El 19 de julio de 2016, una subsidiaria de la compañía suiza Glencore International Plc (Glencore) presentó una notificación de arbitraje en contra del Estado Boliviano por la supuesta existencia de una controversia relativa a la reversión de las plantas de fundición de estaño y antimonio del complejo metalúrgico Vinto y la planta Vinto Antimonio, además de la recuperación del control del centro minero de Colquiri por parte del Estado.

La reversión de las plantas de fundición de estaño y antimonio fueron efectuadas por parte del gobierno nacional con el Complejo Metalúrgico Vinto en febrero de 2007, mientras que en mayo de 2010 fue revertida la planta de Antimonio Vinto.

Asimismo, en junio de 2012 se dispuso que la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) asuma el control del centro minero Colquiri.

Estos tres activos, dos empresas estratégicas dedicadas a la fundición de estaño/antimonio y una mina estannífera, fueron enajenados durante el periodo de gobiernos neoliberales. Tal enajenación, sostiene la Procuraduría, se realizó durante el gobierno del exdictador Hugo Banzer Suárez, a favor de empresas de propiedad o en sociedad con la Compañía Minera del Sur S.A. (Comsur), cuyo accionista más notorio fue el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

Las licitaciones de las plantas de fundición de estaño/antimonio y el arrendamiento de la mina de Colquiri fueron realizadas en circunstancias sumamente dudosas, señala.

La Procuraduría denuncia que la planta de fundición fue vendida en al menos un 90% por debajo de su costo real. A su vez, en la planta de Vinto Antimonio no sólo no se efectuaron las inversiones comprometidas, sino que ésta fue mantenida en completa inactividad y en franco proceso de desmantelamiento.

Sumado a esto, en el caso de Colquiri se produjo un conflicto social por responsabilidad de la empresa que terminó cobrando una vida humana.

Todos estos obscuros aspectos, entre otros, llevaron al Estado a “tomar la decisión de recuperar los activos, en el marco del interés público y el beneficio social. Todas las acciones que tomó el Estado fueron respetando la seguridad jurídica y el derecho internacional”.

Llama la atención, agrega, que la adquisición del paquete accionario de Comsur (hoy Sinchi Wayra S.A.) por parte de Glencore, según ésta compañía de nacionalidad Suiza, “se haya realizado justo cuando el actual Gobierno, a la cabeza del presidente Evo Morales, iniciaba el proceso de recuperación de los recursos naturales, las empresas estratégicas y el patrimonio del Estado, y anunciaba la reversión de la planta de fundición de estaño en Vinto. Adicionalmente, Glencore ha esperado por casi 10 años para el inicio del arbitraje a través de una de sus subsidiarias”.

Es notable además, dice la Procuraduría, que, no obstante las supuestas controversias, “Glencore ha continuado trabajando en Bolivia, bajo un marco de absoluta certeza y seguridad jurídica”

El 2 de julio de 2013, el presidente en Ejercicio, Álvaro García Linera, promulgó la Ley N° 386, mediante la que se aprobó el Contrato de Asociación suscrito entre Comibol y Sinchi Wayra S.A., para el desarrollo e implementación de operaciones mineras en las minas de Bolívar y Porco, ubicadas en los departamentos de Oruro y Potosí.

En el presente caso, apunta, la Procuraduría General del Estado “asumirá la defensa y representación jurídica del Estado boliviano, desnudando una serie de posibles irregularidades en la subasta, venta y posterior transferencia de los activos del Estado. De conformidad con las reglas de procedimiento, el Estado boliviano deberá presentar su respuesta a la Notificación de Arbitraje hasta el 18 de agosto del año en curso”.

Bolivia, basándose en una extensa prueba documental, “hará referencia y ampliará todos los aspectos mencionados durante la sustanciación del procedimiento arbitral, en caso de que el mismo prospere”.

Por lo general, señala, los tribunales arbitrales son reacios a conocer las demandas de empresas subsidiarias, cuyas inversiones son de propiedad de una compañía matriz que tiene una nacionalidad distinta a la del Tratado Bilateral de protección de Inversiones que invocan.

Asimismo, “resulta inverosímil la presentación de esta demanda arbitral ya que el Estado Boliviano ha llevado durante varios años negociaciones con la empresa, las cuales fueron abruptamente interrumpidas por la solicitud de arbitraje”.

Glencore International Plc es una empresa productora y comercializadora de materias primas, que cotiza en las bolsas de Londres y Hong Kong, con sede en la ciudad de Baar, Confederación Suiza. Tiene actividades a nivel mundial en la producción, procesamiento, refinación, transporte, almacenamiento, financiamiento y provisión de metales y minerales, productos de energía y agrícolas.

Correo Del Sur

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here