, Bogotá.

Angarita L.G., Angarita M. (2013) Carranza: The myth and the industry. InColor, No. 23, Summer, pp. 20–24.

Angel S. (2015) Minería de esmeralda en Colombia – Colombia’s mining outlook. Presentación en el Primer Simposio Internacional de Esmeralda, Bogotá.

Branquet Y., Laumonier B., Cheilletz A., Giuliani G. (1999) Emeralds in the Eastern Cordillera of Colombia: Two tectonic settings for one mineralization. Geology, Vol. 27, No. 7, pp. 597–600, http://dx.doi.org/10.1130/0091-7613(1999)027%3C0597:EITECO%3E2.3.CO;2

Branquet Y., Giuliani G., Cheilletz A., Laumonier B. (2015) Colombian emeralds and evaporites: Tectono-stratigraphic significance of a regional emerald-bearing evaporitic breccia level. 13th SGA Biennial Meeting, Nancy, France, Proceedings Vol. 4, pp. 1291–1294. 

Burgess C. (2015) Minería Texas Colombia’s policies on transparency. Presentation at the First International Emerald Symposium, Bogotá.

Colletta B., Hebrard F., Letouzey J., Werner P., Rudkiewicz J.L. (1990) Tectonic style and crustal structure of the Eastern Cordillera (Colombia) from a balanced cross-section. In J. Letouzey, Ed., Petroleum and Tectonics in Mobile Belts. Editions Technip, Paris, pp. 81–100.

Gilbertson S. (2015) Gemfields’s social responsibility and transparency programs. Presentation at the First International Emerald Symposium, Bogotá.

Giuliani G., Branquet Y., Fallick A.E., Groat L.A., Marshall D. (2015) Emerald deposits around the world, their similarities and differences. InColor, Special Issue, pp. 56–69.

Granados J.G. (2015) National Mining Agency and formalization of the emerald industry. Presentation at the First International Emerald Symposium, Bogotá.

Irving E.M. (1975) Structural evolution of the northernmost Andes, Colombia. Geological Survey Professional Paper 846.

Keller P.C. (1981) Emeralds of Colombia. G&G, Vol. 17, No. 2, pp. 80–92, http://dx.doi.org/10.5741/GEMS.17.2.80

Mora A., Parra M., Strecker M.R., Sobel E.R., Hooghiemstra H., Torres V., Jaramillo J.V. (2008) Climatic forcing of asymmetric orogenic evolution in the Eastern Cordillera of Colombia. Geological Society of America Bulletin, Vol. 120, No. 7-8, pp. 930–949, http://dx.doi.org/10.1130/B26186.1

Pignatelli I., Giuliani G., Ohnenstetter D., Agrosì G., Mathieu S., Morlot C., Branquet Y. (2015) Colombian trapiche emeralds: Recent advances in understanding their formation. G&G, Vol. 51, No. 3, pp. 222–259, http://dx.doi.org/10.5741/GEMS.51.3.222

Sinkankas J. (1981) Emerald and Other Beryls. Chilton Book Company, Radnor, PA.

Ulloa M.I. (2015) Colombia’s ministry of mines and transparency and control of gem commerce. Presentation at the First International Emerald Symposium, Bogotá.

Unninayar C. (2015) Colombia holds the First International Emerald Symposium. m, Special Issue, pp. 6–15.

Comentarios

comments

3 comentarios en “Minería de esmeralda en Colombia”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top