Minería en línea
El portal de la Minería

Amenaza a acereras nueva ley ambiental

0
Amenaza a acereras nueva ley ambiental
Evalúa esta publicación

México.- Una nueva amenaza enfrenta la industria siderúrgica nacional de aprobarse una legislación ambiental que está en discusión en la Cámara de Diputados que le restaría competitividad, advirtieron líderes del sector.

La legislación para implementar un mercado obligatorio de bonos verdes, que se suma a otras medidas ambientales, elevaría los costos de producción de varias industrias, entre ellas la siderúrgica lo que sacaría del mercado al acero mexicano frente los países contra los que compite, alertó Guillermo Vogel, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero).

Ésta consiste en la implementación de límites de emisiones de gases contaminantes al medio ambiente, conocidas como huella de carbono, a las compañías y que aquellas que los rebasen recurran a la compra de bonos verdes, es decir, el porcentaje de emisiones de empresas que no alcanzan ese límite y que lo pueden vender.

Por separado, Salvador Quesada, director de la Canacero, dijo que la medida ya está en discusión en la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, por lo que tienen la preocupación de que sea aprobada incluso en la presente semana.

Al inaugurar el 58 Congreso Latinoamericano del Acero, Vogel expuso que México se comprometió en el Acuerdo de París a una reducción de 22 por ciento en sus emisiones de gases de efecto invernadero.

“Lo anterior está generando fuertes debates sobre la implementación de un mercado de emisiones aplicable principalmente al sector industrial, lo que afectaría la competitividad”.

Calificó de ilógica la medida cuando México apenas contribuye con el 1.3 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero frente a un 1.9 por ciento del promedio que tiene el mundo.

Señaló que además el País tuvo muy poco aumento de sus emisiones contaminantes en los últimos 10 años y menores a las de países con los que compite la industria siderúrgica.

“Bajo cualquier métrica, México tiene una baja huella de carbono y la industria nacional tiene un profundo cuidado al medio ambiente.

“Simplemente no compartimos la estrategia definida anteriormente por el impuesto al carbón, los Certificados de Energía Limpia (CELs) y ahora por el potencial mercado de emisiones de bonos”.

Consideró que la nueva medida no mejoraría los niveles de emisiones industriales, por lo que tendría sólo un impacto recaudatorio.

En el caso del impuesto a los combustibles fósiles ?que entró en vigor en el 2014?, ejemplificó Vogel, tan sólo en lo que va del 2017 ya recaudó mil millones de dólares, mientras aumentan los costos de la aplicación de CELs.

“Estos recursos en lugar de pagarse al fisco, que sean utilizados por la industria para mejorar sus estructuras de emisiones a través de compromisos voluntarios de inversión, con resultados tangibles y metas preestablecidas”, sostuvo.

La Secretaría de Energía estableció en el 2015 una obligación de que al menos el 5 por ciento del consumo de energía de grandes consumidores y suministradores eléctricos sea con fuentes limpias, a través de la compra de CELs, a partir del 2018.

Mayor déficit

Vogel dijo que otra de las preocupaciones de la industria es que a agosto pasado, las importaciones de productos siderúrgicos aumentaron 14 por ciento, a 10 millones de toneladas, mientras que las exportaciones sumaron apenas 5 millones de toneladas provocando un déficit 10 por ciento mayor al del mismo mes del 2016.

Destacó que aun cuando en septiembre el sector anunció inversiones por 2 mil 100 millones de dólares hacia el 2020 y no dependen del TLC, un 88 por ciento de las exportaciones van a esa región.

“Los sectores privados de los tres países compartimos una misma visión de las bases que deben someterse a este proceso”.

Añadió que el consumo aparente de acero en México cerrará en el 2017 en 29.8 millones, cifra récord en México, mientras que la producción alcanzaría 20.4 millones, un alza de 8.6 por ciento más.

Pero las importaciones siguen al alza y la industria sólo utiliza un 68 por ciento de su capacidad.

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.