Más de mil empleos y una inversión de 27 millones de euros para mejoras sociales y proyectos de desarrollo territorial. Éstos son algunos de los datos que el Ayuntamiento de Aznalcóllar ha reclamado en los últimos meses para saber el impacto que la empresa que ha ganado el concurso para explotar la mina, abandonada desde la catástrofe ambiental de hace 17 años, tendrá en la zona. Tras la adjudicación, se empleará a unas 200 personas en la investigación y unas 1.100 en la puesta en marcha. Durante sus 19 años empleará directamente a 476 personas. Y las labores de seguimiento de la clausura ocuparán un total de 18 personas durante cinco años.

El proyecto México-Minorbis, liderado por Grupo México y por la andaluza Magtel, contempla que la mayor parte del abastecimiento energético del complejo minero sea a través de fuentes de energías renovables. Según un extracto del proyecto, consultado por Europa Press, está previsto que se inviertan 304,6 millones de euros, de los que 111,6 millones se destinarán a plantas industriales; 53,4 a minería, 46,5 a capital de sostenimiento; 39,4 a contingencias; 24,9 a plan de restauración y vigilancia ambiental; 21,5 a ingeniería y 7,1 al plan de investigación.

Además, está previsto que se extraigan 2,7 millones de toneladas de material -cobre, plomo y cinc- al año, durante un periodo de 19 años, hasta 2037. El proyecto recuerda la aportación de empresas expertas en el ámbito como Ayesa, Golder Associates, CRS Ingeniería, Fundación Migres, AT Clave, BlacktoGreen Consulting, Scypi o Mintec, entre otras.

Asimismo, dicho proyecto ganador contempla, dentro de la faceta medioambiental, el establecimiento de un centro de recuperación de especies, además de un Plan Integral de Restauración, avalado por centros universitarios y científicos, que, en un período de 20 años, “evitará las huellas futuras de la actividad minera”. Para ello, empleará un sistema “innovador” de reforestación mediante tecnosoles, donde “el agua en superficie discurre por la pendiente diseñada a tal efecto, siendo recogida y conducida”, de manera que “el agua de escorrentía irá mejorando paulatinamente su calidad hasta alcanzar niveles óptimos”.

El proyecto de México-Minorbis contempla “el fomento del emprendimiento y desarrollo de la economía comarcal”, mediante acciones de agricultura y ganadería ecológicas, turismo especializado y desarrollo de energías renovables para abastecer el complejo minero. Se pretende dar continuidad al corredor ecológico del Guadiamar e implementar un centro de recuperación de especies.

En materia laboral, el proyecto contempla la creacion de 476 empleos directos -337 para minería, 99 para la planta y 40 para el área de administración y dirección-, y 700 empleos indirectos e inducidos y contempla un Plan Integral de Formación Profesional y para la Empleabilidad, además de acciones de I+D de la mano de centros universitarios y científicos.

Al parecer, el modelo de mina es el de una mina subterránea, bajo el concepto de burbuja “con las más altas exigencias técnicas y medioambientales”, que además contempla “neutralización y encapsulado de residuos”, además de “gestión de residuos en seco”. Este modelo permitirá suprimir los impactos ambientales y paisajísticos. Posee un sistema de explotación corte y relleno, con el relleno de cámaras con pasta cementada con propiedades estructurales que permite “volver a depositar en la mina, de donde salieron para extraerles los metales con interés económico, más del 50% de dichos materiales para rellenar las cámaras; y extraer la práctica totalidad del recurso, dejando menos de un cinco por ciento sin explotar”. Los estériles restantes de planta se introducen en la corta para el encapsulamiento de los residuos ya existentes, así como para su posterior relleno parcial, de forma que “al final de la vida de la mina, se podrá restaurar definitivamente la corta”.

No obstante, el sindicato CCOO pidió formalmente este lunes a la Junta de Andalucía una reunión para conocer los detalles del proyecto. “Las premisas recogidas son bastante aceptables, aunque seguiremos vigilantes”, añadieron las fuentes del sindicato, que indicó que “si alguien conoce alguna irregularidad, que lo denuncie”.

La polémica surgió este lunes de nuevo tras denunciar el coordinador de IU-CA, Antonio Maíllo, la “opacidad y falta” de transparencia en la adjudicación. La empresa andaluza Magtel, adjudicataria en consorcio, desmintió cualquier vinculación con ex altos cargos de la Junta a raíz de este procedimiento, como se sugirió desde IU, y la Junta criticó que se quiera sembrar dudas sobre el proyecto.

Emerita Resources presenta el recurso

La sociedad Emerita Resources, la otra empresa que ha concurrido al concurso internacional minero de Aznalcóllar, ha presentado un recurso especial en materia de contratación contra la resolución de la mesa de contratación del pasado 20 de febrero, pidiendo la suspensión de dicho acto administrativo, que se saldó con la adjudicación de la actividad de explotación a la otra sociedad en liza, el grupo México-Minorbis. Ya el pasado viernes, la empresa minera canadiense Emerita calificaba de “lamentable” la resolución del concurso internacional y criticaba la “parodia de transparencia” en la que se ha desarrollado el acto de transmisión pública de la decisión de contratación.

Diario de Sevilla

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here