Argentina.- Es la menos popular de las ingenierías sin embargo es clave en la optimización de los procesos mineros. De qué trata y por qué es fundamental.

Se dicta desde el 2003, hasta el momento sólo hay una egresada, este año tuvo cuatro ingresantes, cuatro alumnos la cursan en tercero y un alumno la terminó de cursar este año. A grandes rasgos, esa es la performance de Ingeniería en Metalurgia Extractiva, una de las ingenierías más específicas que se dictan en la UNSJ e íntimamente ligada a la industria minera en la etapa de procesos.

En tiempos en que los yacimientos son cada vez más complejos en cuanto a la disponibilidad del mineral, la necesidad de contar con metales más puros con ciertas características físicas y químicas ha forzado a modificar, mejorar e inventar procedimientos innovadores para extracción, recuperación y refinación de metales. En este nicho entra la tarea de un ingeniero metalurgista.

Ante tales perspectivas, ¿por qué son tan pocos los que elijen esta carrera? “Hay una carrera de Ingeniería de Minas y los egresados con su formación y competencias pueden ejercer tanto en la explotación como en el procesamiento de minerales, por lo tanto muchos apuntan a Minas.

El metalurgista tiene una formación mayor en esa área para poder resolver los problemas tecnológicos que se van incrementando en la medida que se van extrayendo los minerales del yacimiento y se van agotando; por ahí para muchos no resultan tan atractivo una formación tan específica”, explicó el ingeniero Carlos Juárez, Coordinador de Metalurgia Extractiva en la UNSJ, quien además se desempeñó como Metalurgista Senior en Bajo de la Alumbrera, Catamarca, y que además trabajó en un cargo similar en Casposo, Calingasta. Para Juárez, el hecho de ser pocos potencia las posibilidades laborales además de permitir ir ganando espacios que, en Argentina, generalmente son ocupados por ingenieros químicos en el ámbito de las plantas de procesamiento de minerales. Por otra parte, países con minería desarrollados tecnológicamente como Estados Unidos, Canadá y Australia, constan con mineralurgistas entre sus dotaciones; al igual que México y Perú.

La Universidad Nacional de San Juan es la única en el país que dicta esta carrera en su Facultad de Ingeniería. Su génesis fue a finales de los ´90 como resultado de la reformulación de los planes de estudio para reducir el dictado de las carreras de Ingeniería a cinco años. Hasta ese momento el cursado era de seis, con un ciclo básico tecnológico común a todas y en el último semestre tres materias electivas. En el caso de Ingeniería de Minas, tenían que ver con exploración, explotación y metalurgia extractiva. “En ese momento la gran minería estaba tomando auge en el país y se vislumbró la necesidad de crear la carrera con requisitos semejantes a la carrera de metalurgia extractiva de los países con mayor desarrollo minero, generar profesionales con la mayor capacitación posible para atender a la demanda de las empresas que venían a instalarse”, contó Juárez.

En 2003 inició el cursado de los primeros alumnos, “siempre fueron poquitos” dijo Juárez, y de esa camada surgió Regina Bertero, la primera y única egresada de la carrera hasta el momento. CUYO MINERO la entrevistó en diciembre de 2010 con motivo de rendir su trabajo final.

“Puedo aportar desde lo práctico y ayudar a los que vengan, cuando yo cursé esto se estaba organizando, mi idea es que para los próximos estudiantes sea más sencillo y que la carrera logre un lugar destacado”, dijo en ese momento Regina quien ya se desempeñaba como Metalurgista Junior en Alumbrera.

Actualmente el Departamento de Ingeniería de Minas se trabaja en un proyecto para ofrecer a las empresas mineras, recursos en formación para la concreción de pasantías y desde allí generar los primeros nexos laborales del alumno.

 

Diario Cuyo

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here