Zactecas, Zazcatecas.- El director general de operaciones de Goldcorp México, Tomás Iturriaga informó que, a pesar de los nuevos impuestos y el conflicto con algunos ejidatarios de Mazapil, continuarán las inversiones millonarias en la mina Peñasquito, así como las exploraciones en el semidesierto zacatecano.

En entrevista, dijo a El Sol de Zacatecas que este año se invertirán 200 millones de dólares en los proyectos de eficiencia y de capital requeridos para sostener los altos niveles de producción de la mina de oro a cielo abierto más grande de México, misma que el año pasado produjo 404 mil onzas de oro.

“Peñasquito ya está trabajando a su capacidad, sin embargo seguimos invirtiendo, es nuestro compromiso con México y con el estado de Zacatecas”, declaró al destacar que esta es la mina más importante de la empresa canadiense en el país.

Señaló que este esfuerzo permitirá mantener los 3 mil 200 empleos directos, de los cuales, el 80 por ciento pertenece a trabajadores zacatecanos. Agregó que indirectamente, en proveeduría y servicios, se generan otros 9 mil empleos.

Sobre Camino Rojo -uno de los proyectos más ambiciosos en la minería del país para la extracción de plata y oro ubicado también en Mazapil- dio a conocer que sigue en fase de exploración y estudios de viabilidad, para los cuales se invertirán 85 millones de dólares tan sólo en el 2014.

EL IMPACTO DE LOS NUEVOS IMPUESTOS

“Lógicamente que la entrada de nuevos impuestos en la minería obliga a todas las empresas a ser mucho más precavidas y tener mucha más cautela antes de autorizar las inversiones en México”, reconoció.

Explicó que con los últimos gravámenes la tasa efectiva del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para la minería sería de 40 por ciento, “que ya es bastante elevada”.

De acuerdo a los cálculos dados a conocer por Tomás Iturriaga, si se suman otros pagos obligatorios de las mineras como los derechos sobre concesiones, sobre uso de agua y prediales, dicha tasa impositiva real para la minería se estima entre el 50 y el 60 por ciento.

Precisó que tan sólo en el 2012 Peñasquito pagó alrededor de dos mil 400 millones de pesos por concepto de ISR: “Con todo y esto, seguimos comprometidos con la minería mexicana y con la minería de Zacatecas, prueba de ello es el proyecto Camino Rojo”.

Para el director del Goldcorp México, “la parte positiva” del impuesto adicional a la minería, es que gran parte de los fondos adicionales se usarán en obras de impacto para el estado y para los municipios donde operan las empresas.

De igual forma expresó su deseo de, en conjunto con los gobiernos estatales y municipales, “ser parte activa en los comités que se integrarán para la administración de esos fondos (…) y que ese impuesto adicional efectivamente se transforme en beneficios para las comunidades que nos reciben y que nos acogen”.

OPTIMISMO EN CONFLICTO CON EJIDATARIOS

“Hay en específico algún conflicto con un ejido, pero es focal, es un asunto específico de uno de los ejidos y nosotros continuamos abiertos a buscar una buena solución, para que tanto la compañía como el ejido puedan tener un buen acuerdo dentro del marco jurídico del país benéfico de ambas partes”, declaró el empresario.

Reconoció que la operación de Peñasquito “se pone en riesgo en la medida que no se pudiera lograr un acuerdo” pero insistió en que actualmente la empresa continúa abierta y con optimismo de que termine el problema con resultados positivos tanto para la empresa como para los ejidatarios.

“En lo general nos sentimos bien recibidos en la región, con la gran mayoría de nuestras comunidades tenemos una comunicación sana, una comunicación abierta y una relación positiva de mutua confianza”, opinó.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

Mediante los programas de responsabilidad social corporativa, en el periodo 2008 -2013 Goldcorp aportó 27 millones de dólares para cerca de 60 iniciativas sociales con un impacto favorable en nueve mil 500 habitantes de las comunidades aledañas a las diversas operaciones mineras. Los rubros principales de dichos programas han sido: infraestructura social, salud y educación.

Para potencializar las capacidades de las comunidades de Mazapil, se han impulsado proyectos productivos para microempresarios en producción de textiles, artesanías de madera de mezquite y programas de ecoturismo.

Otro ejemplo de este impulso -dijo- es la decisión de comprar a micro empresas familiares de la región todo el pan que los miles de trabajadores consumen en los comedores industriales.

En el tema de la educación recordó la inversión de dos millones de dólares hecha para establecer un Conalep y un albergue para los estudiantes foráneos; de dicho plantel ya egresaron dos generaciones cuyos integrantes pueden ser “reclutados” para actividades específicas de Peñasquito.

IMPACTO ECOLÓGICO

Tomás Iturriaga negó que por ser una mina a cielo abierto sea mayor el daño al entorno: “Es un impacto más visual que negativo… pero bueno”.

Afirmó que se trabaja arduamente para seguir cumpliendo todos los estándares de gestión ambiental, no sólo de las instancias mexicanas sino los estándares de calidad mundial.

Se cuenta con certificaciones de Industria limpia del gobierno federal, de manejo seguro del cianuro, y se cumple con “la iniciativa global mundial de reportes” que transparenta toda la información de las operaciones mineras.

Agregó que en Peñasquito se tiene un vivero con capacidad de 5 millones de especímenes de flora regional y la Unidad de Manejo Ambiental para el cuidado venado cola blanca, especie endémica de la región.

Fuente: El Sol de Zacatecas

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here