Minería en línea
El portal de la Minería

El Presidente Calderón durante la XXIX Convención Internacional de Minería

0 0
El Presidente Calderón durante la XXIX Convención Internacional de Minería
Evalúa esta publicación

Acapulco, Gro., 26 de octubre de 2011. Video de la intervención del Presidente Calderón:

Versión estenográfica:

Qué tal.

Muy buenos días, muy buenas tardes ya, queridas amigas, queridos amigos.

Señor licenciado Ángel Aguirre Rivero, Gobernador del Estado de Guerrero. Muchas gracias por su hospitalidad.

Diputada Irma Lilia Garzón Bernal, Presidenta del Congreso del Estado.

Magistrado Jesús Martínez Garnelo, Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Guerrero.

Señor ingeniero Sergio Trelles Monge, Presidente de la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México. Muchas gracias por su invitación.

Doctor Manuel Añorve Baños, Presidente Municipal de Acapulco de Juárez.

Contador público Juan Antonio Hernández Venegas, Presidente de Grupo Autofin y de Mundo Imperial, donde nos encontramos.

Almirante Sergio Javier Lara Montellano, Comandante de esta Región Naval.

General Guillermo Moreno Serrano, Comandante de esta Región Militar.

Muy apreciados galardonados que hoy nos acompañan.

Ingeniero Vidal, miembro destacado de esta comunidad minera.

Distinguidos ingenieros, distinguidas ingenieras.

Señoras y señores.

Invitados especiales.

Amigas y amigos:

Me complace mucho el poderles acompañar en este bello Puerto de Acapulco, y les agradezco mucho la invitación para la Inauguración de esta XXIX Convención Internacional Minera, Acapulco 2011.

Antes de ello, antes de entrar a mi mensaje para ustedes, amigas y amigos mineros, quiero recalcar otro evento, otra cosa que está ocurriendo simultáneamente, que es, que este es el primer evento que se realiza en este magnífico Centro de Convenciones Mundo Imperial, que, también, en una ceremonia sencilla, pero llena de contenido, muy simbólica, acabamos de inaugurar, antes de este evento.

Así que quiero felicitar muy sinceramente a quienes han puesto su empeño en construir esto, que será, sin duda alguna, un polo atractivo, poderoso, para el Puerto de Acapulco, para el turismo, y el turismo de convenciones.

Al contador Juan Antonio Hernández. Muchas felicidades, contador. Y mucho éxito. Muchas felicidades por Mundo Imperial. Ojalá que tengamos muchos, muchos eventos como éste. La verdad, es que es muy importante, para Acapulco y para México.

Y, en honor a la verdad, amigas y amigos, este es un Centro de Convenciones de primerísimo nivel, un Centro de Convenciones que le hacía falta, no sólo a Acapulco, sino a México.

Venturosamente, somos un lugar muy atractivo para el turismo de convenciones, pero la infraestructura que contamos para tal propósito es, aún, insuficiente. De tal manera que, qué duda cabe, cuando se hace un esfuerzo como éste, por parte del sector privado, para dotar a nuestras ciudades de la infraestructura necesaria para atraer, como es en este caso, miles de turistas en cada ocasión, para nosotros es signo, desde luego, de reconocimiento y de orgullo.

En segundo lugar. Quiero reconocer, aquí, la presencia de un Gobernador comprometido con el sector, de un estado, desde luego, de los más productivos y de los más tradicionales en la minería; el Estado de Zacatecas, del Gobernador Miguel Alonso Reyes, aquí presente.

Y en tercer lugar. Amigas y amigos, hacer algunas reflexiones sobre la importancia que tiene la minería para el país.

Sé, y por eso me congratulo de asistir, que este es un foro privilegiado para que inversionistas, proveedores, funcionarios públicos y académicos nacionales e internacionales, intercambien experiencias sobre los avances tecnológicos y las mejores prácticas en el sector minero.

Así que, en nombre del pueblo y el Gobierno de México, a quienes vienen de otros países, de otras naciones a compartir sus experiencias, a conocer más del sector minero de México, a resolver, también, sus inquietudes, les doy la más cordial bienvenida.

A la gente que viene de Estados Unidos, de China, de Europa, de Canadá, que es nuestro principal inversionista extranjero en minas en el país. A todos ustedes, muy bienvenidos, De Chile, también.

