Siguenos en nuestras Redes Sociales

.:: Minería en Línea ::.

Los puntos clave de la política minera del Gobierno

Gobierno

Los puntos clave de la política minera del Gobierno

Argentina.- Este miércoles se inicia la apuesta del Ejecutivo provincial para delinear una política minera antes de fin de año. Se trata de un “Espacio de Diálogo”, que en la Secretaría de Minería se encargan de aclarar que no equivale a una nueva mesa minera, sino de un trabajo que apunta a tener claro de qué forma se desarrollará la actividad en la provincia, en todas sus categorías.

Si pensamos en las claves que busca “atacar” el Gobierno provincial para definir su política, hay una cuestión fundamental que diferencia éste de otros intentos de acercar posiciones respecto a la minería y es precisamente que no buscará consensos o acuerdos.

Emilio Guiñazú, secretario de Energía y Minería, el hombre detrás de este intento de fijar la política minera para la administración de Cornejo, señaló: “Seguramente las conclusiones que lleguemos después de este trabajo deje conforme a todo el mundo. Nosotros ni siquiera estamos buscando el consenso, porque el tema está tan manoseado que desde el momento que se plantee un acuerdo o consenso, entran en una posición defensiva y patean al fondo la pelota”.

De esta manera, lo que se busca es que no se impongan posiciones, sino que sea el Estado el que defina su política escuchando las voces que corresponden. “Esto lo han hecho algo de miedo versus hambre, lo ambiental versus económico, pero así seguramente no se llega a ningún punto de acuerdo. El Gobierno va a terminar definiendo la política de Estado y de ninguna manera podemos evadir la visión de que nos cabe”.

Desde ese punto de vista, el cambio es importante respecto del último intento, la “Mesa de Diálogo Minero”, la cual fue financiada por las empresas del sector, pero que no tuvo mayor impacto y terminó con dos proyectos estrellados en la Legislatura, Hierro Indio y Cerro Amarillo.

La consultora y los facilitadores

Para el trabajo que comenzará mañana se trabajará con una consultora a cargo de Marita Abraham, especialista en temas de comunicación y diálogo, quien se encargará con su equipo de “facilitadores” para que se realicen las reuniones de trabajo.

En el primer encuentro participarán alrededor de 350 personas, las que representan a sectores ambientalistas, cámaras mineras, universidades, entes de gobierno, sindicatos, colegios profesionales, entre otros. En la primera ocasión la convocatoria es abierta. Luego, se trabajará en la apertura de inscripciones para los distintos temas que se tratarán de manera particular.

Todos los trabajos serán públicos y se colgarán en su sitio web del “Espacio de Diálogo”, para garantizar la transparencia. Dentro de este proceso se sacarán conclusiones y se prestará asesoría para que todos los que participen de ponencias cuenten con las mismas herramientas y estándares mínimos que se establecerá para cada escenario de trabajo.

Respecto al costo, Guiñazú dijo que no se quiere referir a ese tema, porque hay personas que no lo saben interpretar. Sin embargo, aclaró que el financiamiento “sale del presupuesto de la subsecretaria. No le estamos pidiendo plata a nadie.”.

Los grises de la 7.722 y los proyectos que permite

El primer desafío que buscan en el Ejecutivo es “demostrar que en esta provincia aún se puede dialogar”, cuestión compleja, tanto así que saben que se corre el riesgo que algunos sectores se manifiesten en las calles o no se acoplen a los formatos de trabajo que ofrecerán.

Un punto fundamental que explica Guiñazú, es que no se trata de un espacio para debatir las leyes vigentes, pero sí terminar con los grises que tienen. “Siempre va a haber gente a favor y gente en contra. Tenemos una serie de leyes y no estamos abriendo un debate sobre las leyes”.

En el tema particular de la Ley 7.722, explicó: “Define lo que no se puede hacer, pero no lo que sí se puede hacer y deja muchos grises. Entonces lo importante es definir lo que sí se puede hacer”.

Terminar con el discurso “naif” del agua

Otro de los puntos en que se hace hincapié a la hora de hablar del proceso que se iniciará mañana en el Angel Bustelo, es avanzar con discusiones técnica y filtrar los discursos que carezcan de argumento y sustento. En relación a ese tema, Guiñazú señaló: “Es la discusión que tenemos que tener de una vez y de forma madura. Cuando hablemos de agua que salgamos de la discusión de que el agua es vida. Claro que el agua es vida, porque la necesitamos para tomarla, para producir y muchas cosas más”.

