La energía convertida en melodía fue un buen incentivo para que unos artistas mexicanos encontraran en el magnetismo de un meteorito cerca de 3,3 toneladas de música, un nuevo aporte a la historia de estos cuerpos procedentes del espacio exterior.

El magnetismo “detona fuentes sonoras previamente asignadas que constituyen una experiencia sonora que tiene que ver con su historia y su memoria”, añadió la artista Marcela Armas, responsable del proyecto de arte sonoro denominado ‘Sideral’.

La música que proviene de este experimento se expone en el Museo Ex Teresa Arte Actual, ubicado en Ciudad de México, que es el lugar que aguarda el meteorito hasta este domingo 23 de octubre. Además, el sonido resultante halla su inspiración en el pueblo indígena rarámuri de Chihuahua, lugar donde fue encontrado.

Los principales metales componentes del elemento son el hierro y el níquel. Además, presenta diferentes oquedades formadas a su ingreso a la atmósfera y muestra una forma similar a la de dos pirámides unidas por su base.

“El objetivo era hacer una lectura del campo magnético de un meteorito, entendido desde nuestra perspectiva como la lectura de una memoria, de la historia de una roca que viajó por el universo, el sistema solar y que llegó a nuestro planeta”, indicó Armas en la presentación del meteorito.

El meteorito fue descubierto en el siglo XVII cerca de la ciudad mexicana de Jiménez. A finales del XIX fue trasladado a la capital del país, según la publicación del canal ‘Telesur’ basada en los datos del científico del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México Daniel Flores.

Norteamérica

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here