Luego de una evaluación técnica que duró dos semanas, la Empresa Minera Colquiri (EMC) concluyó ayer que el daño económico por la destrucción con explosivos en uno de sus ductos de aire comprimido, ocurrida el pasado 28 de mayo, asciende a 300.000 dólares.

“Los costos por mano de obra, la suspensión de operaciones y pérdidas de producción y reposición del material destruido ascienden a 300.000 dólares”, indicó el gerente de la estatal, David Moreira.

Explicó que dos explosiones provocaron la destrucción de 12 metros de un politubo de 10 pulgadas de diámetro que suministra oxígeno a la red principal del gigantesco yacimiento.

“Con ese atentado se ha perjudicado el trabajo normal y la producción de tres turnos”, remarcó el ejecutivo, señala una nota de prensa del Ministerio de Minería.

En su condición de afectada, la empresa Colquiri presentó la denuncia el mismo día del hecho ante el Ministerio Público y el fiscal de Quime, Elmer Laura, se hace cargo de las investigaciones.

Una serie de inspecciones oculares con la fuerza pública y militares permitió al Ministerio Público tipificar el hecho bajo los delitos penales de daño calificado, atentado contra la libertad de trabajo, instigación pública a delinquir, homicidio en grado de tentativa y daño a bienes del Estado y la riqueza nacional.

La pasada semana los trabajadores apuntaron a los mineros de la Cooperativa 26 de Febrero por el atentado que sufrieron.
En la minera Colquiri, ubicada en la provincia Inquisivi, operan 1.200 mineros que producen estaño, plata y zinc.

Página Siete

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here