La minera polaca KGHM inauguró en el norte de Chile su mina de cobre Sierra Gorda, que controla junto al grupo japonés Sumitomo y que representa la mayor inversión de una firma de Polonia fuera de sus fronteras.

El acto de inauguración se realizó en las instalaciones de la mina, situada en pleno desierto de Atacama y a pocos kilómetros del pequeño municipio de Sierra Gorda, en la región de Antofagasta.

La actividad contó con la presencia de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, autoridades de los gobiernos de Polonia y Japón y los ejecutivos de KGHM y Sumitomo.

KGHM es la segunda mayor productora de cobre de Europa y adquirió el proyecto ya en desarrollo en 2012 como parte de la compra por algo más de 2.000 millones de euros (unos 2.520 millones de dólares) de la canadiense Quadra FNX (ahora KGHM International).

La polaca, que tiene al Estado del país centroeuropeo como principal accionista, controla el proyecto con un 55 % de la propiedad, mientras que la japonesa Sumitomo posee el 45 % restante.

Las operaciones de Sierra Gorda bajo el mando polaco empezaron en julio pasado, cuando la mina empezó a alimentar la planta procesadora con óxido de cobre.

Durante la primera etapa productiva, Sierra Gorda producirá cada año unas 120.000 toneladas de cobre, 50 millones de libras de molibdeno y 60.000 onzas de oro.

Dentro de unos cinco años la mina se ampliará y su capacidad productiva aumentará hasta 220.000 toneladas de cobre, 25.000 libras de molibdeno y 64.000 onzas de oro anuales durante la etapa de vida del yacimiento, que se estima en unos 23 años.

La presidenta de Chile dijo en su discurso que la inversión de KGHM es una muestra de la confianza que depositan en el país los inversionistas y de los “sólidos cimientos” de la economía chilena, que en el último año y medio se ha desacelerado.

“Quienes deciden invertir en Chile saben que además de nuestro gran potencial geológico y la infraestructura para insertarse en los mercados internacionales, tenemos algo fundamental para hacer negocios: una institucionalidad que funciona y que genera un entorno seguro para los inversores”, indicó.

El gerente general de Sierra Gorda, Maciej Sciazko, dijo a Efe que la inauguración de la mina, que es la primera gran aventura empresarial de una firma polaca en el extranjero, puede atraer otras inversiones del país europeo a Chile y otros países latinoamericanos.

“Queremos convertirnos en una plataforma para que otras empresas polacas vengan a invertir. Estamos animando otras compañías a dar el paso después de nosotros”, dijo el ejecutivo.

Y parece que esta idea no se quedará en palabras de buena voluntad, ya que en la delegación oficial polaca que asistió a la inauguración se encontraba la viceministra de Asuntos Exteriores, Katarzyna Kacperczyk, quien acompañó a un grupo de empresarios polacos de distintos sectores.

El presidente de la minera KGHM, Herbert Wirth, recordó la figura de Ignacio Domeyko, un geólogo y científico nacido en Polonia que pasó más de 50 años en Chile, donde se le considera el fundador de la minería en el país y que abogaba por un sector minero que, ante todo, respete los derechos de las personas.

“Este respeto incondicional por la gente, el diálogo constante con las comunidades locales y la postura responsable hacia el medio ambiente sirven como valores de fundación para el proyecto Sierra Gorda y son la fuente de su éxito espectacular”, sostuvo.

Wirth destacó además los avances tecnológicos de Sierra Gorda y su equipamiento, en especial, un sistema para operar con agua del mar procedente de una planta en la costa de Mejillones que llega a la planta a través de un acueducto de 142 kilómetros.

Por parte de las autoridades japonesas, el viceministro de Economía, Comercio e Industria del país asiático subrayó el aumento de la cooperación minera con Chile que se ha registrado en este último tiempo.

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here