España.- El Consejo de Gobierno ha aprobado la Estrategia Minera de Andalucía, que establece las bases de la política autonómica de apoyo a este sector hasta 2020. La nueva planificación, que sustituirá a la vigente desde 2010, aprovechará las perspectivas abiertas en los últimos años por el resurgimiento de la minería metálica, cuya creciente demanda vuelve a hacer rentable la investigación de yacimientos y la reapertura de antiguas explotaciones.

La estrategia se centrará en el respaldo de nuevos proyectos y en reforzar las medidas ya en marcha para garantizar la sostenibilidad ambiental, con cuatro grandes objetivos: el aprovechamiento del potencial minero andaluz; la mejora de los servicios públicos vinculados; la integración ambiental y puesta en valor de su patrimonio, y el desarrollo de un marco de relaciones laborales con especial atención a la seguridad y salud.

Los programas de apoyo al tejido empresarial se llevarán a cabo sobre todo en ámbitos como la innovación tecnológica, el desarrollo industrial, la eficiencia energética y el empleo de calidad.

En cuanto a los servicios públicos, el plan incluye medidas para agilizar e impulsar la gestión administrativa en los ámbitos competenciales de la comunidad autónoma, de acuerdo con el dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la minería no energética. En esta línea, la estrategia sienta las bases para la revisión, unificación y agilización de los procedimientos, así como para la reducción de los tiempos de respuesta a través del uso de las nuevas tecnologías.

El sector minero emplea en Andalucía a más de 17.000 personas y alcanza un Valor Añadido Bruto (VAB) de 1.423 millones de euros, lo que representa el 9,21 por ciento del valor industrial de la comunidad. Sus perspectivas están marcadas actualmente por la coexistencia de tres sectores con coyunturas diferenciadas: los áridos, afectados por la caída de la construcción y la obra pública; la roca ornamental, también en recesión pero con el recurso de la exportación para reactivar el mercado, y la minería metálica, cuyo auge se ve favorecido por el incremento de la demanda global y los avances tecnológicos.

En los últimos tres años la Junta ha sacado a concurso más de un millar de permisos mineros de investigación sobre una superficie que supera las 675.000 hectáreas. A finales de 2015, último ejercicio cerrado, el sector presentaba en Andalucía un total de 416 explotaciones en fase productiva, de las que 367 corresponden a la extracción de áridos, 42 a roca ornamental y siete al minero metálico.

SUBSECTORES

El subsector de roca ornamental obtuvo una facturación en 2014 de 572,45 millones, lo que supone un 34,6 por ciento más que en 2011 (el año más duro de la crisis). Cuenta con 128 empresas extractoras y artesanas y 42 canteras activas.

El empleo directo, con datos de 2015, asciende a 3.533 profesionales y el valor de las exportaciones alcanza los 327,57 millones de euros, lo que representa un aumento del 153 por ciento en los últimos cinco años.

Por su parte, el subsector de los áridos está presente en todas las provincias andaluzas, con explotaciones muy atomizadas. En 2015, había 367 canteras en el conjunto de la comunidad. La producción total para ese ejercicio superó los 39 millones de toneladas y alcanzó un valor global de 72 millones de euros. Este subsector emplea directamente a unos 2.000 profesionales.

Respecto a la minería metálica, sector que renació en 2009 con la entrada en producción de Aguas Teñidas y Cobre Las Cruces, tras casi una década de inactividad, cuenta con 10.000 profesionales y cuenta con seis yacimentos –Cobre Las Cruces, Aguas Teñidas, Riotinto, Sotiel Coronada, Magdalena y Aznalcóllar– y otro que lo hará en los próximos meses: Minas de Alquife (Granada).

 

EuropaPress

(Visited 2 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here