La crisis acerera del país, que podría dejar una pérdida de 11,000 empleos debido a la reducción de actividades en AHMSA, tiene su epicentro en Monclova y en toda la región del centro de Coahuila, en donde se registran ya despidos, afectaciones en servicios e incluso en consumo por la falta de liquidez.

En Coahuila hay 25,000 empleos que dependen del sector acero, de ellos AHMSA concentra 13,000 puestos en la región centro y el resto en la región carbonífera, y sólo 2,000 empleos se generan en sus filiales del resto del país.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación en el Centro de Coahuila, Antonio Álvarez, dijo que la situación “genera incertidumbre en el empresariado y se amplía el efecto en la cadena de producción, porque baja el trabajo y también la demanda de servicios” según una publicación de el economista.

Refirió que unas 30 empresas afiliadas al organismo han comenzado a salir de contratos con AHMSA y ya iniciaron con los despidos de personal.
La actividad de AHMSA y sus empresas tienen un peso fundamental en la economía local y conforman una cadena industrial, desde las minas de fierro, carbón y fundidoras hasta los transformadores de acero asentados en la zona, así como fabricantes de carros de ferrocarril, torres eólicas y estructuras, que demandarán menos servicios y por ende, se requerirá menos personal.

“Lo anterior provocará una espiral económica muy negativa. En el corto plazo, el impacto de las medidas de ajuste que realiza la industria acerera en Coahuila no será sólo para las personas que están siendo despedidas, sino para el resto de negocios que dependen de la cadena industrial y para la población en general, alertó el presidente del Consejo Consultivo de CMIC en Coahuila, Carlos Elizondo.

Agencias

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here