En los últimos años, especialmente a partir de 2011 bajo la gestión del presidente Ollanta Humala -que dejará el poder el 28 de julio- se han paralizado o retrasado una decena de proyectos mineros, con inversiones por 21.500 millones de dólares, según un informe del Instituto Peruano de Economía (IPE).

La mayoría de ellos son de extracción de cobre, oro y plata, minerales de los cuales Perú es uno de los diez mayores productores mundiales. Y la minería es un sector que representa casi el 10% de su PIB.

El proyecto Conga en Cajamarca (norte) -de Newmont y la local Buenaventura- y el Tía María en Arequipa (sur) -de Southern Copper- son dos casos emblemáticos, donde hubo enfrentamientos con la policía y civiles muertos.

Las comunidades se oponen a esas iniciativas porque temen daños a sus cultivos y sus aguas, sobre todo por la minería en cabecera de cuenca, allí donde los ríos nacen, en este caso en los Andes, y donde abundan los minerales.

Keiko Fujimori, favorita para ganar las elecciones, y su rival Pedro Pablo Kuczynski, son ambos favorables a la inversión minera, bien vistos por los mercados aunque no tanto por los dirigentes campesinos.

“De ambos candidatos no esperamos nada, en la medida que ellos son defensores del modelo”, dijo a la AFP el presidente del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, Wilfredo Saavedra.

“Quien vaya a gobernar el país tendrá que respetar la voluntad popular. No a la minería en cabecera de cuenca, no a la minería extractivista a cielo abierto y la protección del ecosistema”, agregó.

Según la Defensoría del Pueblo, a abril de 2016, de 145 conflictos socioambientales registrados, 91 están relacionados al sector minero. Y suman 69 los muertos en protestas desde 2011.

AFP

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here