Argentina.- El Gobierno Nacional se propuso destrabar en su actual gestión más de 40 proyectos mineros de mediana y gran escala con la intención de que se pongan en marcha antes del final de su mandato, como una medida para generar inversiones y nuevas fuentes de empleo en todo el país. Entre ellos se encuentra Navidad, ubicado en la Meseta chubutense, cuyo proyecto de factibilidad se encuentra en manos de Nación y de Provincia, lo cual significa que solo depende de la decisión política gubernamental para comenzar a ser explotado.

En ese sentido, la reciente visita del ministro Bergman a la región, y su explícito apoyo a la actividad minera, enviaron claras señales de las expectativas de la Nación respecto al tema. En efecto, el titular de la cartera de Ambiente fue categórico al señalar que “para este Gobierno, la minería es una política de estado”, y reclamó un debate amplio sobre el tema. Tales afirmaciones cobrar un impacto significativo en una provincia en la que la actividad continúa paralizada, de cara a un contexto en el que otros estados provinciales vienen tomando medidas para impulsar la actividad, tales los casos de Salta, Mendoza, o las vecinas Río Negro y Neuquén.

Tanto desde Nación como de sectores vinculados a la industria en la provincia del Chubut, Navidad -la mayor reserva de plata en el mundo sin explotación- generará miles de puestos de trabajo de manera directa e indirecta, en una zona que se encuentra con un “cuello de botella” en cuanto a lo productivo, ya que la ganadería no termina de recuperarse luego de la sequía de los últimos años y los efectos nocivos que produjo la ceniza del volcán chileno Puyehue, que erupcionó en 2011.

Proyecto Navidad

Tanto desde la empresa Pan American Silver, la propietaria del proyecto, como desde las cámaras mineras locales, se viene explicando públicamente que Navidad no utilizará cianuro ni reservas de agua potable para su explotación, dos de los mitos generados en torno de la actividad que son temores expresados por los sectores antimineros.

En este contexto, y de acuerdo con lo consignado por el diario La Nación, según los números que maneja la Secretaría de Minería, a cargo de Daniel Meilán, los proyectos mineros con un grado de avance importante, pero demorados o frenados en el último tiempo, podrían destrabar inversiones por 20.000 millones de dólares para producir oro, plata, cobre, potasio y litio.

A fines del año pasado, Macri dio la orden de avanzar en gestiones para allanar el camino. Desde ese momento el titular de Minería intentó convertirse en un articulador que habla con funcionarios de otros países, ejecutivos de compañías multinacionales y gobernadores con vistas a facilitar la llegada de inversiones.

Entre los proyectos que están en la lista de Nación para comenzar su explotación se encuentra Potasio Río Colorado, cuyo proyecto original implicaba un desembolso de 6.400 millones de dólares, del que ya se hizo una parte sustancial y actualmente está paralizado.

Antes de dar la orden prominera, Macri hizo un trabajo de alto costo político: eliminó las retenciones a las exportaciones del sector, que se sumó al levantamiento del cepo cambiario y la luz verde para enviar utilidades al exterior.

Atraer inversiones

La oposición y sectores ambientalistas cuestionaron que la primera de esas decisiones favoreció a “grupos concentrados” de la economía. Para defender la decisión, una planilla que circula en el Gobierno muestra que el costo fiscal de la eliminación de retenciones fue de 128 millones dólares, pero permitió un incremento de exportaciones por 1.325 millones de dólares debido a la extensión de la vida útil de los proyectos en marcha.

Además, después de varios años de precios bajos, el mercado internacional comenzó a darle mejores señales. Tras el Brexit, los inversores más conservadores corrieron a refugiarse en el oro, que elevó su precio a los 1.350 dólares la onza. Se trata de un recurso bien esparcido en el subsuelo sanjuanino.

 

El Diario

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here