Chile.- Cuando la principal actividad económica del país y de la Región de Coquimbo registra un descenso en su crecimiento es una situación que preocupa, pues las repercusiones que esto acarrea son transversales. Por eso las palabras del presidente de la Sociedad Nacional de Minería (SONAMI), Alberto Salas, respecto de que se prevé un crecimiento cero para el rubro el 2016 despiertan inquietud en diversos sectores y, por supuesto, encienden las alertas.

El empleo, es la principal. De acuerdo a lo expresado por el timonel de la Sonami, a fines de 2012 eran 261 mil las persona que trabajaban en la minería, hoy llegan a 227 mil. Es decir, se han perdido 34 mil puestos de trabajo y de calidad. Solo el 2015 la pérdida de puestos de trabajo fue de 15 mil puestos de trabajo.

Lo que se espera para este año, dice Salas, es que se puedan tomar las medidas pertinentes para evitar más cierres de faenas y despidos de personal. El anuncio de aumentar el precio de sustentación realizado por la presidenta Michelle Bachelet le parece que es uno de los caminos, que permitirá resistir la crisis a las pequeñas mineras.

El panorama no es alentador y por ello la directiva en pleno de la Sonami se reunirá con las principales asociaciones mineras del país en La Serena.

-¿Cuáles son las proyecciones que tiene la Sonami para la actividad minera el 2016?
“Para el sector minero proyectamos para este 2016 un crecimiento nulo. Estimamos que la producción de cobre va a estar igual al 2015, es decir, 5 millones 800 mil toneladas. Esto porque algunas faenas aumentan la producción, pero otras la disminuyen y además ha habido paralizaciones y anuncios de disminución en la producción. Es una mala noticia, porque no vamos a aportar nada al PIB en este año”.

-Eso es más complicado en regiones como Coquimbo, que tienen una fuerte dependencia de esta actividad…

“El tema más relevante es que si bien la minería no es tan intensiva en mano de obra, en relación a otras actividades como la agricultura, genera tanto encadenamiento productivo, porque requiere bienes y servicios de muchas otras actividades, transporte, comercio, alojamiento, todo vive en función de los ingresos de la minería, entonces, cuando estos no crecen tampoco los otros sectores, ahí se verá un efecto sin duda”.

-Esto va a ser el 2016 ¿Se avizora alguna recuperación el 2017?

“Nosotros estamos pensando en precios entre 2,10 y 2,30 dólares la libra para el 2016, va a ser menos que el 2015, donde cerramos el año con un promedio de 2,50 dólares la libra. Ahora estamos 30 centavos menos y por supuesto que eso afecta a toda la industria y a lo que obliga es a que la tarea principal de todas las compañías mineras, pequeñas, medianas y grandes, sea controlar los costos, reduciéndolos lo más posible y aumentando la productividad para poder mantener los márgenes y seguir operando”.

-En este sentido, preocupa la disminución de puestos de trabajo. ¿Se prevé que puedan aumentar los despidos?

“Ya se ha hecho un ajuste grande, hoy en forma directa en las faenas hay trabajando 227 mil trabajadores, incluyendo contratistas y en el peak de la minería, que fue a fines de 2012, habían 261 mil. Es decir, se han perdido 34 mil puestos de trabajo que son además buenos puestos de trabajo, entonces esto afecta fuertemente. Solo el 2015 la pérdida de puestos de trabajo fue de 15 mil personas y esperamos que no haya más. Por eso, parte de lo que vamos a hacer con las pequeñas y medianas mineras es explicarles este anuncio que hizo la Presidenta de la sustentación de precios para la pequeña minería”.

-A juicio de la Sonami ¿Esta es una medida efectiva para amortiguar esta crisis?

“Absolutamente. Nosotros teníamos un decreto en que se le estaba dando a los productores hasta 30 centavos por baja del precio a largo plazo y ahora se hizo un modelo que es más dinámico, porque en la medida que el precio baja más, se les presta más. Por lo tanto, a 2,10 dólares la libra, que es lo que está hoy, la sustentación de precios va a ser 40 centavos, es decir, 10 centavos más de lo que había. Entonces, con 2,10 dólares la libra más 40 centavos quedamos en 2,50 dólares la libra. Con los tipos de cambio y como también han bajado un poco los costos por los insumos, el petróleo, nosotros esperamos que el promedio de la pequeña minería esté en ese orden de costos para no tener más paralizaciones”.

