Poner en marcha una mina que extraiga materiales de la superficie lunar o de un asteroide podría ser más barato de lo que hasta ahora se pensaba, según un estudio realizado por científicos de la NASA y ejecutivos de varias compañías.

Tomemos como ejemplo el presupuesto de una misión minera a Ceres, un planeta situado ente Júpiter y Marte con menos de mil kilómetros de diámetro. Se calcula que por unos 27 mil millones se podrían costear los 10 cohetes necesarios para poner en el espacio todo el equipamiento necesario, extraer metales y agua, e incluso construir una estación orbital que sirva para procesar los minerales.

Los investigadores creen que hay una manera incluso más barata de obtener minerales en el espacio. Por menos de lo que cuestan 50 kilómetros de ave, unos 500 millones de dólares, se podría capturar un asteroide y trocerarlo.

Estos presupuestos son el resultado de un proyecto realizado por estudiantes de empresariales de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, en colaboración con la agencia espacial estadounidense.

Más barato que licuar gas

Para hacerse una idea de la factibilidad del proyecto, basta con compararlo con alguna instalación minera en la Tierra, como una planta de gas natural licuado que Chevron está construyendo en Australia y cuyo coste total se espera que ascienda a 54 mil millones de dólares.

Claro que el siguiente paso para poner en marcha la primera mina en el espacio sería convencer a los inversores. Y ellos harían la siguiente pregunta: ¿para qué querría yo pagar por extraer metales que ya tengo en la Tierra?

Y ahí está la clave de todo el proyecto, porque lo que se propone no es sacar minerales de Ceres para traerlos a su planeta. La idea es que sirvan como materia prima para la construcción, in situ, de naves espaciales.

Eso permitiría ahorrar centenares de miles de millones de dólares en las dos partes más costosas del viaje espacial. A saber: escapar de la gravedad terrestre primero, y volver a entrar en la atmósfera y aterrizar en el punto deseado después.

“Si encuentras oro ahí fuera, déjalo donde está”, advierten desde una de las compañías que quieren ser las primeras en perforar en el espacio, Deep Space Industries.

“Hay toda una economía que construir allí arriba, y los materiales para hacerlo están también ahí”, añaden.

Otras de las empresas que ya han comenzado a dar sus primeros pasos en la minería espacial es Planetary Resources, que está financiada nada menos que por los fundadores de Google Larry Page y Eric Schmidt, y que presionan para conseguir que las compañías privadas puedan explotar recursos en el espacio.

Claro que el mercado tiene aún que nacer, y lo hará de la mano de los numerosos proyectos de colonización de la Luna o Marte. “No es un negocio para obtener rentabilidad aún, pero lo será en los próximos 20 o 30 años”, concluye Jeff Coulton, uno de los autores del estudio.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here