El aporte de las cooperativas mineras al Estado boliviano es ínfimo respecto de los ingresos impositivos y regalías a las regiones, además hace una baja contribución al Producto Interno Bruto (PIB), según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la Central Obrera Boliviana (COB) y expertos.

No obstante, Guido Mitma, ejecutivo de la COB y dirigente minero sindicalizado, dijo que el sector cooperativista logró conseguir beneficios en los últimos años gracias a la alianza política con el gobierno del presidente Evo Morales.

El director Ejecutivo del Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib), Marco Gandarillas, manifestó que los impuestos que pagan los cooperativistas mineros son las patentes y el canon de arrendamiento que “es miserable en términos de valor”.

“Esta situación y la última ley minera beneficia fundamentalmente a los cooperativitas mineros. Es un tipo de subvención que le ha dado el Estado a las cooperativas, junto con otros”, señaló Gandarillas en contacto telefónico con Xinhua.

Bolivia es un país que basa sus exportaciones en los sectores de la minería y los hidrocarburos, sin embargo, es este último sector el que más utilidades genera en el país.

De acuerdo a informes oficiales de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Bolivia recibió del sector de hidrocarburos 31,5 millones de dólares entre las gestiones 2006 y 2015, es decir, desde la nacionalización de los hidrocarburos.

El aporte que dejó la minería en Bolivia de 2003 a 2013, las regalías (para las regiones) del sector, sumaron 880 millones de dólares; en cambio el sector hidrocarburífero sumó, en este mismo periodo, 6.130 millones de dólares, es decir, 5.250 millones de dólares más.

El presidente de YPFB, Guillermo Achá, precisó a la prensa en La Paz que estos recursos benefician a los gobiernos departamentales, municipales, universidades públicas y el Tesoro General del Estado.

No obstante, reconoció que en los dos últimos años la renta petrolera del país obtuvo 30 por ciento menos de recursos que fueron obtenidos, principalmente por la producción de hidrocarburos y los precios de la comercialización de gas natural hacia Brasil y Argentina.

Los ingresos generados por el sector hidrocarburos benefician, en forma directa, a las nueve gobernaciones del país, a los 339 municipios, al sistema universitario público y el Tesoro General del Estado, desarrollando una vasta red de cobertura de salud, educación, vivienda, empleo y diversificación productiva que mejora la calidad de vida de la población.

PRIVILEGIOS

Los mineros cooperativistas fueron, durante la última década, un sector “privilegiado” para la administración gubernamental, manifestó a un medio local el secretario ejecutivo de la COB, Guido Mitma, entidad que también es aliada del gobierno.

“El sector más privilegiado fue el de los cooperativistas. Les dieron facilidades y prioridades, eso les ha vuelto un sector poderoso que puede enfrentar al gobierno, son más de 200 mil cooperativistas que movilizados pueden generan un gran problema”, afirmó el dirigente.

Los cooperativistas de todos los sectores de servicios y mineras, desde 2006, se convirtieron en una de las principales bases sociales y electorales del gobierno de Evo Morales y del Movimiento al Socialismo (MAS).

La Federación de Cooperativas Mineras (Fencomin) tiene 100 mil afiliados, quienes deciden su respaldo político de manera orgánica, además la Fencomin tiene siete legisladores en la Asamblea Legislativa, entre senadores y diputados, también tiene espacios en el Ejecutivo.

Los cooperativistas han conseguido concesiones con el Estado para la explotación de su sector; no pagan Impuesto a las utilidades y aportan una pequeña regalía de su producción.

Además, Mitma afirmó que los cooperativistas no son sometidos a controles técnicos ni ambientales y que sus empleados son informales, no reciben beneficios sociales ni gozan de estabilidad laboral.

APORTE AL PIB

El Instituto Nacional de Estadística (INE) de Perú reveló, el sábado pasado, que cooperativas y minería chica aportan al PIB de Perú aportaron un 2,2 por ciento entre enero y mayo de 2016.

En este lapso, estos dos sectores produjeron 58.692 toneladas métricas finas de concentrados de zinc; el total de la explotación de este mineral al presente año es de 194.243 TM por tanto representa un 30,2 por ciento del total explotado en el período de referencia.

Respecto a la producción de concentrado de plata, 154 de un total de 581 toneladas métricas finas son producidas por la minería chica y cooperativas, lo que representa un 26,5 por ciento del total del país.

En cuanto a los concentrados de plomo, entre enero y mayo de 2016, la minería chica y cooperativas produjeron 7.177 toneladas métricas finas de un total de 36.696, un 19,6 por ciento del total.

Basándose en estos porcentajes, el INE señaló que el aporte de la actividad de la minería chica y cooperativas al PIB, en los cinco primeros meses de 2016, fue de 2,2 por ciento.

 

 

(Visited 178 times, 28 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here