Los precios del cobre cayeron el jueves junto a las acciones, con transacciones reducidas por los feriados de fin de año, mientras los inversores parecían inquietos por la fortaleza del dólar y la posibilidad de una menor de liquidez en China, el principal consumidor mundial del metal rojo.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres cerró con una baja del 1% a US$ 5,487 por tonelada, aunque aún por encima del mínimo de un mes de la semana pasada de US$ 5,419.5 por tonelada.

Pero el cobre se encamina a anotar un alza cercana al 17% este año, que sería su primer incremento anual desde 2012, principalmente debido a una demanda mejor a la prevista en China y expectativas de un crecimiento de la demanda por el gasto en infraestructura en Estados Unidos.

Un dólar fortalecido hace que las materias primas que cotizan en esa divisa sean más caras para empresas fuera de Estados Unidos. Para China, significa un yuan más débil, salidas de capital, la posibilidad de un crecimiento económico más lento y reducciones de liquidez en mercados de dinero.

El precio del cobre subió por sobre el nivel de US$ 6,000 por tonelada en noviembre después de que Donald Trump ganó la elección presidencial estadounidense, lo que aumentó la esperanza de gastos en infraestructura y un mayor consumo.

Sin embargo, Estados Unidos responde por sólo cerca de un 8% de la demanda global de cobre, estimada en 22 millones de toneladas, y el enfoque volvió a China, que responde por casi la mitad.

Entre otros metales industriales, el aluminio perdió un 1.5%, a US$ 1,679 por tonelada; el zinc cayó un 2.3%, a US$ 2,521 por tonelada; y el plomo bajó un 2.9%, a US$ 1,970 por tonelada.

El estaño subió un 0.8%, a US$ 21,050 por tonelada; y el níquel ganó un 0.1%, a US$ 10,120 por tonelada.

Reuters

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here