El portal de la Minería

Compiten acereras coreanas, japonesas y mexicanas por mercado nacional

0 5

México.- Las firmas acereras mexicanas enfrentan en su propio territorio una invasión de productores asiáticos que decidieron tomar México como cabeza de playa para surtir la creciente demanda acerera de las armadoras automotrices instaladas en el país, las cuales exportan gran parte de su producción a los Estados Unidos (EUA).

La razón para ello es la gran cantidad de acuerdos comerciales con países de todo el mundo que hicieron que México se convirtiera en uno de los líderes mundiales en la industria automotriz, haciendo a su vez que el mercado de acero mexicano se convirtiera en un objetivo codiciado para productores nacionales e internacionales.

Entre las empresas asiáticas que compiten por el mercado siderúrgico mexicano destaca Posco, de Corea del Sur, quien fue la primera en invertir en grande en México, al establecer un centro de procesamiento de metal en 2007.

Dos años después instaló líneas de galvanizado continuo, cuya producción de láminas de acero está destinada a la fabricación de automóviles.

Cuando apenas otros fabricantes de acero asiáticos empezaban a invertir en México, Posco puso a trabajar dos instalaciones más de galvanizado continuo, cinco centros de procesamiento, y un centro de servicio técnico, el cual brinda servicio a Nissan, Honda, Mazda, Volkswagen, y Ford.

Hace dos años Nippon Steel & Sumitomo Metal, la mayor acerera japonesa ingresó también a México con una empresa conjunta con ArcelorMittal, la mayor siderúrgica del mundo, comprando una planta a gran escala en México.

El contragolpe coreano estuvo a cargo de Hyundai Steel, quien construyó un centro de servicios de acero en México, el cual comenzará a operar en las próximas semanas, y cuya producción de acero laminado en frío surtirá a Kia Motors de México para la fabricación de 400,000 vehículos al año.

A la contraofensiva coreana le sucedió una contra jugada japonesa, quien hace apenas unas semanas informó que su segunda mayor siderúrgica JFE Steel formará una firma conjunta con la estadounidense Nucor, para fabricar 400,000 toneladas de láminas de acero para uso automotriz a partir de 2019, cuya inversión ronda en los $270 millones de dólares.

Uno de los participantes mexicanos, AHMSA, abrió fuego en esta batalla por el mercado acerero nacional apenas la semana al inaugurar su nueva planta de normalizado de placa de acero, en la cual invirtieron recursos propios por $140 millones de dólares.

Dicha planta forma parte del programa de inversión en “productos de alto valor agregado” de la empresa, razón por la cual fue desarrollada por Primetals Technologies, una firma resultado de la asociación Siemens Vai Metals Trechnologies y Mitsubishi Hitachi Metals Machinery.

La Planta de Normalizado tiene capacidad en su primera etapa para procesar 350,000 toneladas anuales de acero, y al concluir la segunda etapa alcanzará una capacidad total de 700,000 toneladas.

En cierta manera contrario a la tendencia de las firmas japonesas y coreanas que buscan abastecer la industria automotriz, AHMSA compite ahora en el mercado acerero de la industria pesada, pues la placa normalizada se utiliza en la fabricación de carros tanque de ferrocarril, embarcaciones marinas, componentes de calderas, plataformas marinas, equipo pesado, torres eólicas y grandes recipientes a presión, que para su fabricación utilizaban acero importado.

En esta carrera tripartita (productores acereros de México, Corea y Japón) por mayores participaciones en el mercado acerero nacional la gran industria ganadora es sin duda la automotriz.

Sin embargo, este conjunto de circunstancias potencialmente da lugar a lo que algunos analistas de la industria llaman “un enfrentamiento de fijación de precios”.

La industria siderúrgica mexicana, cuya producción abastece al sector automotriz, es apreciado como una de las más prometedoras para productores de Corea del Sur y Japón que compiten con México en el sector.

Se espera que el resultado del concurso entre los dos países asiáticos y de las principales siderúrgicas de México asegure un mayor crecimiento para la producción de acero mexicano y de su uso, así como menores precios para los consumidores del metal.

Reportacero

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.