Y aprovecho, también, a algunos delegados amigos de Chile, para un doble propósito:

En primer lugar. Felicitarles encarecidamente por ese ejemplo de temple, de coraje, de tesón y de ingeniería y técnica, ese portento de ingeniería que mostraron al mundo, precisamente, en el rescate de un número importante de mineros que estaban atrapados varias semanas, varios días, en las profundidades de una mina, y el tesón del Gobierno y el pueblo de Chile que nunca se rindió, y finalmente, los rescató con vida, llenando al mundo de emoción y de orgullo por ustedes.

Felicidades y bienvenidos.

Lo segundo. Expresarles mi gratitud, porque hemos contado en mi Gobierno con el apoyo de especialistas chilenos en minería para, precisamente, valorar todas las posibilidades de análisis de la situación que ha prevalecido en accidentes mineros en el país, señaladamente en Pasta de Conchos, en el que hemos contado, insisto, con el apoyo de especialistas de México y del mundo, para valorar cuáles son las posibilidades reales y las limitaciones naturales y técnicas del Gobierno, a varios años de esa tragedia.

La minería, amigas y amigos, es una actividad clave para el país. La minería produce casi el 5 por ciento del Producto Interno Bruto y es, por lejos, una de las más importantes.

Se ha consolidado, además, como una fuente muy importante de empleo. Más de 300 mil familias mexicanas viven directamente de la minería, y probablemente, otro millón y medio de familias más viven de empleos indirectos que genera la minería.

Y en esos 300 mil empleos, está el empleo de mexicanas y mexicanos de una gran capacidad, de una gran sapiencia, de un gran conocimiento muy técnico o muy especializado, de materias muy delicadas, como son, las de la materia minera.

Vale la pena destacar que, además, no se trata de empleos simplemente, sino que el promedio, el promedio de los salarios que se pagan en los empleos mineros, amigas y amigos, es 35 por ciento superior al promedio nacional.

Son muchos los avances que registra este sector en los últimos años, particularmente. A mí congratula la confianza que las empresas mineras de México y del mundo han depositado en el país, a pesar de los problemas que evidentemente tenemos, pero que han sabido reconocer las enormes ventajas y potencialidades que tiene nuestro México.

En lo que he estado yo en la Presidencia de la República, he sido testigo de cómo se han consolidado más de 12 mil millones de dólares de inversión en el sector minero, en menos de cinco años.

Y los proyectos que están en curso de realizarse en nuestro país, implican, probablemente, una erogación hacia el año próximo, de más de 20 mil millones de dólares, a lo largo del sexenio de esta Administración.

Hoy por mucho, a la luz de estas cifras, amigas y amigos, México se ha convertido en el primer destino de inversión minera en toda América Latina, y el cuarto en el mundo en inversión, en exploración.

Cada vez más empresas de talla mundial están invirtiendo en México. Yo recuerdo la oportunidad de haber asistido a varios proyectos mineros muy, muy impresionantes.

Por ejemplo, de la mina Peñasquito, precisamente, en Zacatecas, que arrancó, precisamente, en esta Administración o recientemente, también, en este estado la otra mina de Peñoles, si mal no recuerdo, El Saucito, son proyectos que contribuyen, desde luego, a la vida del país.

Hay otras, como El Boleo, en Baja California Sur; San José, en Oaxaca. Otros ejemplos más, aquí, en Guerrero, que integran inversiones por miles, no cientos; miles de millones de dólares que le dan vida económica a nuestro país.

Por otra parte, me congratulo, amigas y amigos, que quizá la mina con más tradición en el país, si no la más antigua, sí, una mina con tradición y con historia, después de haber visto cerrada sus puertas varios años, con un daño enorme a la economía y a la vida social de la comunidad a la que pertenece: La mina de Cananea, en Sonora, finalmente, haya reabierto sus puertas al trabajo productivo y a la producción.

Qué bueno que pudo hacerse imperar la razón y la ley, para que Cananea siguiera generando empleos y actividad económica a miles de familias mexicanas, y también aportando, precisamente, al crecimiento de la economía nacional.

La creciente inversión en esta industria, amigas y amigos, está impulsando un sólido aumento en la producción de minerales en el país. Hoy, la buena noticia, amigas y amigos, es que México, después de haber sido el primer productor del mundo en plata durante la Colonia, hoy, hace un año y medio, México recuperó su lugar y, nuevamente, México es el primer productor de plata de todo el mundo.

