Los precios del oro retrocedieron este jueves por primera vez en cuatro sesiones pues el dólar recuperaba fuerzas a la espera de la publicación de datos económicos clave de Estados Unidos previstos para el transcurso de la jornada.

En lo relativo a la división Comex del New York Mercantile Exchange, los futuros sobre oro para entrega en agosto se negociaron a 1.183,30 durante la mañana de la jornada de negociación en Europa, con un retroceso del 0,28% o 3,30 USD.

El oro se situó durante la jornada anterior en 1.177,60 USD por onza troy, su cota más alta del 3 de junio, para después cerrar la jornada en 1.186,60 USD. Era posible que los precios encontraran un soporte en 1.168,50 USD por onza troy, su mínimo del 8 de junio, y una resistencia en 1.195,60 USD por onza troy, su máximo del 3 de junio.

Los inversores aguardaban la publicación de los datos de Estados Unidos sobre ventas minoristas y solicitudes de ayudas por desempleo, previstos para el transcurso de la jornada, para conocer más indicios sobre el estado de la economía y acerca de cuándo subirán los tipos de interés.

El índice dólar, que sigue la evolución de esta moneda con respecto a una cesta de otras seis divisas principales, avanzó este jueves un 0,45% hasta 95,02, apartándose de los mínimos registrados durante la noche en 94,30.

Por otra parte, en el Comex, la plata para entrega en julio se dejó un 0,5% o 7,9 centavos para negociarse a 15,88 USD por onza troy.

En cuanto al resto del comercio de metales, el cobre para entrega en julio se desplomó un 1,39% o 3,8 centavos para negociarse a 2,709 USD por libra tras la publicación de una tanda de datos económicos de China, que resultaron según lo previsto.

Según datos oficiales publicados este jueves en China, la producción industrial aumentó a una tasa anualizada del 6,1%, superando por poco las expectativas que apuntaban a un aumento del 6,0% tras el del 5,9% registrado el mes anterior.

Según otro informe, la inversión en activos fijos no cumplió con las expectativas, lo que indicaba que China tiene que tomar medidas para evitar una mayor ralentización de la economía.

La economía china registró su menor tasa de crecimiento de los últimos seis años durante el primer trimestre, avivando los rumores de que los responsables de la política monetaria tendrán que implementar más medidas de expansión cuantitativa para activar la economía ante los deslucidos datos sobre crecimiento.

Desde noviembre, el Banco Popular de China ha implementado una serie de medidas de estímulo, incluyendo tres bajadas de los tipos y dos recortes de los requisitos de reservas para los bancos centrales, con el fin de impulsar la actividad económica y activar el crecimiento.

El Gigante Asiático es el mayor consumidor de cobre del mundo y concentra casi el 40% del consumo mundial.

Reuters

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here