Filtro de grafito es más eficiente y requiere ejercer menos presión sobre el agua procesada.

El acceso a agua potable se está convirtiendo en un creciente problema de seguridad global, pero también es un factor de riesgo para las industrias, a medida que las empresas compiten con los habitantes por un recurso que es clave para los procesos de producción.

Un ejemplo de ello es Australia, que debido a la severa sequía que enfrenta está construyendo plantas desalinizadoras de agua marina pese al elevado costo de este proceso. Sin embargo, LockHeed Martin, empresa conocida por construir aviones de guerra y misiles, podría haber encontrado la solución para los altos costos del proceso.

La empresa dice haber desarrollado una revolucionaria tecnología que mejora los filtros utilizados en las desalinización. La membrana de carbón tiene agujeros regulares con un tamaño de cerca de un nanometro (mil millonésimas de un metro) lo suficientemente grande para dejar pasar el agua pero bastante pequeños para bloquear las moléculas de sal del agua de mar.

Debido a esto, no hace falta ejercer tanta presión sobre el agua mientras atraviesa el filtro, lo que reduce drásticamente el consumo de energía de las plantas de tratamiento. “Es 500 veces más delgado que el mejor filtro del mercado y mil veces más fuerte”, afirmó a Bloomberg el ingeniero a cargo del desarrollo, John Stetson. “La energía y presión requerida en el proceso es aproximadamente 100 veces menor”.

Este avance puede ayudar a que los países de menores ingresos prescindan de instalar las sofisticadas y costosas bombas que son necesarias en las plantas que usan el proceso de desalinización llamado osmosis inversa.

Cerca de 300 millones de personas en China rural no tienen acceso a agua potable. Según el Banco Mundial a la actual tasa de crecimiento, la demanda mundial de agua excederá el suministro en 40% en 2030.

Para las industrias que son intensivas en consumo de agua, como la minería, la nueva tecnología podría permitirles aumentar sus márgenes, y sobre todo, reducir los conflictos con las poblaciones que habitan cerca de los yacimientos debido a las externalidades negativas de sus procesos y facilitar así la aprobación de permisos.

Desafío de producción

Lockheed todavía enfrenta numerosos desafíos para la fabricación de los filtros hechos de grafene, un material similar al grafito.

Trabajar con algo tan delgado sin rasgarlo es difícil, especialmente al aumentar la producción a un tamaño y escala necesaria.

Los ingenieros todavía están refinando el proceso. No se sabe si LockHeed Martin enfrenta competencia comercial en esta área, pero no es el único trabajando en esta tecnología.

El proceso de desalinización de agua se creó en 1950 en Medio Oriente. Entre 2001 y 2011 la capacidad mundial de plantas desalinizadoras se más que duplicó a 70,8 millones de metros cúbicos. Aunque los costos han caído desde US$ 3 por metro cúbico a menos de
US$ 1, eso todavía es alto para los márgenes de las empresas.

Fuente: df.cl

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here