Y hemos avanzado posiciones, varias posiciones, para que hoy México se encuentre en los 10 primeros lugares; el noveno, para ser exacto, como el mejor productor de oro a nivel mundial.

Para darles una idea de lo que esto representa, en 2010 la minería representó la tercera fuente de ingresos de divisas hacia México.

Qué duda cabe, amigas y amigos, estamos en un buen momento para la minería. Por qué razón. Porque, efectivamente, los minerales, como muchas materias primas, como los commodities, en general, están en su mejor momento de precio de la historia, por lo menos en muchísimo tiempo de la historia contemporánea.

Y es, independientemente de que sea un momento duradero o no, es un momento que tenemos que aprovechar para que la enorme riqueza de México sea fuente de oportunidades para los mexicanos, de empleo para los mexicanos, de crecimiento económico para el país.

Sin duda, que hay una dinámica positiva y creciente de la minería en México. Y que este año, por ejemplo, la aportación de la minería ya es mayor que la aportación de las remesas, es mayor que la aportación del turismo, en términos de divisas.

Y por otra parte, también, vale la pena decir, amigas y amigos, que esa situación no sólo obedece al movimiento de los precios de metales o de minerales en el mundo, sino, honestamente, también, obedece a condiciones de política pública, que buscan, precisamente, generar certeza jurídica en la inversión en minería.

Estamos empeñados, en el Gobierno Federal, en hacer de México el mejor lugar para invertir. El mejor lugar para invertir en manufacturas, el mejor lugar para invertir en proyectos turísticos y, también, por supuesto, el mejor lugar para invertir en minería.

Y qué estamos haciendo para eso.

Primero. A pesar de que enfrentamos un entorno internacional muy complejo, muy difícil, hemos logrado preservar la estabilidad económica. Muchas naciones, incluso, naciones poderosas, por lo menos antes desarrolladas, están teniendo que tomar decisiones muy dolorosas para ajustar sus economías.

Están teniendo que reducir a la mitad, por ejemplo, sus salarios públicos y las pensiones de sus jubilados. Están teniendo que cancelar las becas estudiantiles de sus jóvenes.

En México, hemos mantenido, con mano firme, la prudencia en las finanzas públicas, la responsabilidad de la conducción económica del país. Y, a pesar de la turbulencia internacional, México ahora no se ha visto obligado a medidas drásticas y terriblemente dolorosas, que otras naciones han tendido que tomar.

Por eso, mi Gobierno seguirá manteniendo sólido el manejo de la economía y sólidos, también, el manejo de las variables fundamentales de la misma.

Segundo, amigas y amigos. Hemos dado un impulso sin precedentes a la infraestructura del país. A la fecha, hemos construido y modernizado 17 mil kilómetros de carreteras, que significa más kilómetros de carreteras que en cualquier otro periodo similar de la historia moderna de México.

Implica, además, el estar construyendo infraestructura en zonas muy importantes. Por ejemplo, mencionaba ya hace un momento Zacatecas.

Zacatecas implica, también, la modernización de la carretera Durango-Zacatecas o la construcción y modernización de la carretera Zacatecas-Saltillo, por ejemplo.

Y toda esa infraestructura repercute, precisamente, en mejores condiciones mineras. La propia infraestructura no sólo implica la construcción y modernización, sino el mantenimiento carretero.

El mantenimiento, por ejemplo, que se ha dado a autopistas tan importantes para los mexicanos como es la propia autopista de El Sol, por ejemplo.

Ello ha permitido que haya una mejora en la competitividad por la infraestructura del país. Con un agregado que hemos modernizado puertos, particularmente, instalaciones de carga, que permiten, precisamente la agilización de la carga del país con destinos de exportación.

La modernización del Puerto de Lázaro Cárdenas, la modernización del Puerto de Manzanillo, la modernización del Puerto de Veracruz, además, de otras instalaciones no propiamente para carga, sino el establecimiento de nuevos muelles, particularmente, para la llegada de cruceros, en lo que es el mayor esfuerzo de modernización portuaria de México en muchos, muchos años.

Tercero. También hemos hecho un esfuerzo para hacer más eficiente la regulación de varios sectores clave de la economía.

