Minería en línea
El portal de la Minería

Robo a Penmont es recordatorio de los riesgos que corre la minería en México

0

Un robo a mano armada de oro y plata que se transportaban desde una mina de Fresnillo sirvió como un inoportuno recordatorio de los riesgos de seguridad que enfrentan las mineras en México.

Los delincuentes asaltaron un camión de seguridad que viajaba desde la operación Noche Buena, en el estado de Sonora, y se apropiaron de una barra doré con un valor estimado de entre US$6mn y US$8mn en una de las redadas más grandes de su tipo en los últimos años.

Tres guardias de seguridad resultaron heridos en el incidente ocurrido en la carretera Caborca-Sonoyta el viernes 8 de noviembre.

Fresnillo no emitió comentarios. La compañía está asegurada contra pérdidas, informó la filial Minera Penmont en un comunicado.

Ola de robos

Si bien no todos los incidentes se informan de manera pública, el robo parece ser el mayor desde 2015, cuando asaltantes armados robaron concentrado que contenía 7.000oz de oro de la mina El Gallo, de McEwen Mining, en el estado de Sinaloa, por un valor de aproximadamente US$8,4mn en ese momento.

El mismo año, Agnico Eagle Mines y Fresnillo (en la foto) también se vieron afectadas por robos.

Más recientemente, Excellon Resources y Telson Mining informaron este año haber sido víctimas de pandillas que interceptaron camiones para robar concentrados.

Aumento de las preocupaciones

La seguridad es una preocupación clave para las mineras de México, pues las operaciones están vulnerables a robos, amenazas y extorsiones debido a su ubicación en áreas a menudo aisladas en estados que patrullan poderosos y violentos carteles de droga.

El robo se produce en medio de un aumento de la preocupación por la seguridad en la anárquica zona norte de México y la aparente incapacidad de las autoridades para controlar la situación.

Nueve miembros de una familia mormona –principalmente niños y todos ciudadanos estadounidenses– fueron asesinados por un cartel criminal organizado en la frontera Sonora-Chihuahua a principios de noviembre.

El incidente se produjo un mes después del arresto fallido de Ovidio Guzmán, hijo del exlíder del cartel de Sinaloa, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, en Culiacán. Las fuerzas de seguridad finalmente se vieron obligadas a liberar a Ovidio después de un violento levantamiento de los miembros del cartel.

Si bien hay una aceptación dentro de la administración de AMLO de la escala de los riesgos que representan para las mineras –sin ir más lejos, el subsecretario de Minería, Francisco Quiroga, afirmó que el factor principal detrás de la caída de la producción minera en mayo es la falta de seguridad– la liberación de Ovidio ha puesto en tela de juicio la disposición y capacidad del presidente Andrés Manuel López Obrador para enfrentar el crimen organizado.

Es poco probable que el otro objetivo principal del gobierno en su lucha contra los carteles de la droga –combatir la pobreza como una de las causas fundamentales del crimen– arroje frutos en el corto plazo.

Bnamericas

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete al Boletín Minero

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias sobre la minería

Te has inscrito, revisa la confirmación en tu correo electrónico.