Argentina.- El proceso de éxodo de la zona, donde se encuentra el Proyecto Navidad, se evidencia con fuerza a partir del análisis de los censos realizados entre 1947 y 2010. El yacimiento prevé generar entre 3.500 y 5.000 puestos de empleo en la etapa de construcción; y unos 2.500 puestos en la etapa de explotación, de por lo menos 20 años.

En momentos en que a nivel nacional y provincial se dan a conocer intereses concretos en invertir en desarrollos mineros, la actividad podría ayudar a generar en Chubut un proceso de reversión del fuerte despoblamiento que se generó en los últimos 60 años en la Meseta chubutense.

Es que, según fuentes del sector, el Proyecto Navidad, la mayor reserva de plata del mundo que se encuentra ubicado en esa región, y en particular en una zona cercana a Gastre y Gan Gan, prevé generar entre 3.500 y 5.000 puestos de empleo durante al menos dos años, en lo que se denomina etapa de construcción; y unos 2.500 puestos empleados en la etapa de explotación, de por lo menos 20 años.

El dato aparece como más contundente si se tiene en cuenta que este tipo de emprendimientos se suele extender hasta 20 años más, en virtud de la presencia de otras mineralizaciones complementarias.

En concreto, los datos de los censos en la Argentina indican que entre 1947 y 2010, la población del Departamento Gastre se redujo un 49,63% entre los censos de 1947 (3.361 habitantes) y 2010 (1.693). Este Departamento, núcleo del Proyecto Navidad, incluye a localidades y parajes como Gastre, Lagunita Salada, Blancuntre, El Escorial, Yala Laubat, Taquetren, Colelache y Sacanana.

Otro de los Departamentos centrales para el emprendimiento, Telsen -donde se ubican entre otros lugares Gan Gan, Telsen, Talagapa, Chacay Oeste, Sepaucal, Bajada del Diablo y Laguna Fría- redujo su población en el mismo período un 37,04%, pasando de 2.708 habitantes en 1947 a 1.705 en 2010.

Esta caída se evidencia en los restantes departamentos que se encuentran en la zona de la Meseta incluido Paso de Indios, que también muestra una caída en ese lapso de tiempo, cuando pasó de contar con 3.302 habitantes en 1947 a 2.079 según el censo de 2010. Esta zona abarca las localidades y parajes de Los Altares, Cerro Cóndor, Paso de Indios y El Sombrero.

La posibilidad de que la minería pueda ayudar a revertir el despoblamiento de la Meseta fue advertida por el presidente de la Cámara de Proveedores Mineros del Chubut, Gerardo Cladera, quien en su momento indicó: “Si consideramos que la localidad de Gastre tiene 600 o 700 habitantes y Gan Gan una cifra parecida”, con el desarrollo de Navidad “vamos a tener un núcleo, entre las dos localidades, de 4.000 personas de manera permanente y con un promedio no menor a 40 años. Porque las reservas que tiene el proyecto hoy son a 30 o 40 años, pero hay otras mineralizaciones que se sabe que van a poder extender la vida útil a 50 o 60 años de explotación”.

De manera complementaria, cabe advertir que este despoblamiento, vinculado sobre todo a la falta de oportunidades de desarrollo y de educación, tiene su correlato en el crecimiento de otras zonas, donde a lo largo de los años se fue concentrando la mayoría de la población y donde, por otra parte, son escasas las fuentes laborales fuera del empleo público o la industria turística.

En el caso de Chubut, el Departamento Biedma, cercano a las zonas de la Meseta mencionadas y donde se encuentra la localidad de Puerto Madryn y sus lugares aledaños de la Península Valdés incluido Pirámides, creció en el mismo período en población un 1679,21%.

Y el Departamento Rawson, que tiene a Rawson y Trelew como localidades de referencia, mostró un crecimiento del 1265,41%.

Cabe recordar que, a mediados de septiembre pasado, la empresa Pan American Silver, propietaria de Navidad, le confirmó al presidente Mauricio Macri la intención de invertir 1.000 millones de dólares en el desarrollo del yacimiento.

De esta manera, a la consabida generación de ingresos que la minería genera para el Estado, se suma como aspecto fundamental la posibilidad de revertir el dramático éxodo del interior chubutense a partir de la mano de obra de origen privado, cuyo crecimiento aparece como clave para el desarrollo de Chubut, una provincia con muy alta proporción de empleo público y con escasa oferta laboral privada independiente del Estado.

Además, la minería se plantea como una de las alternativas centrales al cambio de matriz productiva que necesita Chubut desde hace varios años, ya que la dependencia de la industria petrolera, que aporta cerca de un 40% de los ingresos estatales, asoma como un modelo al borde del agotamiento y agravado por la baja internacional de los precios del crudo.

El Diario de Madryn

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here