Por 93 votos a favor y 1 abstención, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de resolución N° 301, que solicita a la Presidenta de la República una normativa que obligue y fomente la incorporación del uso de agua desalinizada de manera sustentable a aquellas mineras cuya extracción de agua exceda los 200 litros por segundo.

La iniciativa también apunta a la progresiva eliminación del uso de las mineras de afluentes subterráneos y superficiales, garantizando así la primacía del uso del agua dulce para el consumo humano, la pequeña agricultura y la mantención del caudal ecológico.

La iniciativa fue promovida por los diputados PC Daniel Núñez, Lautaro Carmona, Camila Vallejo, Guillermo Teillier y Hugo Gutiérrez, y el IC Sergio Aguiló.

Los legisladores señalan que un estudio de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) de 2012, indica que la gran minería utilizó 9190 litros por segundo en relaves y 1348 litros por segundo en hidrometalurgia.

El mayor consumo se da en las regiones con menor disponibilidad de agua. Así, la Región de Antofagasta extrae un 40% del agua fresca para la minería del cobre; y la Región de O’Higgins y la de Atacama alcanzan un 13% del total de agua fresca extraída.

Cochilco proyecta que este problema, lejos de moderarse, se irá agudizando. Para el 2025, el consumo total de agua aumentará en un 66% respecto al 2014, llegando a los 26,6 m3 por segundo.

Agregan los diputados que la minería constituye la principal actividad productiva del país, por lo tanto, “es necesario compatibilizar el desarrollo minero con consumo humano, el desarrollo de la pequeña agricultura y la sustentabilidad de acuíferos y cuencas”.

Asimismo, sostienen que “los procesos de desalinización pueden desarrollarse de manera sustentable y compatible con otras actividades productivas, como por ejemplo la pesca artesanal o el turismo, tratando y/o dando usos productivos a la salmuera que allí se genera”.

Pura Noticia

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here