Argentina.- La minería busca consolidarse como uno de los pilares productivos del país, para lo cual trabaja fuertemente en dos frentes: el desarrollo económico y el compromiso con la sustentabilidad. En este sentido, Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) presentó datos sobre las principales inversiones 2017/2018 y sobre los programas de control y transparencia para el sector.

Fue durante el lanzamiento de Arminera -principal exposición minera del país, que CAEM organiza en conjunto con Messe Frankfurt Argentina- que Álvarez aportó datos sobre últimas inversiones anunciadas.

Aquellas que corresponden a proyectos en etapa de factibilidad y de construcción equivalen a U$S 825 millones para este año, a los que se sumarán U$S 1.700 millones para 2018. Abarcarán yacimientos de oro, plata, cobre y litio. A esto deben agregarse, durante 2017, U$S 320 millones en proyectos de exploración, con eje en las provincias de Salta, San Juan, Catamarca, Jujuy y Santa Cruz.

Cabe destacar que estas cifras corresponden a nuevos proyectos, por lo que no incluyen las inversiones de yacimientos en producción, que están realizando inversiones en exploración para extender su vida útil.

Además de los anuncios de inversiones, Álvarez reconoció la importancia de que la industria genere una solución concreta a los cuestionamientos ambientales. En este sentido, explicó que la Cámara ha puesto en marcha la iniciativa TSM – Hacia una Minería Sustentable- que es un programa internacional basado en una serie de protocolos de buenas prácticas tendientes a desarrollar los más altos estándares internacionales. En la actualidad se está trabajando en la adaptación de dichos protocolos para que estén alineados a las necesidades de nuestro país. Los protocolos son discutidos y analizados por un panel de veedores externos a la industria, donde estarán representados distintos sectores de la sociedad.

El programa permite medir lo que se está realizando y generar planes de acción para elevar los estándares de calidad. Para Álvarez, “TSM es la piedra fundacional de la minería que queremos. Deseamos construir bases sólidas, que permitan una proyección en el tiempo. Buscamos hacer las cosas bien mediante herramientas concretas que se puedan validar. Al final del proceso lo que fomentamos es un cambio cultural”.

Si bien los primeros resultados de las mediciones de las empresas comenzarían a difundirse recién a fines de 2018, CAEM impulsa que las compañías canadienses (que adhieren al programa en dicho país) sean las primeras en aplicarlo y puedan comenzar a hacer públicos los resultados de las evaluaciones a finales de este año. Esto sería un paso esencial para construir la confianza que la sociedad reclama.

Otro de los aspectos fundamentales cuando se habla de “sustentabilidad” se relaciona con el desarrollo transformacional de las comunidades, para que los recursos producidos por la minería sirvan para apoyar la generación de otras industrias que permitan la continuidad productiva, incluso tras el agotamiento de los proyectos mineros.

En este sentido, se destacó el rol movilizador de la industria minera, ya que 68% del valor de su producción se inserta en la economía en concepto de salarios, impuestos y compras a proveedores locales.

Este último aspecto (las compras locales) viene incrementándose fuertemente en los últimos años, apoyado por los esfuerzos de la Cámara para ayudar a los proveedores nacionales (pymes, en la mayoría de los casos) a cumplimentar los requerimientos de la producción minera. En la actualidad, 79% de las compras se efectúan a proveedores nacionales.

Con vistas al Día de la Industria, y a la próxima celebración de Arminera, el objetivo de la Cámara es generar un marco de transparencia para la industria, que ayude a impulsar su potencial como motor del desarrollo.

MDZ

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here