-Va a permitir resistir a las pequeñas mineras entonces…

“Así es, va a permitir resistir y nuestra preocupación ahora va a ser la mediana minería, que no tiene este apoyo. Hay que aclarar que este es un crédito, que se devuelve con intereses y se ha devuelto siempre, por eso lo hacen, porque es un buen mecanismo de mercado para evitar paralizaciones, pero es un crédito sectorial, se aplica a todo aquel que esté produciendo hoy, se pone más en la tarifa y luego, cuando sube el precio, se le recorta ese valor. Entonces, se asegura la cobranza”.

“Pero la mediana minería no tiene este apoyo, tiene algunos créditos directos de Enami, de hasta 10 centavos, pero con garantías e individuales, es otro formato, por lo que esperamos que le den recursos a la Enami, los suficientes para que también pueda prestarle plata en tarifa a los medianos mineros para que también superen esto, porque están como en el peor de los mundos, la gran minería tiene más espalda financiera, tiene más capacidades, pero la mediana está más complicada”.

-Además existe un compromiso del gobierno de que esta medida va a ser permanente, porque hasta ahora solo se aplicaba cuando había bajas importantes en los precios…

“Nosotros el año 2003, cuando se fue a vender Ventanas a Codelco, que era de Enami, pedimos una política de Estado de fomento a la pequeña y mediana minería que incluía la sustentación de precios con una ley. Al final no fue una ley y se hizo un Decreto Supremo. Eso se ha ido modificando en distintos gobiernos, pero ahora parte importante del anuncio que hizo la Presidenta es que va a ser una ley y ya cuando es ley no depende de una persona, se aplica y se define un fondo de sustentación para que existan los recursos para esto”.

-En materia de inversión ¿Se van a ver afectados muchos proyectos que serán detenidos?

“Lo que tenemos en general es que hace uno o dos años atrás teníamos una carpeta de 115 mil millones de dólares para construir en los próximos 10 años y eso yo creo que ha caído a cerca de la tercera parte, o sea, se han retenido o revisado o están en revisión un sinnúmero de proyectos, más de la mitad está detenido. Eso tiene que ver con dos factores, uno es el factor de mercado, que es la baja de precio, pero que no es lo más relevante, porque los proyectos mineros son de muy largo plazo, por lo tanto el precio de hoy es coyuntural. Pero todo este tema de reformas que ha impulsado el gobierno ha generado un clima de incertidumbre sobre muchos aspectos que hacen que el inversionista esté más cauto. De hecho, desde hace dos años que la inversión está detenida”.

-¿Ahí se podría agregar un tercer factor, el de la llamada judicialización que han tenido muchas iniciativas?

“Si, también eso es efectivo y hemos estado trabajando para ver de qué manera le damos más certeza jurídica a los permisos, de manera que cuando los obtengan tengan la seguridad de que puede operar y no que se ponga a construir con ese permiso y después tiene una demanda o un recurso de protección y la justicia le paraliza la obra. Ahí hay temas que hacer y tienen que ver con la modernidad del Estado, tiene que ver con la productividad, son otros temas que importan. Pero hoy anuncios de todo tipo de reformas, incluyendo constitucional, para la minería hace que se le abran espacios mayores de incertidumbre y se frenen las inversiones”.

-En la región hay un caso emblemático que es el de minera Los Pelambres y la comunidad de Caimanes. ¿Esa es una mala señal en el sentido de que era un proyecto que ya estaba operando y que además se habló de paralizar?

“Sí, pero lo que yo entiendo es que hay un gran trabajo de la empresa con las comunidades, de una mirada colaborativa a largo plazo y que se están llegando a acuerdos que van a permitir darle estabilidad operacional a Pelambres y le van a dar tranquilidad y desarrollo a las comunidades, más allá de los permisos que siempre los tuvo Pelambres”.

-Por otro lado está el proyecto Dominga, que está en la recta final ya para optar a la probación de EIA. ¿Sería una buena señal que se diera el vamos a un proyecto como este?

“Todo lo que sea mejorar todo el sistema regulatorio, que los permisos se den lo más rápido posible, sin saltarse las normas sino que ser más ágiles en poder dar señales al inversionista de que interesa esa inversión, es positivo. Tenemos todos los temas de energía entremedio, hay un sinnúmero de variables que han jugado en contra de la inversión”.

El Día

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here