El portal de la Minería

Las tendencias del cobre y el mineral de hierro podrían revivir el interés de Glencore en Rio Tinto

0 36

El acuerdo minero más grande y complejo que jamás se haya concebido podría reducirse a una simple proporción: el precio del cobre contra el precio del mineral de hierro.

Glencore GLNCY +1.07% PLC, el gigante minero suizo, poseedor de enormes activos de cobre, propuso el año pasado una fusión de casi US$150.000 millones con Rio Tinto RIO +1.92% PLC, uno de los mayores productores de mineral de hierro del mundo. Glencore anunció el 7 de octubre que Rio rechazó su oferta, lo cual activó una moratoria de seis meses bajo la ley británica antes de cualquier otro acercamiento.

Esa pausa obligada termina el martes, abriendo potencialmente la puerta a más negociaciones. Las dos mineras nunca han revelado públicamente los términos potenciales del acuerdo y los ejecutivos de Rio no han alentado nuevas negociaciones.

No obstante, dos factores han jugado a favor de Glencore y podrían alentar un acuerdo que crearía a la mayor minera del mundo y le daría a los inversionistas exposición a todos los grandes commodities.

Las acciones de Glencore han subido más de 15% desde mediados de enero, cuando tocaron brevemente su nivel más bajo desde que la compañía salió a bolsa debido a un declive en los precios del cobre, mientras que las de Rio han bajado 3%.

Una razón importante de la divergencia es que los precios del mineral de hierro han continuado su largo declive desde los US$190 la tonelada que alcanzaron en 2011, a US$50 la toneladas, su punto más bajo en 10 años. Mientras tanto, los precios del cobre se han recuperado en cerca de 5% a poco más de US$6.000 la tonelada en el último mes.

Expertos de la industria tampoco esperan ver una pronta recuperación en el precio del mineral de hierro, uno der los principales ingredientes del acero. Caroline Bain, economista de commodities de Capital Economics Ltd. en Londres, predijo el mes pasado que los precios del mineral de hierro probablemente alcancen US$45 la tonelada a fin de año, a medida que los grandes excedentes de mineral de hierro continúan inundando el mercado y la demanda china se reduce.

Tales declives han sido impulsados por el incremento incesante en la producción de mineral de hierro por parte de Rio Tinto y sus competidores como BHP Billiton Ltd. BHP +0.45% y Vale SA VALE +4.30% . Si no se reduce la producción, los precios podrían continuar en picada, dicen los analistas.

El presidente ejecutivo de Rio Tinto, Sam Walsh ha indicado en repetidas ocasiones que no está interesado en un acuerdo con Glencore. En un evento en Londres en febrero, Walsh dijo que la fusión “no va a ocurrir”, indicando que Glencore no puede pagar un precio lo suficientemente alto.

Las acciones de Glencore han perdido cerca de un cuarto de su valor desde julio pasado, cuando su presidente ejecutivo, Ivan Glasenberg, hizo una llamada al presidente de la junta de Rio Tinto Jan du Plessis para discutir una posible fusión. Ya que Glencore tendría que ofrecer acciones como parte del acuerdo, las cuentas se han hecho mucho más complicadas para Glasenberg.

Glencore también está muy expuesta al precio del cobre, el cual ha caído por razones similares a las del mineral de hierro. Además, cualquier acuerdo enfrentaría el estricto escrutinio de las autoridades antimonopolio del Reino Unido y Australia, donde tiene su sede Rio Tinto.

Uno de los principales obstáculos para Glencore es su balance cargado de deuda. Glencore tenía US$30.500 millones en deuda neta a finales de 2014, frente a los US$12.500 millones de deuda de Rio Tinto. Eso ubica la proporción de apalancamiento de Glencore, la deuda neta dividida por la suma de la deuda y de los valores totales, en cerca de 40%, casi el doble que la de Rio Tinto.

Eso pondría un límite sobre cuánta deuda puede asumir Glencore para financiar una oferta por Rio Tinto. Más deuda podría amenazar su calificación de deuda, poniendo presión sobre su brazo de corretaje, el cual depende del apalancamiento para alimentar sus operaciones.

La mayor incógnita es China. La compañía estatal Chinalco ACH +1.02% es el accionista más grande de Rio Tinto, pero ha visto cómo el valor de su participación de 9,8% en la compañía se ha reducido a la mitad desde que hizo la inversión en 2008. En 2009, Rio rechazó una oferta de Chinalco para doblar su participación, lo cual le habría dado un asiento en la junta de Rio Tinto.

Esos factores han alimentado tensiones con Chinalco, lo que podría hacer que Beijing piense en un nuevo liderazgo en Rio Tinto, dijo Michael Komesaroff, analista de tendencias de China y recursos naturales.

The Wall Street Journal

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.