Minería en línea
El portal de la Minería

Van Pacific Rubiales y Alfa por Ronda Uno en México

0 8
Van Pacific Rubiales y Alfa por Ronda Uno en México
Evalúa esta publicación

El grupo mexicano Alfa y la canadiense Pacific Rubiales firmaron un acuerdo preliminar para establecer una empresa conjunta en México con una distribución accionaria de 50 y 50% para desarrollar proyectos energéticos en el país rumbo a la Ronda Uno de licitaciones petroleras.

El conglomerado regiomontano, que actualmente es el más grande productor de aluminio en el país, además de participar en el mercado del poliéster, alimentos y Tecnologías de la Información —mediante sus filiales Alpek (petroquímica), Newpek (energía), Nemak (automotriz), Sigma (alimentos) y Alestra (telecomunicaciones)—, informó a la Bolsa Mexicana de Valores que con esta nueva empresa conjunta pretenden elaborar estudios para realizar ofertas en activos de petróleo y gas de la Ronda Uno a licitarse en México en el 2015.

Además, buscarán la adquisición de contratos de servicios con miras a migrarlos a contratos de exploración y producción; con dicho acuerdo, Alfa y Pacific Rubiales identificarán, examinarán, evaluarán y conformarán la empresa conjunta antes de la primera ronda de licitación. La empresa quedará sujeta a las autorizaciones reglamentarias aplicables y a la determinación de la estructura de conjunta en virtud de un acuerdo definitivo, informó Alfa.

“Este acuerdo va en línea con nuestra estrategia de participar activamente en la industria de petróleo y gas en México, contribuyendo a elevar la competitividad de su sector industrial, al incrementar la disponibilidad de recursos energéticos”, aseguró Armando Garza Sada, presidente del Consejo de Administración de esta firma mexicana que en el 2013 tuvo ingresos por 203,534 millones de pesos.

Pacific Rubiales es responsable de la tercera parte de la producción de crudo en Colombia y concentra su actividad en este país sudamericano y en Perú.

Newpek, la filial explotadora de gas natural e hidrocarburos de Grupo Alfa, cuenta con 469 pozos, nueve plataformas y dos equipos de perforación hidráulica operando en la formación Eagle Ford del sur de Texas, donde extrae un promedio de 8,900 barriles de petróleo crudo equivalente, de los cuales 60% es crudo y líquidos y el resto, gas, según el último informe de la firma a la Bolsa Mexicana de Valores.

La competencia

Newpek es la primera mexicana que ya participa en el negocio integral de la exploración y producción petrolera por sí misma, y no como contratista, aunque existen otros competidores mexicanos experimentados, como Tabasco Oil Company, 70% propiedad de Grupo Carso y 30% de la mexicana Geoprocesados, que realiza exploración en dos campos colombianos; también está Coimsa, que como socio de Monclova Pirineos Gas realiza exploración y producción de dos campos en Tabasco, bajo contratos integrales de Pemex, que migrarán a contratos de utilidad compartida a una proporción de 90% del consorcio privado y 10% de la estatal; para la explotación de estos dos campos en Tabasco —Tierra Blanca y San Andrés—, Monclova Pirineos Gas se alió con Alfasid del Norte, filial de Alfa.

Finalmente están los contratistas de múltiples servicios, como Grupo Diavaz, que administra distintas etapas de exploración y producción en México bajo contratos de Pemex, así como Grupo México y Grupo R, que participan en la exploración y producción, principalmente con el arrendamiento de plataformas para Pemex.

Buscan asociaciones las empresas mexicanas

Uno de los principales proyectos que tienen las empresas mexicanas es darse a conocer en el mundo y conseguir alianzas importantes que les permitan construir asociaciones de largo plazo en el sector energético mexicano; actualmente hay empresas que no son muy conocidas en México pero tienen la capacidad de operar una refinería pero sin los socios adecuados no es posible hacerlo, explicó Erik Legorreta, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Petróleo (Amipe).

“La caída en los precios del petróleo no afecta el interés de las empresas petroleras, conocen cómo son los precios, porque éstas saben cómo es el mercado petrolero (…), hay interés”, dijo

En entrevista, el empresario explicó que la reforma energética permitirá la llegada de empresas extranjeras que necesitan el talento local de compañías que ya conocen el ecosistema mexicano, sin embargo, lo importante es construir redes de negocios lo suficientemente grandes que permitan a la IP nacional participar de los beneficios de las nuevas condiciones del sector.

“Los retos más importantes que hay con la reforma energética son el tiempo para su implementación y el clima de seguridad jurídica que requieren las inversiones que se van a llevar a cabo: que se cumplan los parámetros y plazos planteados y que se homologuen las oportunidades entre empresas nacionales y extranjeras”, declaró.

Legorreta dice que las empresas necesitan tener certidumbre frente al gran cambio de paradigma en donde las pymes, por ejemplo, necesitan fortalecerse con una política de promoción industrial en el que se promuevan los consorcios mexicanos para que puedan participar en las próximos licitaciones grandes.

“No tengo claro si la gente entendió ya el gran cambio que se ha dado y que el cambio que se está buscando se va a dar muy rápido y que si antes era un sector a la sombra de las grandes paraestatales esto ya no es así”, dijo. (Luis Carriles)

El Economista

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.