Con respecto al enfoque que apunta el Gobierno, el secretario de Minería, indicó: “Por lo que voy a decir mucha gente me critica. El agua es un insumo para que la vida se mantenga y para la creación de riquezas. Pensarlo de otra manera es muy naif”.

Al respecto, Guiñazú agregó: “No nos quedemos en el discurso que el agua es vida y no tiene precio. Todo lo que no tiene precio no se le da valor y el agua tiene un valor enorme. Entonces, tenemos que poder medir en qué, cómo y cuánto estamos usando. Hay sacarnos el discurso sentimentaloide y discutir el tema con seriedad. La “M” que más contamina no es la minería, es la miseria”.

La licencia social

Un término que se repite es la licencia social, pero a la hora de explicarlo nadie tiene muy claro cómo se mide y quién la entrega. Por el lado de la industria minera critican el término porque señalan que las leyes existen para fijar las pautas que deben seguir y no esperar que existan otras instancias.

Al ser consultado por ese término, Guiñazú apuntó a que será uno de los temas que él mismo propondrá en el “Espacio de Diálogo”. “Son las cosas que tenemos que discutir seriamente, sabiendo que vamos a escuchar gente que se va a exaltar. Todo tiene impacto ambiental y el objetivo es que el impacto sea menos que los beneficios económicos y sociales que brinda. Sea minería o lo que sea.

“Una de las comisiones que voy a proponer es que así como vamos a discutir temas legales, también definamos la “licencia social”. ¿Cuál es el proceso? ¿cómo se mide?¿cómo se comprueba?”, puntualizó el funcionario.

Las industrias de base

Una de las razones para avanzar con una política minera para la Provincia, es la posibilidad de avanzar con una nueva alternativa en la matriz productivas o las denominadas industrias base de Mendoza.

“Hoy la provincia está con un problema económico muy serio. Se incorporan al mercado laboral 12.000 y tenemos un déficit de 3.000 puestos de trabajo por año. Nada es suficiente si no apuntas a las industrias de base. La energía, el petrólero y la infraestructura son las que terminan moviendo la cadena completa”, dijo el secretario ministerial.

Guiñazú acusó la falta de políticas de estado en los últimos 10 años, lo que significa que no hubo ninguna visión estratégica respecto al desarrollo de sus potencialidades primarias. “No se ha vuelto a pensar en qué podemos hacer con Mendoza. Las industrias madres dependen de políticas de Estado porque en sus arranques son frágiles y necesitan tiempo para desarrollarse”.

“Supongamos que apuntamos a algo similar con la minería, la energía y los hidrocarburos, que son el pan con manteca. Después le metemos todo el turismo biotecnología y otras, pero con el pan con manteca sabemos que no nos vamos a morir”, puntualizó.

No se hablará de proyectos específicos

Aunque hay proyectos a la espera de las definiciones del Ejectivo, con San Jorge como uno de los primeros en la lista, desde la Secretaría de Minería descartaron que se vaya a llevar a las discusiones del “Espacio de diálogo”.

“Uno de los principales problemas que ha tenido la minería es hablar de los proyectos de manera individual. No quiero caer en eso, lo quiero discutir de manera general. Si no es así, en vez de hablar de política de Estado nos ponemos a discutir los intereses de fulano y de merengano”, recalcó Emilio Guiñazú.

Estructuras de control

Uno de los temas que en el Gobierno quieren priorizar en el trabajo con la consultora es la creación de las estructuras de control que se necesitan crear para trabajar con la minería en la provincia. “Hoy no las tenemos porque no tenemos la actividad y por lo tanto no están creadas y no tienen presupuesto. No vamos a dar un paso hasta que esté perfectamente resuelto”, dijo el impulsor del diálogo.

Pensando en el objetivo de eliminar “discursos sentimentales”, se escucharán todas las voces, pero apuntando a los argumentos sólidos, los que no lo sean, dicen, se irán diluyendo con el transcurso de los trabajados grupales.

Finalmente, según recalcó Guiñazú, a fin de año esperan tener lista la propuesta de política de Estado en el tema de minería, el cual debería darle una nueva cara a la actividad en sus tres categorías. Debe estar listo en esa fecha para que, dependiendo de lo que resulte del “espacio”, se pueda considerar dentro del presupuesto 2017.

mdzol

Comentarios

comments

Información

Clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más sobre Gobierno

Subir