Inicio » Países y Regiones » Economía chilena crecería solo 1,6% en 2016 si el cobre no se recupera

Economía chilena crecería solo 1,6% en 2016 si el cobre no se recupera

Para aumentar el crecimiento es clave la eficiencia, dice Pablo Correa, economista jefe de la entidad. Apunta a la movilidad y a reducir fricciones en el mercado laboral.

Con las políticas fiscal y monetaria menos expansivas y un menor precio del cobre, el economista jefe del Banco Santander, Pablo Correa, ve difícil que en 2016 la economía pueda crecer en torno a 2% como es previsible que cierre este año.

“En caso de no recuperarse el precio del cobre, podríamos ver un crecimiento de 1,6% del PIB”, dijo el economista al presentar el informe “Visión 2016: ante la incertidumbre, consensos”, elaborado por el área de Estudios y Políticas Públicas.

Sin embargo, Correa ve lejana la posibilidad de una recesión en Chile, señalando que las expectativas tocaron fondo aunque se estabilizaron en un nivel pesimista mientras que el consumo tiene un crecimiento inercial, estable, pero plano. “Vemos poco espacio para que los bienes durables aumenten su consumo significativamente. El empuje debería venir principalmente por parte de los servicios”, expone el documento. También prevé una menor inversión para los próximos años por las débiles perspectivas de la economía y del precio del cobre.

El informe prevé que el Banco Central mantendrá en 3,25% la tasa de interés de política monetaria (TPM) en la reunión del 17 de diciembre, pero en 2016 cerrará en 3,75%, en comparación a una tasa de 4% que según Santander es el nivel neutral de esa variable en la economía chilena.

El diagnóstico es que el mayor crecimiento mundial esperado para el próximo año no se traducirá necesariamente a una mayor demanda externa de exportaciones chilenas.

“La dependencia de lo que ocurra en China y el precio del cobre nos deja en una posición endeble que se traduce en una caída de nuestros términos de intercambio”, señala el informe. Minería, industria y comercio van a tener un año difícil y el sector silvoagropecuario es el que presenta las mejores perspectivas de demanda y uno de los beneficiados con el tipo de cambio.

Las proyecciones de Santander apuntan a un crecimiento del PIB de 2% en 2016 y 2,2% en 2017, con un desempleo promedio de 7% y 6,8% respectivamente y una demanda interna que se expandirá 1,9% en 2016 y 2,2% en 2017. El precio del petróleo, en tanto, se ubicará en US$ 47 el barril Brent el próximo año y US$ 55 el año siguiente.

La tasa de desempleo que hasta ahora no da señales de aumento es algo que ha sorprendido, dijo Correa, quien lo atribuyó a que en 2014 hubo impulso del empleo fiscal y este año se sumó la mayor construcción habitacional por el cambio del IVA que regirá en 2016. Además, por un aspecto metodológico el comportamiento de los inactivos ha sido irregular.

“El menor impulso fiscal y un sector construcción menos dinámico auguran una menor creación de empleo futuro”.
PABLO CORREA
ECONOMISTA JEFE DEL BANCO SANTANDER

Comentarios

comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top