Tras más de tres años de profundas divisiones entre los socios más abiertos al comercio y los más preocupados por prácticas agresivas de gigantes como China, la Unión Europea acordó ayer permitir la imposición de aranceles más altos para protegerse ante la competencia desleal.

Los Estados miembro se pusieron de acuerdo para modernizar sus instrumentos de defensa comercial y, sobre todo, para limitar la conocida como “la regla del derecho inferior”. Este principio, que se había autoimpuesto la Unión Europea, pero que no aplican otros socios como Estados Unidos, establece que la Unión aplique aranceles inferiores al margen del dumping siempre que este nivel inferior sea suficiente para compensar el daño sufrido por la industria afectada de Europa.

La amenaza de China
Sin embargo, como resultado de aplicar este principio, la Unión Europea se ha quedado más desprotegida durante los últimos meses frente al agresivo dumping de productos del acero procedentes de China, con aranceles que llegaban a ser menos de un décimo de los impuestos por Washington, lo que ha terminado por provocar una crisis descomunal en las acerías del continente.

A pesar de la resistencia de algunos países que no querían encarecer las importaciones, sobre todo del Reino Unido y de Suecia, la Unión Europea dio finalmente el paso después de que China anunciara que la acusaría como a Estados Unidos ante la OMC por mantener mecanismos de defensa que deberían haber relajado tras ser reconocida como economía de mercado.

Economía Hoy

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here