Minería en línea
El portal de la Minería

Odyssey sigue adelante con proyecto de fondos marinos en México

0

Odyssey Marine Exploration, con sede en Estados Unidos, no ha renunciado a sus intenciones de seguir adelante con un proyecto de minería de fosfato en el lecho marino en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de México, a pesar de que se rechazaron dos permisos.

La empresa con sede en Florida, a través de su filial mexicana Exploraciones Oceánicas, apunta a dragar arenas fosfatadas de uno de los mayores depósitos de fertilizantes del continente americano.

El activo, ubicado a 40km de la costa del Pacífico de Baja California Sur, contiene 588 millones de toneladas de mineral de fosfato, lo que lo coloca por delante de otros importantes depósitos ubicados en Brasil y Perú, dijo la empresa.

El Ministerio de Medio Ambiente de México rechazó en 2016 y 2018 las solicitudes de permisos ambientales de la empresa para el proyecto. En ese momento, dijo que el desarrollo planteaba riesgos para las especies de la zona, incluidas ballenas, delfines, orcas, leones marinos, aves y tortugas marinas.

La compañía llevó el caso a un panel de arbitraje binacional, ya que reclama una compensación de $ 3.5 mil millones por daños bajo el Capítulo XI del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Al publicar los resultados del segundo trimestre , Odyssey dijo que continuó trabajando a través de canales diplomáticos para resolver la disputa mientras su equipo legal avanza en dos procesos separados.

“Seguimos trabajando de buena fe con la administración actual para alcanzar un resultado mutuamente beneficioso para el proyecto”, dijo el director ejecutivo Mark Gordon.

“Si bien tenemos la esperanza de que se llegue a un acuerdo, debemos continuar con nuestro reclamo del TLCAN contra México para proteger los derechos de nuestros accionistas”, señaló Gordon.

Odyssey cree que el proyecto es esencial para la soberanía alimentaria de México, ya que reduciría la dependencia del país de las importaciones de fertilizantes.

Exploraciones Oceánicas.

La empresa tiene como objetivo extraer fosfato del lecho marino mediante dragado submarino. La tecnología, dice la compañía, tiene un riesgo mínimo para los hábitats acuáticos y se ha utilizado a nivel mundial durante más de 30 años.

El proceso de extracción es mecánico, lo que significa que no utiliza productos químicos. Solo las conchas, el material de gran tamaño y las partículas finas se devuelven al lecho marino, dijo Odyssey.

La compañía también argumentó que el área objetivo admite una baja biodiversidad en comparación con las aguas cercanas más profundas y menos profundas.

Nódulos del fondo marino

La extracción del lecho marino abre una gran fuente de metales clave necesarios para la energía limpia. Sin embargo, los expertos advierten que no se deben otorgar licencias hasta que se lleve a cabo una evaluación completa de los posibles impactos ambientales de los proyectos.

Un informe encargado por el Panel de alto nivel para una economía oceánica sostenible (Ocean Panel), publicado en junio , recomendó un enfoque de precaución para la minería en aguas profundas. De lo contrario, creen que la actividad probablemente causaría daños irreversibles a los ecosistemas acuáticos globales.

El principal objetivo de las empresas que planean explotar bajo el agua son los nódulos polimetálicos. Estas pequeñas rocas, que se encuentran en una capa poco profunda de barro en el lecho marino, son ricas en cobalto, níquel, cobre, manganeso y tierras raras.

Los científicos y exploradores también han identificado costras ricas en cobalto, ubicadas a menos profundidad que los nódulos y sulfatos.

Las profundidades marinas representan más de la mitad de la superficie del mundo. Significa que sus riquezas minerales son varias veces más altas que las que se encuentran en todas las reservas terrestres combinadas, según muestran los datos del Servicio Geológico de Estados Unidos.

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.