La Ley de Fomento Minero del 7 de mayo de 1813 fue el primer incentivo estatal, concreto, a esta actividad. Por eso esta industria festeja hoy en todo el país.

En el marco de esta celebración, el director de Minería de la provincia, Carlos Portilla, señaló que la principal expectativa es que la producción de minerales industriales “se posicione cada vez con mayor presencia, de la mano del sector hidrocarburífero”.

La Dirección Provincial de Minería finalizará la estadística minera 2014 a fin de mes. No obstante, desde el organismo se informó que actualmente en Neuquén el sector depende casi exclusivamente de la producción de minerales industriales y de tercera categoría, que crecieron un 60 por ciento el año pasado en la zona del corredor Añelo-Neuquén. La actividad metalífera es escasa, ya que la principal explotación (Andacollo y Huinganco) está paralizada, a la espera de inversiones.

La producción de minerales industriales, ubicados en su mayoría en el centro de la provincia, deriva en distintas industrias que los utilizan, por ejemplo, en lodos de inyección, cemento, cales agrícolas y de construcción.

En 2014 este sector tuvo una producción de 680.000 toneladas, empleando 480 personas en forma directa y 1800 en total. Al respecto, Portilla explicó: “Si bien los emprendimientos de este tipo no inciden en la economía provincial y nacional, como sí lo hacen los metalíferos, no es menos cierto que el proceso de industrialización de los mismos genera un importante número de puestos laborales, además del valor agregado que logra incluirse en la materia prima”.

A su vez, el directivo ponderó los resultados de la modificación de la tasa de transporte minero realizada en 2010 para incentivar la producción local. “Se aplicó a los minerales que se comercializan crudos al exterior, para desalentar tal proceso e incentivar la instalación de fábricas en la provincia”.

En Neuquén, el 90 por ciento de la producción es a cielo abierto. Para el funcionario, este concepto tiene mala prensa porque toma como patrón los casos en los que se causa un gran impacto ambiental para extraer un volumen pequeño de metales. Sin embargo, para Portilla no todos los casos siguen ese ejemplo. Agregó que a diferencia de las explotaciones subterráneas, bajo esta modalidad se producen menos accidentes laborales. Además, aseguró que la actividad en la provincia se desarrolla en el marco de la minería moderna, “teniendo al medioambiente como eje central de las operaciones y como el bien a preservar y remediar”, finalizada la explotación. Así se habilitan aquellas operaciones con impactos ambientales positivos mayores a los negativos.

La fiesta queda para octubre
Aunque todos los años se venía realizando la Fiesta Provincial de la Producción Minera por el Día Nacional de la Minería, esta vez la comisión organizadora trasladó el evento hacia fines de octubre, para que coincida con el Día del Trabajador Minero. La idea no es superponer las celebraciones ni opacar el festejo original, sino aprovechar la oportunidad para que el minero y su familia tengan más participación en una fiesta que es de toda la industria.

El gran desafío de potenciar la actividad
Frente al dilema “minería sí, minería no”, Daniel Montamat en su libro Minería y desarrollo propone una alternativa intermedia para aprovechar el potencial minero argentino. Según el ex ministro de Energía, la Argentina puede posicionarse en la próxima década entre los diez primeros productores de oro y plata del mundo y ocupar el decimosegundo lugar en cobre. El país posee el tercer reservorio mundial de litio y es el cuarto productor luego de Australia, China y Chile. La idea es promover la actividad teniendo en cuenta el medioambiente, agregar valor al producto, generar empleo y mejorar la distribución de la renta en beneficio de las localidades productoras.

Im Neuquen

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here