Siguenos en nuestras Redes Sociales

.:: Minería en Línea ::.

Bondades de fondo para la pequeña minería

De interés

Bondades de fondo para la pequeña minería

Chile.- La Presidenta Michelle Bachelet envió a trámite legislativo un proyecto de ley que crea un mecanismo de estabilización del precio del cobre para la pequeña minería, una aspiración de los productores de este segmento productivo de nuestro país. Esta es una iniciativa que la pequeña minería valora, por cuanto el fondo es un mecanismo cuya aplicación dependerá de las condiciones de mercado, independizándose de las interpretaciones y decisiones de las autoridades de turno, como lo ha sido en los últimos años. Algunos economistas cuestionan la existencia de este tipo de mecanismos de apoyo, por cuanto, según ellos, gravarían a la sociedad en su conjunto.

Resulta fundamental destacar que el Estado chileno entiende la relevancia de las pymes mineras y es por ello que las ha apoyado a lo largo de la historia. Primero, con la creación de la Empresa Nacional de Minería (Enami) hace más de 56 años y, más recientemente, en 2003, con una política de Estado que las fomenta a través de la promulgación del DS 76 del Ministerio de Minería y sus posteriores modificaciones.

Es así como, desde el año 2003, se ha estado aplicando una de las herramientas más potentes que contempla el mencionado decreto. Me refiero al Fondo de Estabilización del Precio del Cobre, el cual ha sido esencial para mantener la actividad del sector de pequeña escala. Este consiste en un crédito que aplica Enami a las tarifas de compra cuando el precio de mercado es inferior al valor de referencia que se tiene para el largo plazo.

Este crédito que, como ya lo hemos señalado en reiteradas ocasiones no es un subsidio, se devuelve, con los intereses correspondientes, cuando el precio de mercado supera al de largo plazo, y sin duda ha operado con gran éxito.

Sin embargo, es preciso destacar que el mecanismo de sustentación ha existido desde los años 80, aunque sólo a partir de 1996 se aplica como un crédito sectorial. Bajo esta modalidad se ha utilizado en tres ocasiones. Entre 1996 y 2003, período en que se prestaron US$30 millones y se devolvieron US$40 millones que incluían capital más intereses. Luego, con ocasión de la crisis subprime se aplicó entre los años 2008 y 2009. En esta oportunidad, se prestaron US$11 millones y se devolvieron US$13 millones, entre capital e intereses. Asimismo, producto del proceso de compra y sus plazos de liquidación, se devolvieron US$1,4 millones en exceso, lo que posteriormente ayudó a enfrentar la caída que experimentó el precio del cobre a fines de 2015.

En la actualidad, el mecanismo de sustentación está operando desde el año pasado y ha continuado este año 2016. Se estima que en este período se entregaron US$56 millones, US$22 millones en 2015 y US$34 millones este año.

En términos de beneficios, este mecanismo ha sido exitoso, porque ha permitido mantener en operación una actividad productiva que se desarrolla en localidades que no cuentan con otra actividad productiva relevante, generando significativos encadenamientos que son palpables por toda la comunidad donde ella opera.

Si bien desde 2011 el número de productores ha decrecido en 46% como consecuencia de la compleja situación que vive la industria, gracias al mecanismo de sustentación la pequeña minería ha logrado mantenerse operativa, produciendo el año 2015 alrededor de 54.800 toneladas métricas finas de cobre, valorizadas en poco más de US$290 millones.

Esto último es sumamente relevante porque, como quedó demostrado en la crisis provocada por la marea roja en Chiloé, cuando no existe una política pública dirigida a promover el desarrollo de un sector productivo, en situaciones como la descrita, el Estado se ve en la necesidad de destinar millonarios subsidios sin retorno ni beneficio social permanente.

La pequeña minería es un sector institucionalizado hace muchos años. Sus productores están autorizados por Sernageomin y empadronados por Enami y, a diferencia de lo que ocurre en otros países de la región, la informalidad de la pequeña minería no forma parte de nuestra realidad. Somos serios y responsables y así lo hemos demostrado.

Además, gracias a la existencia de la Empresa Nacional de Minería y a una bien entendida alianza público-privada, la pequeña minería logró aprovechar el alza reciente del precio del cobre para vender a futuro, a través de Enami, 50% de la producción estimada para el primer semestre de 2017 a un precio de 268 c/lb. Con esto, la deuda generada en este ciclo de precios bajos dejará de incrementarse, y con un poco de suerte podrá empezar a disminuir.

Esperamos que con esta información que en general se desconoce, sólo sumemos apoyo para este proyecto de ley por parte de las instituciones y grupos de interés, no mineros.

Creemos que el proyecto enviado por la autoridad, que esperamos sea aprobado en el transcurso de 2017, es una clara y gratificante demostración de la preocupación del Estado por este importante sector productivo de nuestro país, fuertemente arraigado en la historia de Chile.

*El autor es presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami)./El Pulso

Comentarios

comments

Información

Clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más sobre De interés

Subir