“La matriz productiva de la Región Sur de Río Negro debe incluir a la minería en un sentido más amplio”, sostiene el geólogo Carlos Cuburu, quien tuvo una activa participación en el armado de la currícula de la Tecnicatura en Operaciones Mineras que comenzó a dictarse este año en el Instituto Técnico Superior de Jacobacci.

Esta nueva propuesta educativa, que tiene una matrícula cercana a los 100 alumnos, aborda los distintos aspectos de la minería y prepara a los futuros técnicos para afrontar los desafíos de esta industria en todos sus aspectos.

El profesional, quien transita desde hace más de 30 años la zona, afirma que el mosaico geológico-minero de Río Negro permite dar algunas señales del proceso histórico, la situación actual y la construcción hacia el futuro.

“Hace más de 70 años, reseña, algunos pioneros y visionarios ubicaron a Río Negro como la primera provincia productora de diatomitas y bentonitas, única productora nacional de hierro y de carbonato de sodio y entre las tres primeras productoras de yeso. A ello se le suma, y como un actor relevante, en el abastecimiento nacional de piedras lajas y pórfidos, caolines y arcillas, y con recursos significativos en fluorita, carbonatos y sulfatos y arenas de fractura, susceptibles de convertirse en valor cuando el mercado lo demande”.

El geólogo sostiene que “actualmente el sector minero en su conjunto, aporta diez de cada 100 dólares de exportaciones. Ello significa 2,5 veces más que la actividad y productos de la ganadería. En cuanto a la generación de empleo el sector minero-petrolero creció en el período 2003-2013, un 145 %, porcentaje notablemente superior al 30% conjunto del sector agrícola, ganadero y pesquero para ese lapso”.

En este sentido, desde la educación y comprensión de la nueva minería integral y sostenible, Cuburu admite que surgen un sinnúmero de preguntas, tales como “saber si serán posibles políticas públicas provinciales en esta industria donde priven la inclusión productiva, la atracción de capitales de riesgo, el derrame de oportunidades para generar empleo y riqueza, la diversidad de emprendimientos exploratorios o productivos con vistas a un mundo de fronteras abiertas”.

El profesional dice que parecen coincidir los estadistas, actores políticos locales y regionales, líderes de organizaciones intermedias “en que la matriz productiva de la Región Sur de Río Negro debe incluir a la minería en un sentido más amplio, menos prejuicioso y preconceptuoso hacia los minerales metálicos dispersos y los ya concentrados en yacimientos de factibilidades de oro y plata (Calcatreu) y plata-plomo (Navidad) en un territorio tan vasto como la meseta en donde Chubut y Río Negro confluyen en geografía”.

“Hay espacios suficientes para ordenar, compartir, convivir, realimentarse de las fortalezas y paliar las debilidades desde una perspectiva integral y sistémica, acotando los intereses en el marco de las incumbencias reales de una región o territorio y puedo afirmar sin temor a equivocarme, que florecerán oportunidades y desafíos que potenciarán integralmente al hombre de la meseta del norte patagónico. Desde allí el mentado desarrollo local no será una utopía. Rescato el pensamiento del sociólogo y filósofo polaco, Zygmunt Baumann que decía que había que pensar globalmente y actuar localmente”, remata.

Rionegro

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here