Como ya se dijo aquí por los organizadores, hemos tenido la decisión, en mi Gobierno, de mantener abiertas las puertas con los sectores productivos, incluyendo el sector minero. Y después de más de un año de reuniones, de deliberaciones, de un sincero esfuerzo de ver qué es lo que más conviene a México, puedo decirles que ya está prácticamente listo el Reglamento de la Ley Minera.

Y espero que antes de que termine este quinto año de Gobierno mío, podamos publicarlo o darlo a conocer, para que entre una regulación más adecuada y más propicia para la actividad de los mineros de México.

Con ese Reglamento, qué buscamos.

Brindar certidumbre jurídica a la inversión, dar respuestas a demandas muy sentidas de las empresas, sobre todo en el sentido de simplificar administrativamente, y actualizar las disposiciones normativas para promover el uso de nuevas tecnologías que se pueden ver, por cierto, también, en esta exposición.

Lo que queremos, es contar con reglas más claras, favorecer la llegada de más proyectos mineros, y fortalecer los existentes. Ya abundó, además, el Secretario de Economía, Bruno Ferrari, en las mejoras tecnológicas y operativas que en la propia administración pública y en la Secretaría de Economía se están implementando para favorecer al sector minero.

Cuarto. Somos conscientes de que la minería en México no son sólo grandes empresas, proyectos grandes, sino y, sobre todo, son pequeñas empresas mineras; mujeres y hombres de carne y hueso que encabezan una familia y que hacen la proeza, diría yo, el gesto audaz de emprender proyectos mineros, a veces desde la misma exploración y sacarlos adelante.

Y por eso, precisamente, hemos dado un impulso sin precedentes a las pequeñas y medianas empresas mineras. Y prueba de ello, es que el FIFOMI, el Fideicomiso de Fomento Minero, ha incrementado el financiamiento a la pequeña y mediana empresa minera en 161 por ciento respecto del sexenio anterior.

En suma, amigas y amigos. Durante el Gobierno hemos apoyado, con hechos, al sector minero. Y hoy, el sector minero se encuentra, también, en un excelente momento que no había visto hace mucho tiempo.

No es casualidad que, por ejemplo, hoy México ocupe el quinto lugar en el mundo como el país con menor riesgo para la inversión minera, de acuerdo al último reporte del Grupo Internacional de Consultoría Behre Dolbear Group.

Y yo les aseguro, amigas y amigos, que seguiremos trabajando para hacer de México cada vez un destino más atractivo para la inversión minera en todo el mundo.

Amigas y amigos:

La minería acompaña la historia de México. Es fuente de orgullo para todos los mexicanos. Desde antes de nuestra Independencia, esta actividad impulsó el desarrollo económico en varias regiones, y el florecimiento de ciudades que hoy son patrimonio cultural e histórico de la humanidad, como es el caso de Guanajuato, de Zacatecas o de San Luis Potosí, entre muchas, muchas otras ciudades mineras. Pueblos grandes y pequeños: Batopilas, en Chihuahua, o Angangueo, en mi propio Estado de Michoacán, entre muchas, muchas otras.

Durante varios siglos, una cuarta parte de toda la plata que circulaba en el mundo, la cuarta parte de la plata que circulaba en el mundo hasta inicios del Siglo XX, era plata mexicana.

Mi Gobierno, amigas y amigos, está convencido de que esta rica historia puede y debe continuar, y de que la minería está llamada a seguir desempeñando un papel positivo en la economía nacional y en la generación de empleo. México tiene mucho, mucho por producir.

Yo quiero invitarlos a seguir apostando por México.

Felicitarlos, también, por haber tomado la decisión de celebrar su Convención aquí, precisamente, en el Puerto de Acapulco que, como se ve desde su inicio, será todo un éxito.

Eso será bueno para ustedes. Tendrán una Convención muy provechosa. Y también, el pueblo de Acapulco que, ciertamente, ha sufrido, se los agradece entrañablemente.

Porque sé que Acapulco lo que quiere es oportunidad de trabajo. Lo que quiere Acapulco es, precisamente, trabajar.

Así que mucho éxito, amigas y amigos.

Y si me permiten, les voy a pedir que me acompañen, de pie, para hacer la Declaratoria Solemne.

Hoy, 26 de octubre de 2011, siendo las 13 horas, declaro formalmente inaugurada la XXIX Convención Internacional de Minería, augurándole, a todas y a todos ustedes, el mayor de los éxitos, hoy y siempre.

Muchísimas gracias.

Fuente: Presidencia de la Republica Mexicana

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.