De Beers se prepara para poner fin a más de 125 años de historia de minería de diamantes con la venta de los últimos activos restantes que producen en Kimberley, la ciudad sudafricana que fue el centro de un frenesí de exploración en el siglo XIX.

La compañía, que dominó la industria del diamante por más de 100 años tanto en la minería como en la comercialización, busca un comprador para que se haga cargo de sus minas de Kimberley, mientras la empresa se centra en minas mucho más grandes en el sur de África.

La compañía, que se fundó en 1888 y ahora es propiedad con participación mayoritaria de Anglo American, todavía es la minera más grande por valor de su producción anual. Pero su dominio en la industria se erosionó por el crecimiento de la producción en Rusia, Canadá y otros países, y por la acción regulatoria contra su papel dominante en el suministro de piedras.

De Beers ya no excava el suelo de Kimberley en busca de diamantes, pero tiene años que recupera diamantes de la roca que se extrajo previamente conocida como relaves o residuos.

Se tiene previsto que esta operación termine en 2018, pero De Beers dijo el jueves que pondrá las operaciones en el mercado para ver si un comprador se interesa en extender su vida útil.

De Beers no dijo la cantidad en la que espera vender la mina, pero dijo que quiere llegar a un acuerdo “en cuestión de meses”. Kimberley produce alrededor de 720 mil quilates anuales, de la producción anual de De Beers de 32 millones de quilates.

The Financial Times Limited

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here